BOGOTÁ PIDE MOTÓDROMO

BOGOTÁ PIDE MOTÓDROMO

La idea viene gestándose desde hace cuatro años. Ahora, gracias a una promesa del alcalde Juan Martín Caicedo Ferrer, a lo mejor el motociclismo bogotano podrá ver cumplido un sueño largamente acariciado: construir un motódromo. El promotor de la iniciativa es Oscar Urrea, un caldense trasplantado a Bogotá, cuyos últimos 12 años de su vida han estado unidos al motociclismo deportivo.

09 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

El vehículo de esta disciplina, como ciertas damas, tiene una mala fama que lo persigue. No es solamente una actividad peligrosa, también se ha convertido en símbolo de una actividad tenebrosa: el sicariato.

Nadie niega la realidad de que las motos se han utilizado en numerosos atentados. Pero si suspenden las motos por qué no lo hacen también con los autos? Desde allí también se cometen asesinatos , argumentó Urrea al rechazar el hostigamiento de las autoriades.

Pero el sicariato no es el único problema del motociclismo.

Como deporte la actividad tiene dificultades para importar sus vehículos, la publicidad no invierte y se carece de escenarios apropiados, obligando al motociclismo a ir por las calles donde, de puro milagro, no se ha producido todavía una tragedia.

La importación de motocicletas se ha convertido en un cuello de botella, cuyo escape ha sido el contrabando.

Las motocicletas con que actualmente se corre domésticamente en velocidad, cross y trial son máquinas de ocho y hasta diez años de antigedad sin los últimos adelantos y las que produce el país no sirven para la competición.

Nos encontramos atrasados, como se dice, unos 100 años luz porque no disponemos de máquinas modernas. Ninguna de las que actualmente tenemos son de competición, todas son de calle adaptadas para competir .

Esa necesidad de modificar ha producido una mecánica interesante entre un grupo de 200 o 220 pilotos que hay en el país con habilidad pero sin recursos ni medios. El calendario anual es de unas 30 carreras.

Las modificaciones buscan mejorar el rendimiento de los carburadores. También hay mucho cambio en los elementos que le dan mayor seguridad a la máquina. El hostigamiento de las autoriades al motociclista deportivo en la carretera es otro problema insoluble. Los corredores, cuando van de una ciudad a otra, suelen llevar en camiones sus vehículos. Al ser detenidos esgrimen sus amparos y permisos, pero la Policía los ignora y procede al decomiso.

Lastimosamente en nuestro país hay mucha autoridad que vive de buscar la manera de quitarle el dinero a la persona. En ese grupo nos encontramos los motociclistas , se lamentó Urrea.

El respaldo del sector privado al motociclismo es menguado. La publicidad no invierte recursos de importancia en esta disciplina para abaratar los costos que, en los deportes a motor, son elevadísimos.

A la moto se le cataloga como un vehículo popular. Sin embargo puede valer entre un millón y millón y medio de pesos, aunque los modelos pequeños cuestan entre 700 y 800 mil pesos. Una moto paga los mismos impuestos de un automóvil. Pero se la discrimina bochornosamente.

Impotente frente a este cúmulo de dificultades, el motociclismo bogotano mira ahora esperanzado hacia la posibilidad de encontrarle remedio a uno de sus principales escollos: la falta de escenarios apropiados y propios.

Urrea por eso insiste en que si el alcalde Caicedo Ferrer cumple, el motociclismo empezará a volar con alas propias, máxime ahora que las carreras de campeonatos serán abiertas lo cual va a incrementar los intercambios interdepartamentales.

Pero el asunto se puede demorar porque el motódromo, calculan, podría costar alrededor de 200 millones de pesos. Y eso que la Liga es propietaria en el Parque de El Tunal de un terreno de 14 hectáreas.

El lote lo obtuvieron gracias a una gestión efectuada en 1986 por el concejal Carlos Ronderos.

Allí la Liga construyó ya una pista de 2.500 metros para el cross. Ahora es necersario dotar al escenario de una pista de 2.000 metros para las carreras de velocidad y deben construir, además, las graderías.

Llevo cinco años en la Liga de Bogotá. La mira que tengo es dejarle al motociclismo bogotano ese motódromo. Eso será pronto una realidad si el Alcalde nos cumple , dijo finalmente Urrea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.