DE LOS FELIPITOS A LA NOTARÍA

DE LOS FELIPITOS A LA NOTARÍA

Les decían Los Felipitos . El nombre, que tenía más de jardín infantil que de grupo secreto, reunió a los homosexuales declarados de Colombia en la década del 40.

25 de noviembre 2001 , 12:00 a.m.

Les decían Los Felipitos . El nombre, que tenía más de jardín infantil que de grupo secreto, reunió a los homosexuales declarados de Colombia en la década del 40.

Declarados era una palabra rimbombante para los valientes que desde 1930 revelaban sus inclinaciones a un grupo de amigos íntimos, se identificaban entre ellos por medio de contraseñas, se reunían en bares clandestinos, expresaban su sexualidad con susto y volvían a la vida pública en medio del mayor sigilo.

León Zuleta, 30 años después de creados Los Felipitos , decidió librar una batalla social junto con Manuel Velandia. Entre los dos, fundaron lo que parecía imposible: el primer Movimiento por la Liberación Homosexual de Colombia, y celebraron la primera marcha gay en medio de rechiflas y burlas. El escarnio no les importó. Ya habían sufrido buena parte de su vida en silencio, y el ejemplo de las protestas en Europa les dio coraje.

Sin embargo, la intolerancia los tocó: en 1993, Zuleta fue asesinado y se convirtió en el mártir de la organización. La TV puso en la picota a los primeros que se atrevieron a romper la barrera del miedo y a hablar. Al ser reconocidos, fueron señalados. La homofobia se despertó en un país de arraigadas tradiciones. Pero al mismo tiempo, los homosexuales que sufrían en silencio supieron que no estaban solos. Eso los hizo fuertes.

Victorias con las uñas.

La persecución penal para parejas de hombres que realizaran actos homosexuales existió en Colombia hasta 1980. Al caer esa barrera, quedó la de convencer a la opinión pública de que la diversidad también tenía cabida.

Una labor difícil. En 1994, José Mora fue expulsado de la Policía por actos homosexuales. Ese mismo año, se desató un escándalo por un comercial contra el sida que mostraba a una pareja de hombres besándose en la Plaza de Bolívar. Una pareja de lesbianas que exigió el respeto de su sexualidad en las visitas conyugales en prisión, puso en aprietos al gobierno hace dos años; la Corte Suprema les dio la razón hace solo dos meses y pudieron visitarse como pareja legal.

En 1999 el matrimonio gay en notaría se convirtió en una realidad en Colombia. En el año 2000, un homosexual murió de sida acompañado solo por su amante, y sus familiares quisieron arrebatar sus propiedades, a pesar de haberlo abandonado durante la enfermedad. El viudo pudo, con el apoyo de una corte de familia, recuperar lo que era de ambos.

Hay 50 grupos organizados en Colombia según el investigador Fernando Serrano y cerca de 70 lugares de encuentro en Bogotá para la comunidad homosexual. Ciudades como Pasto, Santa Marta y Duitama también cuentan con comunidades organizadas. Pero cerradas. La mayoría se niega a registrarse públicamente por temor a ser reconocidos y señalados.

Sin embargo, los grupos paramilitares y guerrilleros continúan considerando al homosexualismo como un mal por erradicar. En Puerto Berrío y Turbo, los paramilitares han obligado a salir a los peluqueros gay. La guerrilla los erradica de sus zonas de influencia. El candidato gay al Congreso, Manuel José Bermúdez, resume en una frase el problema secular de Colombia: uno puede ser marica, pero calladito .

Frente al mundo.

Comparado con Mauritania, Sudán, Pakistán, Chechenia, Emiratos Arabes, Yemen, Afganistán, Irán o Arabia Saudita, Colombia es un remanso de paz. En estos países, el homosexualismo se paga con pena de muerte.

En 70 naciones sigue siendo ilegal cualquier acto homosexual y legal en apenas 88. Según la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia, cada año son asesinadas 35 personas por odio a los homosexuales.

En Brasil, en el estado de Minas Gerais, se expidió una ley que permite que se demuestre en público el amor de cualquier tipo de pareja y desde 1998 el sobreviviente de la pareja gay tiene derechos de propiedad. Irónicamente, en Brasil es donde más ataques se dan contra los homosexuales.

En América Latina, Ecuador, México, El Salvador, Venezuela y Perú tienen altos índices de homofobia. En Panamá, hace apenas dos meses se registró la primera organización homosexual.

En Egipto, 24 homosexuales fueron expuestos en público a los medios y condenados a trabajos forzados por cinco años por sus inclinaciones sexuales.

Sin embargo, nuestro país está lejos de países donde existe un amplio reconocimiento legal (y social) de las relaciones del mismo sexo.

Colombia no es un paraíso gay. La violación de los derechos fundamentales es alta en el país dice Daniel Sastoque, del Grupo de Estudio Legislativo Diversidad y Sexualidad.

El mayor nivel de tolerancia existe en Suecia, Noruega, Dinamarca, Islandia, los Países Bajos, Finlandia, Francia, Alemania, Hungría, Portugal, las provincias de Cataluña y Aragón en España (en el país vasco se discute la adopción de niños entre parejas homosexuales), y el estado de Vermont en E.U., donde se permite que parejas del mismo sexo gocen de absoluto reconocimiento legal.

Otros países como Camboya, Bélgica, Hungría, Noruega, Suecia, Reino Unido, Sudáfrica (el primero en prohibir la discriminación por orientación sexual), Argentina y Australia, están a la par de los derechos que han alcanzado las parejas del mismo sexo.

Sus logros avanzan. Pero su miedo a ser señalados no disminuye. Daniel Sastoque se cuestiona cuál es el temor que sienten muchos a las parejas de un mismo sexo: Acaso si se aprueba la ley todos se van a volver homosexuales? Ese es su miedo? , se pregunta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.