Secciones
Síguenos en:
EL NIÑO SE LLEVÓ LA SUBIENDA EN BARRANCA

EL NIÑO SE LLEVÓ LA SUBIENDA EN BARRANCA

Con decepción recibieron los 3.500 pescadores y vendedores de pescado de Barrancabermeja la entrada de diciembre, porque el primer coletazo de la subienda que tradicionalmente hay en esta época no se ha dejado sentir.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

El jefe del Instituto Nacional Pesca y Acuicultura (Inpa) en el Magdalena medio, Pedro Julián Contreras, dijo que la producción de pescado se redujo este año en más del 50 por ciento como consecuencia del fenómeno del Niño.

En 1996 se capturaron y comercializaron 1.010 toneladas de pescado, mientras que este año sólo se obtuvieron 552 toneladas de bocachico, bagre, capaz, blanquillo, nicuro, pácora, comelón y viscaína.

El ciclo reproductor del pescado está muy ligado con el ciclo hídrico del río, por lo cual este año, debido a que los niveles del Magdalena no crecieron en más de 73 metros, los peces no lograron reproducirse de la mejor manera. Los peces que existen son muy pequeños. Este ciclo repercutirá en los próximos dos años , aseguró el funcionario.

La escasez se empezó a sentir en los precios que se duplicaron frente a los valores de comercialización de la última cosecha. Actualmente los barramejos pagan por un kilo de bagre 5.800 pesos, de bocachico 1.600 pesos y de blanquillo a 2.600 pesos.

Esperemos que para el mes de enero la cosa se ponga mejor porque ahora solo se logran coger bocachicos de media libra, que se venden a 400 pesos , dijo Javier Moya Cortés, pescador de la zona de la ciénaga de Santa Elena del Opón.

Uno de los vendedores del producto en el puerto petrolero Segundo Salcedo dijo que esta situación le está produciendo pérdidas diarias superiores a los 50 mil pesos, debido a que sólo están llegando los pescados que logran recoger labriegos en ciénagas y quebradas de la zona.

Agregó que el año pasado para esta fecha ya se estaban vendiendo pescados de hasta 3 libras de peso. Esto nos afecta a todos, porque uno se prepara para la subienda para estar bien económicamente en las fiestas, pero este año la cosa está difícil .

En el sector de la Rampa, principal centro de comercialización del pescado en el puerto petrolero y donde trabajan cerca de 300 personas, sólo se ven bocachicos, mientras los blanquillos, doncellas, doradas, arencas, mayupas, viscaínas y coroncoros, brillan por su ausencia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.