REGATEO EN KYOTO

REGATEO EN KYOTO

Las negociaciones entre la UCS (2.500 científicos preocupados por el aumento de las emisiones del CO2 dióxido de carbono y de la temperatura desde 1960), el Consejo de la Unión Europea, por un lado, y los gobiernos de E.U. y Japón, por el otro, no fueron gratas en Bonn a principio de noviembre. La segunda ronda para estos días en Kyoto (Japón) no presagia nada bueno. Los negociadores de Bonn (políticos, científicos, filósofos y profesionales del Derecho, Ph.Ds en biología, química y física de varios países de la UE) prepararon un documento que podría servir si más allá del deseo de lucro hubiera el de dar una verdadera oportunidad para que la humanida pudiera sobrevivir en la Tierra (traducción libre del Documento de Tubingen).

07 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Las conversaciones en Kyoto versan principalmente alrededor de los siguientes temas: 1. E.U. (o sea, la Casa Blanca y los cabilderos de las grandes multinacionales de la energía; entre los más destacados miembros de la UCS hay filósofos y científicos de E.U. que luchan con los europeos en contra de E.U.) no quiere hacer concesiones sobre el control de sus emisiones de gases de invernadero hasta tanto no se obtengan iguales controles industriales de sus competidores asiáticos como Indonesia, Corea, Japón y China, a pesar de que E.U. emite ocho veces más dióxido de carbono per capita que China.

2. E.U. sostiene que las naciones ricas ya utilizaron su espacio ecológico en lo que concierne a la polución atmosférica y que las naciones que están por entrar al grupo industrial (las de Asia, el Este europeo, España, Africa y América Latina) no pueden pretender aumentar sus emisiones de gases de invernadero para industrializarse sin ocasionar daños irreparables al cambio de clima y a la polución atmosférica. Por lo tanto, E.U. exige que las naciones del grupo G77, que representa las naciones en vías de desarrollo, deben comprar tecnologías amables al ambiente desde ahora.

Los europeos aceptarán la propuesta de flexibilidad en la manera de controlar las emisiones y ofrecen desde ahora recortar drásticamente sus emisiones en un 15 por ciento para el 2010 si otras naciones de las de G77 lo hacen. Infortunadamente, eso no va a pasar; Japón ofrecerá un máximo del 5 por ciento. E.U. no se comprometió en Bonn y en forma muy vaga dijo que lo dejaría a la buena voluntad de las grandes industrias, lo cual en el mejor de los casos podría llegar a un 5 por ciento. El Congreso acaba de advertir que no ofrecerá nada que pueda dañar la economía. Sin embargo, hay esperanzas (dijo la Casa Blanca) si las naciones en vías de desarrollo hacen recortes equivalentes a las propias y a las de Europa. Por otra parte, las naciones del G77 sostendrán en Kyoto que se comprometerán después del 2010. Por su parte, es posible que E.U. responda que exige compromisos ahora.

3. Bob Watson (director de la Oficina para el Medio Ambiente del Banco Mundial) sostendrá en Kyoto lo que ya dijo en Bonn... la transferencia de docenas de billones de dólares a las economías de los países en desarrollo será indispensable para que puedan comprar tecnología memnos dañina para el efecto invernadero . (Documento de la Universidad de Harvard). Este punto constituirá una sensible carnada para que los ansiosos industriales de E.U. puedan hacer dinero fácil y rápido.

Interés en el Cáucaso 4. Europa teme que la posición de E.U. siga siendo oportunista en cuanto a la compra y venta de los permisos de polución. Michael Grubb, del Real Instituto de Asuntos Internacionales en Londres, dijo: E.U. puede comprar el permiso de polución de Rusia (el nivel de polución admisible para Rusia está muy por encima de lo que está emitiendo, en gracia al colapso industrial que tuvo en 1990, nota del autor), a cambio de la deuda que tiene Moscú con Washington... y más adelante afirma ... creo que esto es lo que está pensando el Departamento de Estado ... (The Guardian, Weekly).

5. La gran discusión entre los representantes de la UCS, U.E. versus los grandes cabilderos de las grandes industrias de energía de E.U., en fin de cuentas hará del mandato de Kyoto una gran lucha filosófica alrededor de lo que se prospecta (The Corporate Planet, por Joshua Karliner).

6. La UCS en Kyoto demandará las acciones de los petroleros de E.U. y de los países árabes que ya están ocasionando luchas internas en las naciones más ricas en petróleo que antes eran de la URSS. Las reservas del Cáucaso se estiman inmensas dada la inversión de 100 billones de dólares que se está negociando (Thomas Goltz, The Nation). Según Goltz, y esto se presentará en Kyoto, Yeltsin observó: ... E.U. acaba de considerar el Cáucaso como su zona de interés inmediato ... tanto como ya lo hizo con la biodiversidad del trópico americano. Sigue Yeltsin: ... no podemos negociar nuestro desarme nuclear... . Otros políticos rusos sostienen que el corredor geoestratégico de E.U. incluye a países como Turquía, Kazakhstan, Uzbekistan vía Georgia, Ucrania, Azerbaiján y Moldavia .

7. La contaminación nuclear, así como la del petróleo y sus derivados de energía que están ocasionando los gases de efecto invernadero, tendrán en los nuevos aliados de Rusia como Belarus, Turkmenistan, Irán y Armenia otra buena excusa para acelerar su industrialización, provocando niveles más alarmantes de emisiones de CO2.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.