DON CORRUPTO: EL PERSONAJE DEL 97

DON CORRUPTO: EL PERSONAJE DEL 97

Hace un año, por estos días, estábamos en el dilema anual de escoger personaje del año. Y se dio una situación original.

21 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

El director del periódico proclamó en su editorial al gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe. El cuerpo de redactores, en votación con urna y tarjetón, eligió a Shakira. Y un comité integrado por subdirectores, jefe de redacción y cinco editores escogió a Horacio Serpa, que vino a ser la selección oficial de EL TIEMPO.

En el momento de escribir estas líneas no sé qué personaje o acontecimiento será considerado por editores y subeditores de este periódico como el más sobresaliente. Ya otras publicaciones han escogido los suyos. Cromos al beisbolista Edgar Rentería. Semana al empresario Augusto López. CM& y El Espectador a Rentería y a Noemí Sanín.

Aunque lo indicado es preferir a un personaje de carne y hueso y lo ideal es que represente algo positivo, no siempre se da esta situación. Pienso que se trata de una escogencia que tenga en cuenta la importancia, la presencia y el impacto que haya ejercido una persona o un hecho sobre la realidad nacional. Para bien o para mal. No implica necesariamente un homenaje o una exaltación.

Dicho lo anterior, y en posible discrepancia con la selección de este diario, pienso que lo más destacado del año en Colombia ha sido la corrupción. Coincido en este sentido con el noticiero QAP. En 1997 hay un antipersonaje: la corrupción administrativa y política, que estos doce meses se salió de madre.

Creo que nunca antes el país había presenciado tan impresionante sucesión de hechos escandalosos. Trátese de peculados o desfalcos en entidades del Estado; de narcomicos en el Congreso; de testaferratos o de simple venalidad administrativa, el panorama de la corrupción en Colombia es francamente desolador. Por lo extendido y apabullante.

Es difícil calcular a cuánto asciende el saqueo del patrimonio público. En los principales casos que hoy investigan Fiscalía y Procuraduría, el zarpazo al bolsillo de los colombianos llega a un billón 200 mil millones de pesos.

Lo más sobresaliente del fenómeno es el olímpico cinismo con que hoy en día proceden los corruptos. Llámense políticos o funcionarios públicos. Es lo que se ha hecho más evidente e indignante en el curso del año. La desvergUenza con que cometen sus fechorías.

Imposible referirse aquí a todos los escándalos que mes tras mes, semana tras semana, estallaron en la cara de la opinión pública. Pero si tratara de personificar este fenómeno en los últimos días y señalar protagonistas de carne y hueso, hay dos ejemplos del momento que además ilustran bien esta actitud de desfachatez .

El primero es el del senador Jairo Chavarriaga, quien hoy tiene orden de captura por recepción de dineros del Cartel de Cali y fue nada menos que el ponente del proyecto de ley de extradición sin retroactividad.

Que un congresista investigado por nexos con el narcotráfico tenga la insolencia de asumir esa función; que no se sienta aludido por escrúpulo ni impedimento algunos; que el Congreso tolere esta situación; que esto pueda suceder, en fin, es un reflejo fiel de hasta dónde se ha descarado la corrupción.

El que la Corte Suprema haya ordenado el arresto de Chavarriaga no borra del todo el antecedente. Y el hecho de que su detención por enriquecimiento ilícito también abarque su anterior desempeño como funcionario público, simplemente señala que el personaje sabe combinar las formas de la corrupción: la política y la administrativa. Admirable.

El otro caso de palpitante actualidad es el del gobernador de Cundinamarca, David Aljure, dedicado a comprometer partidas de decenas de miles de millones de pesos sin estudios técnicos y quien, al ser denunciado, anuncia que seguirá en su impúdica carrera de contrataciones hasta el 31 de diciembre a las 11:59 p.m. .

Se trata en el fondo de la típica práctica clientelista, que se presta para serruchos y peculados de toda índole y que tánto daño le ha hecho al país. En este caso con un elemento nuevo la corrupción es creativa y dinámica, que es utilizar las cooperativas para canalizar estos dineros y evadir así los controles que buscan transparencia en la adjudicación de las obras públicas.

Lo insólito de ese caso es que Aljure llegó de carambola a una Gobernación que ni siquiera le tocaba. Pero este es otro cuento...

Son apenas dos ejemplos que sintetizan lo sucedido en 1997. Un año en que se dieron hechos sin precedentes como la caída de cinco ministros (Comercio Exterior, Defensa, Transporte, Comunicaciones, Minas) por irregularidades. O como el número de entidades oficiales sacudidas por escándalos de corrupción. Caprecom, Inurbe, Sena, Caja Agraria, Incora, Ecosalud, Foncolpuertos, vía al Llano, elección del Contralor de Bogotá... La lista es tan larga como nauseabunda.

Para no hablar del lamentable balance del Congreso, convertido cada vez más (con las excepciones del caso, claro está) en un refugio de clientelistas deshonestos, dedicados a la exclusiva tarea de reelegirse a través de los dineros públicos.

Entristece destacar esto. Y que los ejemplos positivos de deportistas que triunfan en el exterior o de empresarios que generan empleo, no alcancen a disimular este cáncer que carcome las entrañas de la sociedad y las instituciones colombianas.

Y que representa una bofetada permanente a la gente honrada de este país. La que trabaja y produce sin robar, traficar ni serruchar. Y que algún día sabrá reaccionar contra tánta podredumbre.

Por todo esto, y mucho más, escojo en 1997 a Don Corrupto. O a Doña Corrupción. Porque el antipersonaje del año tampoco tiene sexo definido.

Esta columna reaparecera a comienzos de enero. Felices Navidades y Ano Nuevo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.