COLOMBIA, UN PARAÍSO DE LA BIODIVERSIDAD

COLOMBIA, UN PARAÍSO DE LA BIODIVERSIDAD

En 1988, durante una conferencia sobre biodiversidad organizada en esta ciudad por la conocida Institución Smithsoniana, fue introducido por primera vez el concepto de países megadiversosi, aquellas naciones biológicas más ricas de la tierra.

21 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

El continuo y preocupante deterioro del medio ambiente y la falta de compromiso de las gentes para proteger los recursos naturales, llevaron a los biólogos y científicos más importantes del mundo a emprender una campaña internacional de conscientización ambientalista.

Como se sabe, en los años noventa la protección del medio ambiente se ha convertido en una noble causa asumida hasta por políticos y aquellas empresas que más daño le hacen a los recursos.

Diez años después de introducido ese concepto, la organización ambientalista Conservación Internacional (CI), con sede en Washington, y la cementera mexicana Cemex, acaban de lanzar en esta capital los resultados de una larga investigación de cómo están repartidos los recursos naturales en la tierra. Y aún más importante, de cómo protegerlos.

La principal conclusión es que de las más de 200 naciones del mundo, apenas 17 países albergan alrededor del 70 por ciento de la biodiversidad. Y Colombia figura como el tercer país más megadiversoi del mundo, después de Brasil e Indonesia.

Un continente bendito El estudio es especialmente importante para las Américas ya que siete de los 17 países se encuentran en este continente, el de mayor cantidad de bosques intactos y, por consecuencia, el de mayor número de especies de plantas en el mundo.

Brasil es el país con mayor diversidad biológica, ya que cuenta con el 20 por ciento de las especies de la tierra y el 30 por ciento de las selvas lluviosas. En un tercer lugar aparece Colombia, el país con mayor número de especies de aves y anfibios en el mundo.

Los 17 países megadiversosi, repartidos en cuatro continentes, son: Brasil, Colombia, México, Venezuela, Ecuador, Perú, Estados Unidos, Suráfrica, Madagascar, República Democrática del Congo (ex Zaire), Indonesia, China, Papua Nueva Guinea, India, Malasia, Filipinas y Australia.

Todos estos países tienen áreas de litoral y solo uno de ellos, Suráfrica, no cuenta con selva lluviosa.

Para ilustrar el estudio, dos improbables aliados, Conservación Internacional y Cemex, editaron un libro de lujo, con más de 500 fotografías a color, cuyas 503 páginas van intercaladas con textos académicos que describen y analizan la riqueza biológica y humana de cada país.

Los países de la tierra con mayor riqueza biológica, es el título del volumen editado en Ciudad de México, impreso en Canadá y lanzado hace una semana en el Instituto Cultural Mexicano de Washington.

El libro fue preparado por el primatólogo estadounidense Ruseelll A. Mittermeier, su esposa y bióloga marina mexicana Cristina Goettsch Mittermeier y el fotógrafo mexicano Patricio Robles Gil.

Esto representa una gran responsabilidad para estos países, dijo Rusell Mittermeier, presidente de CI e idealizador del concepto de la magadiversidad.

Mittermeier y otros científicos explican que la razón de fondo del proyecto consiste en conscientizar a todo el mundo sobre la necesidad de cuidar de la riqueza ecológica, animal y humana en esos países.

Somos 5.800 millones de habitantes en el planeta y pronto llegaremos a 8.000 millones. Los seres humanos están ocupando cada vez más espacio en la tierra. Como resultado, estamos eclipsando a las demás especies y, en los próximos 30 anos, las actividades humanas podrán ser responsables de la desaparición de cerca del 20 por ciento de las especies, dice Edward O. Wilson, profesor emérito de la Universidad de Harvard y miembro del directorio de CI.

Debemos encontrar soluciones rápidas, caso contrario, padeceremos la mayor extinción de vida en el planeta, comparada con el cataclismo ocurrido 65 millones de años atrás, cuando un meteorito gigante chocó con la tierra, poniendo fin a la era de los dinosaurios, agregó.

Los autores van más allá. En la introducción del estudio, los científicos anotan: El concepto de la biodiversidad de cada país es fundamental para la sobrevivencia de esa nación y debe ser un componente básico de las estrategias nacionales y regionales de desarrollo.

Aunque este proyecto es apenas un aporte al movimiento proteccionista ambiental, el cuidado de las especies de plantas y animales se ha ido convirtiendo rápidamente en una de las mayores preocupaciones de los líderes mundiales. Y si bien estos 17 países tienen en sus manos el futuro de la humanidad, Mittermeier y otros coinciden en que ésta es una responsabilidad de todos los hombres y mujeres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.