MADRE DE ALCALDE PIDE SU LIBERACIÓN

MADRE DE ALCALDE PIDE SU LIBERACIÓN

Con mucha fe y con la ilusión de que antes del 24 de diciembre el Eln libere a su hijo, Ligia Avellaneda de Rodríguez, madre del alcalde de Mogotes, Doryam Jeovanny Rodríguez Avellaneda, secuestrado el pasado viernes tras una toma a la población, camina incansablemente por las calles de Bucaramanga en busca de apoyo humanitario.

18 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Con la templanza de la mujer santandereana, desde el pasado lunes decidió hacerle frente a una maratónica jornada que incluye visitas a organismos de derechos humanos de la región y a los medios de comunicación para implorar por la liberación del alcalde. Según ella, su labor solo concluirá una vez logre que el frente Efraín Pabón Pabón del Eln le entregue sano y salvo a su hijo.

Con nostalgia y tratando de evitar que las lágrimas brotaran de sus ojos, comentó cómo en cuestión de segundos los momentos de alegría que vivía se convirtieron en un llanto constante que no cesa desde hace seis días.

Ese día me encontraba en esta ciudad en espera de Doryam y mi esposo Luis Alberto Rodríguez Vargas, quienes en la noche me acompañarían a recibir el título de máster en evaluación educativa proferido por la Universidad Santo Tomás de Aquino. Pero ellos nunca llegaron.

Como a las 6 de la tarde llamé a Mogotes, pero tan pronto se alzó la bocina me di cuenta que algo estaba pasando. Por mi cuerpo pasó un hilo de miedo, el cual se agudizo una vez que la persona al otro lado de la línea, jadeante, me informó sobre la toma , comentó, mientras dejaba rodar una lágrima.

La espigada mujer de cejas pobladas y ojos negros dijo no entender la posición de la guerrilla, ya que Jeovannito, con altura, le ha hecho frente a la administración y en ningún momento ha malversado los fondos públicos.

Mi familia está dispuesta a entregarle a la guerrilla cuanto documento exija, e incluso, estamos dispuestos a movilizarnos al lugar que ellos indiquen de ser necesario; solo queremos que le respeten la vida y que en el menor tiempo posible nos entreguen una muestra de supervivencia .

Agregó que su hijo, de 23 años de edad y padre de una niña de dos, padece de un problema en los huesos, que se puede agudizar si es obligado a caminar durante largo tiempo y si no se le suministra la droga que a diario utiliza para controlar el dolor.

Mi esposo y yo, cada uno por su lado, nos mantenemos aferrados a la bondad divina y rezamos por que los alzados en armas se conduelan de nuestra situación y del dolor que debe estar afrontando nuestro hijo, obligado a pagar por una culpa que no ha cometido , dijo la madre del alcalde.

Por ahora -agregó-, esperará en Bucaramanga hasta el 29 de diciembre, día en el que aspira adelantar conversaciones con el subdelegado de la Cruz Roja Internacional, Christoph Kleber, quien se encuentra fuera de la ciudad, para que medie por la liberación de su hijo. No obstante su esperanza de que su liberación llegue con la luz de la Navidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.