PARTIDO LIBERAL, Q.E.P.D.

PARTIDO LIBERAL, Q.E.P.D.

El liberalismo no tendrá candidato en las próximas elecciones presidenciales. Y como la única función del Partido era elegir Presidente cada cuatro años, el Partido Liberal ha dejado de existir.

02 de diciembre 1997 , 12:00 a.m.

Fue una muerte largamente anunciada. Una muerte por mano propia. Y una muerte que ya nadie lamenta pero que deja a Colombia en la orfandad.

En efecto, históricamente, el liberalismo fue la primera fuerza de construcción nacional. Esa fuerza se expresó en dos grandes ciclos de avance y frustración: Durante el siglo XIX, el impulso liberal tuvo tres momentos decisivos: el aporte de su ideario a la guerra de independencia; la Revolución del medio siglo , cuando se impuso el régimen federal, y el Olimpo radical , con su énfasis en la tolerancia religiosa como prenda de unidad nacional. Pero la Constitución de 1886 centralista y confesional ahogó este impulso, igual que el Partido Liberal habría de quedar ahogado por su derrota en la Guerra de los Mil Días.

El segundo impulso comienza con Uribe Uribe y la renovación ideológica de los años 20, hasta madurar bajo la República liberal y, en especial, bajo la Revolución en marcha . Entonces, hace el liberalismo su principal aporte al crecimiento económico y a la equidad, pues echa las bases para el despegue industrial, la modernización del campo, la formación y presencia política del proletariado y las clases medias. El receso se insinúa desde la pausa de Eduardo Santos, pero alcanza dimensiones de drama con la movilización popular de Gaitán, el bogotazo y la secuencia de represión y violencia que desde entonces descarriló nuestro proceso de construcción nacional.

Dos veces derrotado por la violencia, el liberalismo se resigna a abandonar su espacio ideológico y su compromiso de siempre con el progreso. El Partido se retira de la política (aunque las disidencias del MRL y el galanismo tratan de regresarlo a ella). Por eso, ni el rey Salomón sería capaz de hallar una triste idea que distinga al liberalismo de los demás partidos. Por eso, en el Partido Liberal cabe uno que otro liberal, pero caben todos los reaccionarios, todos los caudillistas, todos los despistados y todos los populistas.

También, todos los oportunistas. A cambio de renunciar a la política, el Partido Liberal se dedicó a ganar las elecciones. Tenía la lealtad de los sectores populares que alguna vez defendió, tenía el odio heredado de la violencia, tenía los caciques regionales en la mitad rezagada del país: tenía las mayorías. A falta de ideas ofrecía favores y a falta de programas repartía el presupuesto. Fue la edad dorada de la maquinaria.

Pero la maquinaria cada vez sería menos suficiente. Por un lado, crecía el país urbano, educado y moderno, el país que no logra controlar el clientelismo. Por otro lado, crecía el desprestigio de la clase política que en realidad no es más que una clase electoral a medida que se volvían evidentes su corrupción y su incapacidad para resolver ningún problema público.

Y entramos en la edad de la esquizofrenia, donde el candidato ganador necesita el apoyo simultáneo de la maquinaria y de la opinión, de Dios y el diablo, la cuota inicial que ponen los barones y el saldo que ponen los periodistas. Este doble juego es el origen de la creciente ambigedad que han practicado y la creciente confusión que han despertado los últimos gobiernos liberales.

Faltaban el narcoescándalo y el 8.000 para agravar el desprestigio de la clase política y, con ella, del Partido Liberal. Tanto así que ya no sirve la estrategia de disfrazar al candidato de la maquinaria como un candidato de la opinión. Así lo entendió el doctor Serpa. Por eso renunció a la consulta. Y por eso se lanzará como el candidato oficial de la maquinaria, pero no del Partido Liberal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.