Secciones
Síguenos en:
DEVASTACIÓN O ESPERANZA EN BOGOTÁ

DEVASTACIÓN O ESPERANZA EN BOGOTÁ

La demolición es el infarto que mata instantáneamente. Es la trombosis que liquida la existencia en minutos y aún en segundos. El deterioro urbano es el cáncer que mata la ciudad con lentitud exasperante.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Esta es la concepción del historiador y periodista Alfredo Iriarte contenida dentro del libro Bogotá de la devastación a la esperanza , producido por la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá y Pedro Gómez y Compañía.

El libro es una remembranza del patrimonio arquitectónico e histórico que perdió la ciudad, de lo que todavía se puede rescatar y de lo que se está haciendo por la arquitectura de la capital.

Según Iriarte, el libro quiere mostrarles a las futuras generaciones y a las actuales, las dos caras de la moneda: cuáles son los actos más notorios y deplorables de vandalismo arquitectónico que se han cometido en Bogotá y cuáles son las zonas bellas y notables de la ciudad que se han dejado deteriorar.

La segunda parte del libro, la esperanza, es la parte positiva porque así como se han cometido atrocidades se han hecho cosas muy notables como la restauración de la Quinta de Bolívar o del mismo teatro Jorge Eliécer Gaitán , señaló.

Esta publicación además exhibe el archivo fotográfico de la Sociedad de Mejoras y Ornato de la Bogotá clásica junto con las fotos contemporáneas de la ciudad para enfatizar los cambios en la imagen de la capital.

Esta es la única ciudad del mundo que huye de su propio centro. Se critica a la gente porque abandona el centro pero nadie se percata de que lo hacen por la inseguridad atroz y el deterioro horrible de este sector , agregó.

De acuerdo con Juan Luis moreno, de la Sociedad de Mejoras y Ornato, la memoria de la ciudad ha perdido mucho y hay todavía mucho deteriorándose, especialmente grandes sectores como Teusaquillo y La Soledad.

No obstante hay también grandes esfuerzos del Estado para recuperar ciertos monumentos y para construir nuevas edificaciones además del trabajo comunitario de algunas zonas preocupadas por su patrimonio , comentó Moreno.

La gran lección que puede dejar este libro es que en lugar de seguir conquistando la ciudad avanzando sobre la sabana, lo primero es reconocer las hectáreas del centro de la ciudad y revitalizar toda la infraestructura y el rico patrimonio abandonado que posee, concluyó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.