Secciones
Síguenos en:
VISIBILIDAD Y CORALES

VISIBILIDAD Y CORALES

Desde la chocoana bahía de Sapsurro, hasta la costa más septentrional de la Guajira, se extiende plácidamente el litoral Caribe de Colombia. Son 1.600 kilómetros enlazados por las arenas y los corales de las costas de Antioquia, Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena y finalmente la desértica península. A lo largo de este litoral, los buzos han encontrado diversidad de zonas, ricas en flora y fauna, con un cálido mar que permite descender a 60 pies o más gozando de enorme visibilidad, de aguas límpidas y tranquilas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

De sur a norte la cadena empieza en Capurganá, en donde las cualidades del mar y la variedad de su fauna y flora, atraen a los grupos de buceo que encuentran allí alquiler de equipos, instructores y novedosos planes en el Centro Náutico de Capurganá.

Hacia el norte, el Golfo de Morrosquillo presenta una novedosa posibilidad. Frente a las playas de Tolú y Coveñas, las islas de San Bernardo, salen del anonimato y atraen a los hombres de mar que gozan del ecosistema marino en escenarios como el Bajo Bushnell, cerca a Isla Fuerte, y Moñitos pequeño, islote del archipiélago.

A pocos kilómetros, en el departamento de Bolívar, Barú, y el Parque Natural Corales del Rosario, un conjunto de cayos coralinos ubicados a tan solo hora y media del continente. A este lugar se llega en embarcaciones especializadas, aunque también existe un centro de buceo (Monaprieta de la agencia de viajes Aviatur). Otros lugares en Cartagena, que como el Caribe Dive Shop (con sede en el Hotel Caribe) y el Cartagena Divers, rentan equipos, prestan asesorías y facilidades para las inmersiones.

A este, el único parque submarino del país, es posible llegar en lancha desde el Muelle de Los Pegasos en Cartagena. Allí, los arrecifes están colmados de exuberante fauna subacuática entre erizos, medusas, rayas y nubes de peces multicolores que juegan entre las algas y los corales de suaves colores.

Ya en el departamento del Magdalena, Taganga, una aldea de pescadores al norte de Santa Marta, es una ensenada encerrada por montañas en la que se encuentra una estación para buceo. El Club los Arhuacos y Scuba Sport (de Bogotá) organizan excursiones para visitar la zona y cuentan con planes para todo el año.

De estas áreas cercanas al continente se da un brinco de 480 millas que llevan al archipiélago de San Andrés y Providencia. Algunos de los cayos como Bolívar, Alburquerque, Roncador, Serrana y Quitasueño, son los escenarios de primera mano.

En San Andrés existe una escuela y un par de clubes donde se puede obtener ayuda e información (Acuario Dive Shop y Hotel Acuario). También hay cámara hiperbárica para controlar efectos de descompresión. El club los Delfines, el Club San Andrés, Buzos del Caribe y el Centro de Buceo de Pablo Montoya, prestan servicios a los buzos.

San Andrés y Providencia se destacan por la buena visibilidad, óptima temperatura, gran cantidad de coral y de peces multicolores de pequeño a mediano tamaño, pocas corrientes y profundidades que varían de 10 metros en adelante.

Johnny Cay, un cayo pequeño cercano a la isla, cuenta con una barrera coralina interesante para el buceo profesional (es posible observar barracudas y otras especies en cuevas formadas por el arrecife; si no se tiene práctica se debe escoger otro lugar porque hay fuertes corrientes y corales cortantes). Otras zonas de buceo están en Heynes Cay y el Acuario, al este de San Andrés, Cayos muy similares al anterior con una zona para observar los peces de colores, fácil para el buceo de niños y aprendices.

En Providencia, en las Cabañas de Sonny Arenas se pueden conseguir equipos, asesoría y planes de buceo. TARIFAS Precio promedio del curso Aguas Abiertas I: $120.000 (18 horas de teoría, ocho horas de práctica en piscina, regulador, consola, chaleco, tanque y certificado). Precio promedio equipo personal: $150.000 (careta, aletas, snorkel y botines). El buceo deportivo lo puede practicar cualquier persona mayor de 12 años con buenas condiciones de salud (que no tenga sinositis, afecciones cardio-pulmonares, asma o epilepsia, entre otras, y que tenga buen funcionamiento de oído). Actualmente existen varias asociaciones de buceo, las más conocidas internacionalmente son NAUI, PADI, YMCA y CMAS, y a nivel colombiano FEDECAS (Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas), las que expiden los certificados que permiten a los buzos practicar la actividad. A partir de esta inducción el buzo puede tomar otros cursos, como Aguas Abiertas II, en donde se realizan una serie de inmersiones buscando nuevas condiciones como mayor profundidad, buceo nocturno o prácticas de navegación con brújula. O el Curso Avanzado, con nociones más específicas de teoría, que llevan al buzo a practicar la actividad en forma más segura y con mayor confianza. Se puede optar por la rama del liderazgo como asistente de instructor o tomar cursos de rescate de buzos, fotografía, filmación o buceo de profundidad. El buzo deportivo no debe descender más de 39 metros o 130 pies. El equipo SCUBA consiste básicamente en un tanque con aire comprimido, regulador y accesorios como la consola de intrumentos que mide la presión y la profundidad, chaleco, compensador de flotabilidad y un lastre para generar flotación negativa y poder descender.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.