Secciones
Síguenos en:
NO INVENTEN MÁS

NO INVENTEN MÁS

Todo parece indicar que el campeonato profesional llega esta tarde a su fin, si Bucaramanga no da la sorpresa.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Termina el más largo de los torneos. Ha sido tan extenso que si hoy América es campeón, no sería mala idea que le pusieran dos estrellas más en el pecho, pues sumó 133,25 puntos, sin contar los juegos de la final.

Vaya si fue absurdo este torneo! Qué digo fue, si no ha concluido. Hoy tendremos la suerte de que el juego dure 90 minutos.

El invento no fue bueno. Alejó a la gente de los estadios y no permitió observar buen fútbol. Los partidos de la final del Torneo Adecuación resultaron lamentables. También fue lamentable el primer juego entre Bucaramanga y América, que ganó el segundo. Una finalísima con un equipo que permanece 40 días sin jugar? Dos equipos descendieron. Primero, Cúcuta y en menos de medio año cayó el Pereira.

Unicosta, que no jugó seis meses en la A -lo estaba haciendo en la B-, pudo haber sido campeón del Torneo Adecuación, ganar un cupo a la Libertadores y disputarle el título al América, que le triplicaba en puntos.

La tarea no fue difícil únicamente para los equipos. Las redacciones deportivas se vieron en serios aprietos. Aquí se llevaron tablas de todos los calibres. Tablas para los cuadrangulares, para la reclasificación, para los promedios, para el descenso...

Y hubo más inventos. Se acuerdan de las bonificaciones? Cómo no recordarlas, si servían para un segmento del campeonato y para otro no. Diego Umaña es el que más sabe del tema.

El fútbol se juega con los pies, pero no hay derecho a que los hombres que lo piensan hagan lo mismo.

Colombia no cesa en sus experimentos. Cuadrangulares, hexagonales, octogonales, tres o cuatro cuadrangulares subdivididos en llaves del 1 contra el 3 y el 4 contra el 5 nos han permitido entender, sin lugar a dudas, el sistema de campeonato. No se ha jugado un torneo igual a otro en dos años seguidos. Las reglas cambian, sostienen orgullosos los dirigentes, que inclinan la mirada hacia sus bolsillos.

Alonso Lizarazo, el flamante gerente del Bucaramanga, se siente orgulloso de ser el autor intelectual de este torneo y cuando arrecian las críticas, responde con sorna que sus detractores no leyeron el reglamento.

Y tiene razón. Quién diablos se va a leer semejante tratado? Y si se lee, hay seguridad de entenderlo? Hace solo unos días regresaron las genialidades de los dirigentes. Se sentaron a pensar el torneo del 98. Por lo que se observó, seguimos en las mismas. Torneo a doble vuelta, cuadrangulares zonales, que no sirven, pues se eliminaron las bonificaciones. Y mejor no seguir explicando otro enredo.

No sé por qué lo hacen, no sé cómo se benefician. Pero basta con ojear otros campeonatos y de lejos las cosas son más simples. En Argentina se juegan dos torneos, el Apertura y el de Clausura. En Europa es a doble vuelta, todos contra todos y sale un campeón al año. No hay cuadrangulares, ni partidos extras interplanetarios, ni un dudoso campeón después de mil puntos.

Allá les funciona, entonces por qué inventar lo que ya está inventado?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.