Secciones
Síguenos en:
BANANEROS LEVANTARON EL PARO EN URABÁ

BANANEROS LEVANTARON EL PARO EN URABÁ

Los dirigentes sindicales y políticos del movimiento Esperanza, Paz y Libertad acordaron ayer levantar el paro de trabajadores bananeros que se realizaba desde el lunes pasado en Urabá. El Sindicato de Trabajadores del Agro (Sintrainagro) inició gestiones para permitir el retorno a sus sitios de trabajo de 3.500 labriegos y sus familias que se habían tomado el casco urbano de esta ciudad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

La medida de levantar el paro se tomó en una reunión en la que participaron el consejero presidencial para Urabá, José Noé Ríos; el secretario de Gobierno de Antioquia, Iván Felipe Palacio, y las autoridades militares y de policía de la zona, con los trabajadores y representantes del movimiento político.

La determinación ocurrió horas después de que Ríos presentara, en otra reunión, a los alcaldes de la zona, el Plan Social para Urabá.

En su visita a esta convulsionada región, Ríos dijo que los organismos de seguridad y el Gobierno se comprometieron a poner en marcha, en breve, un plan de seguridad para las fincas, sedes políticas y oficinas sindicales, encaminado a proteger la vida de los dirigentes, trabajadores agrarios y miembros del movimiento político reinsertado a la vida civil. Noé Ríos presentó plan social para Urabá Los dirigentes sindicales y políticos del movimiento Esperanza, Paz y Libertad acordaron reconsiderar el paro de trabajadores, que se realiza desde el lunes pasado, con el éxodo de unos 3.500 trabajadores bananeros hacia el casco urbano de Apartadó.

A esa decisión se llegó luego de una reunión entre el consejero presidencial para Urabá, José Noé Ríos y el secretario de Gobierno de Antioquia, Iván Felipe Palacio, y las autoridades militares y de policía de la zona, con los trabajadores y representantes del movimiento político.

La reunión de la primera visita de Ríos como consejero se realizó en la sede del movimiento político. Ocurrió luego del encuentro con los alcaldes de la zona, donde se presentó en forma general el Plan Social para Urabá.

Ayer los dirigentes del Sindicato de Trabajadores del Agro (Sintrainagro), contemplaban la posibilidad de levantar el movimiento de protesta. De concretarse, los obreros concentrados en el coliseo de Apartadó con sus familias, retornarían desde hoy mismo a sus lugares de origen y la producción bananera se normalizaría.

Ríos dijo que los organismos de seguridad y el gobierno se comprometieron en breve a poner en marcha un plan de seguridad para las fincas, sedes políticas y oficinas sindicales, encaminado a proteger la vida de los dirigentes, trabajadores agrarios y miembros del movimiento político reinsertado. De ellos han sido asesinados este año cincuenta.

El consejero presidencial para Urabá dijo que el gobierno comparte la preocupación de los trabajadores de esa zona, pero consideró que la solución a la actual problemática de violencia, se basa en la convivencia pacífica.

Por su parte, el secretario de Gobierno consideró que esta reunión en principio es un paso positivo para la solución al problema del paro agrario. Sostuvo que la violencia no se puede acabar de la noche a la mañana, pero el gobierno tratará de poner en marcha mecanismos que aseguren una tranquilidad a sus trabajadores.

Por su parte, el jefe del comando operativo de Urabá, coronel Fernando Becerra, anunció que en los próximos días estudiará planes conjuntos de seguridad y se mejorará la vigilancia en puntos neurálgicos de la región.

Dentro de la exposición hecha por Ríos sobre el Plan Social para la zona, propuesto por el presidente César Gaviria, hizo un diagnóstico de necesidades de los municipios y expuso algunos puntos del plan presidencial. Al final los asistentes a la reunión se comprometieron a trabajar juntos para sacar adelante el Plan Social.

Ríos anunció que las primeras acciones de dicho plan estarán encaminadas a fortalecer la justicia, promover un ambiente de convivencia y dotar de servicios básicos a la zona.

Mientras tanto seguía invariable la situación de los trabajadores bananeros y sus familias, quienes realizan desde el lunes un éxodo hacia la cabecera municipal de Apartadó. Hasta ayer no se había presentado ningún problema sanitario entre los 3.500 campesinos movilizados.

Ni siquiera con el paro de protesta de aproximadamente el 75 por ciento de los veinte mil trabajadores bananeros, cesaron las muertes en la zona. El lunes en la noche en pleno casco urbano de Apartadó fue asesinado Jhon Fredy Castañeda Castro, desmovilizado de Esperanza, Paz y Libertad. Fue atacado cuando entraba a una escuela de conducción donde había tomado un curso con otros cuarenta reinsertados. Comisión mediadora Los pobladores del eje bananero esperan que los buenos oficios de una comisión mediadora, que llega este jueves a Apartadó, contribuya a la pacificación de la zona.

La comisión la componen Antonio Navarro Wolf de la Alianza Democrática M-19, Orlando Obregón de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Alvaro Vásquez del Partido Comunista y el senador Aníbal Palacio del movimiento Esperanza, Paz y Libertad.

Esta comisión intervendrá en los conflictos entre los distintos grupos políticos y tratará de encontrar soluciones a la acción de la guerrilla, que ha asesinado a varios dirigentes sindicales y a cerca de cincuenta trabajadores en menos de dos meses. Esta situación de violencia generó el movimiento de protesta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.