BARCO, OTRA VEZ SERÁ...

BARCO, OTRA VEZ SERÁ...

Cuando el candidato Virgilio Barco anunciaba hace poco más de cuatro años la realización de un gobierno de partido, no estaba hablando de una más de las tareas que pensaba adelantar durante su administración. Se refería a un estilo de mando que habría de durar los cuatro años de su gestión y que tendría repercusiones en campos distintos al exclusivamente político. El problema fue que el presidente Barco vino a descubrir muy pronto que para esa tarea no contaba con su partido y sin embargo se mantuvo fiel a esa tesis durante todo su gobierno.

07 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

Al comienzo de este gobierno era usual que los funcionarios cercanos al presidente Barco se refirieran a la administración como una versión moderna del primer gobierno de López Pumarejo. El Presidente ( o alguno de sus asesores?) había logrado impregnar a sus hombres de un espíritu renovador, liberal, reformista y moderno.

Todos ellos veían al partido liberal al frente de un proceso radical y masivo de cambio en la Nación; imaginaban a las masas de los distintos partidos y las personas sin filiación política definida a todos marchando felices por el sendero señalado por el liberalismo en beneficio de todos los colombianos, especialmente de los más pobres, y al frente de todos al presidente Virgilio Barco, con su cabeza blanca y su bandera roja, conduciendo al país hacia destinos mucho mejores.

Lamentablemente no ocurrió así. Y no sucedió porque la premisa de todo ese empuje social consistía en que el Partido Liberal, que en agosto de 1986 acababa de ganar las elecciones con una mayoría de dimensiones históricas, liderara tal proceso, hombro a hombro con su presidente y jefe único, el ingeniero Virgilio Barco. Pero el liberalismo, aliado teórico del Presidente, se convirtió desde el inicio de la administración en uno de los focos de conflicto más serios para el nuevo mandatario, puesto que, en la mayoría de los casos, los dirigentes de esa colectividad exigían como pago por el triunfo del partido un tratamiento burocrático específico que Barco no estaba dispuesto a conceder.

Por esa razón el presidente Barco arrancó su marcha hacia la transformación del país con el mismo ímpetu que anunció en su campaña, pero tras él no marchó nadie, ni siquiera su propio partido; y a partir de entonces el cuadro que se dibujó fue el de un jefe de estado solitario, encerrado entre las paredes de la Casa de Nariño, intentando provocar el cambio a base de medidas de gobierno y a la espera de que estos actos tuvieran la capacidad suficiente para provocar el cambio anunciado. De la facultad... Los primeros síntomas de ese abandono político del Presidente se vieron desde muy temprano en el Congreso de la República, foro que Barco y Fernando Cepeda, su primer minisro de Gobierno, habían definido como el escenario en el cual habrían de manifestarse las diferencias políticas de las fuerzas de oposición con el ejecutivo.

Cepeda suponía que el parlamento se comportaría de una manera coherente, de acuerdo con los intereses políticos de cada uno de los partidos representados allí, y que en esa medida el Gobierno podría controlar su funcionamiento provocando una u otra actitud en cada momento específico.

Pero resultó que el comportamiento básico del Congreso, en favor o en contra del gobierno de Barco, estaba determinado por la participación de los distintos grupos liberales y conservadores en las administraciones regionales de sus respectivos departamentos.

Incluso el elemento de la antipatía personal de los parlamentarios por el estilo del discurso ministerial frente al legislativo fue un elemento que pesó mucho más en el distanciamiento de los congresistas ( de todos!) frente al gobierno del presidente Barco que el propio discurso político del jefe del Estado o de sus delegados.

Esa distorsión en el análisis del comportamiento de las fuerzas políticas en el Congreso tampoco fue acertado frente a lo que se previó para esos mismos grupos por fuera del parlamento.

Se pensó en un comienzo que el poder del Presidente de la República era suficiente como para no permitir que nadie le exigiera el nombramiento de gobernadores o de cualquier tipo de funcionarios de los órdenes departamental o municipal. Sin embargo la mayoría de las peleas cazadas por el gobierno con los barones electorales de su propio partido terminaron en derrotas.

Episodios de esa naturaleza en departamentos como Antioquia y Atlántico fueron una prueba dramática del poder de los caciques en sus propias plazas.

Tanto es así, que a partir de la consulta popular del liberalismo para la escogencia de su candidato a la Presidencia fue acuñado el término gobernabilidad , en referencia al pacto de repartición de cuotas de poder entre las fuerzas perdedoras.

En esa materia no se puede acusar al gobierno de Barco por no haber ganado esas peleas. Tal vez se le pueda criticar el no haber evaluado suficientemente lo que los politólogos llaman correlación de fuerzas y no haberse dado cuenta de que, hoy por hoy, los poderes regionales le plantean a cualquier gobierno una sola alternativa: gobernabilidad o anarquía.

En el gobierno de Barco no funcionó el sistema gobierno-oposición (ver recuadro) pero eso no quiere decir automáticamente que el modelo, en sí mismo, sea ineficaz. Pueda ser que con esto no suceda lo que ocurrió con las autonomías regionales, tema sobre el cual se les prohibió hablar a los liberales por el hecho de haber sido derrotados en la batalla de La Humareda en 1885.

Antes de empezar el gobierno de Barco se presumía que el gran acontecomiento de la política de paz sería la continuación del proceso que había dejado in concluso Belisario Betancur con las FARC. El gobierno conservador había pactado una tregua y había sentado las bases para la creación de un partido político que permitiera la desmovilización de esa guerrilla (la Unión Patriótica). Con el M-19 y el EPL los diálogos se habían roto y con el ELN nunca se habían llevado a cabo.

Sin embargo todo sucedió al revés de lo que los observadores desprevenidos (o poco atentos) habían previsto.

Barco inició un programa muy grande de inversiones en las zonas de violencia, conocido como el Plan Nacional de Rehabilitación, que en la práctica fue el pryecto más grande de inversión social durante el gobierno que termina.

El gobierno de Barco canceló las conversaciones oficiosas con los jefes de las FARC para quitarles protagonismo y decidió entenderse directamente con los dirigentes de los grupos populares de los cuales decía ser expresión la guerrilla. Esto provocó una serie de movimientos, como las marchas campesinas, en las zonas de influencia de las guerrillas, y un recrudecimiento de las actividad de las FARC que, aparentemente, intentaba llamar la atención gubernamental incrementando sus acciones de violencia.

Esa actitud llevó al Presidente a exigir manifestaciones evidentes de la voluntad de paz de las guerrillas para poder conversar, y fue así como se fueron distanciando de las FARC y acercando al M-19.

En un proceso lleno de escepticismo, el M-19 se desarmó, se inscribió como partido legal y, en elecciones presidenciales, se convirtió en el tercer grupo político del país. El resultado de esos comicios para el M-19 atrajo a otro grupo duro , el EPL, con quien el Gobierno inicia conversaciones poco tiempo antes de terminar el cuatrienio.

Y fueron justamente esas elecciones (las que realizó Virgilio Barco para que el pueblo escogiera su sucesor) las que pasarán a la historia por la dosis de violencia en medio de la cual se desarrollaron. Luis Carlos Galán Sarmiento, Bernardo Jaramillo Ossa y Carlos Pizarro Leongómez murieron asesinados buscando la Presidencia. BALANCE POLITICO Mayo 27 de 1986: Poco antes de la instalación del Gobierno de Virgilio Barco, el jefe del conservatismo, Misael Pastrana, reconoce la derrota, declara la oposición reflexiva y reclama los puesto de control y vigilancia del país. Barco no aceptó y anunció lo que se conoció con el nombre del esquema Gobierno-Oposición. Marzo 13 de 1987: Primera elección popular de alcaldes. ]Febrero de 1988: el presidente Virgilio Barco y el ex presidente Misael Pastrana Borrero suscribieron el Acuerdo de la Casa de Nariño, con el fin de buscar un mecanismo extraconstitucional para reformar la Carta. El 4 de abril, el Consejo de Estado tumba el decreto del Acuerdo y queda sin piso legal este mecanismo. Junio 29 de 1988: Julio César Turbay Ayala aceptó la jefatura única del Partido Liberal. Julio 27 de 1988: 188 artículos entregó el gobierno de Barco al Congreso para reformar la Constitución, la que luego moriría el 14 de diciembre de 1989. Agosto 9 de 1988: Alvaro Gómez almorzó en casa de César Gaviria, ministro de Gobierno, luego de ser liberado. El secretario del socialconservatismo, Hernando Barjuch, desautorizó cualquier conclusión que hubiera sacado de allí y lo califica de un acto social. Gómez se retiró del partido definitivamente. Noviembre 20 de 1988: Luis Carlos Galán con un no a la nostalgia , declaró ante 505 delegados de todo el país, la desaparición del Nuevo Liberalismo y la reintegración al oficialismo liberal. Septiembre 1 de 1988: El presidente Virgilio Barco presentó al país su Iniciativa de Paz, tendiente a lograr la desmovilización y el desarme de los grupos insurgentes. El primero en acogerse fue el M-19. Diciembre 19 de 1988: El Consejo Electoral canceló la personería del Nuevo Liberalismo. Julio de 1989: El país, entre asombrado y a la expectativa, vio el nacimiento de un nuevo movimiento político de derecha, Morena, que luego desaparecería por las continuas vinculaciones que se le hicieron con los grupos de autodefensas. Julio 22 de 1989: El Partido Liberal, en convención, adoptó el mecanismo de la consulta popular. Por primera vez, un partido da este salto. De aquí resultaron seis precandidatos: Ernesto Samper, Luis Carlos Galán, Alberto Santofimio, Hernando Durán Dussán, Jaime Castro y William Jaramillo. Diciembre 13 de 1989: Se produjo la más seria crisis política del país, luego de que la Comisión Primera de la Cámara decidiera convocar a un referendo para consultar al pueblo sobre la extradición. El gobierno da su última palabra: no a la extradición en la reforma. Julio César Turbay y Misael Pastrana renunciaron por la desobediencia de los congresistas, al apoyar la extradición. Finalmente, la reforma fue archivada y de paso, con ella, la circunscripción especial para los alzados en armas que requería el M-19. Marzo 8 de 1990: Después de más de año y medio de conversaciones, el M-19, liderado por Carlos Pizarro y por Antonio Navarro, dejó las armas y se incorporó a la vida civil Marzo 22 de 1990: El asesinato de Bernardo Jaramillo Ossa, líder de la Unión Patriótica, conlleva a que este partido se abstenga de participar en las elecciones presidenciales. Mayo 3 de 1990: Ante las presiones de los movimientos populares liderados por el Movimiento Estudiantil Todavía Podemos Salvar a Colombia y tras un acuerdo de todos los candidatos presidenciales para las elecciones de mayo 27, el Gobierno dictó el decreto de estado de sitio que autorizó a la Registraduría Nacional contabilizar los votos a favor o en contra de una Asamblea Nacional Constituyente. Mayo 20 de 1990: El Ejército Popular de Liberación (EPL) decidió seguir el camino trazado por el M-19 y anunció su disposición de iniciar diálogos con el Gobierno. Mayo 27 de 1990: El M-19, que obtiene una significativa votación en las elecciones presidenciales, se convierte en el tercer partido político del país. Y en esa misma fecha, el candidato del liberalismo, César Gaviria Trujillo, fue elegido como el nuevo Presidente de la República y la Asamblea Constituyente obtuvo un abrumador resultado a favor. Con gran éxito se utilizó en esta elección el tarjetón electoral.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.