Secciones
Síguenos en:
NO SE SILENCIA LA VOZ

NO SE SILENCIA LA VOZ

La Voz sigue viva. A sus 82 años recién cumplidos, y contra todos los pronósticos de la prensa, que se ha encargado de especular sobre cuándo será su muerte, Frank Sinatra está ahí.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Retirado, cansado, viejo y enfermo, pero está ahí. Así lo dice su hija mayor, Nancy, que ha luchado fieramente contra los medios de comunicación para que no publiquen noticias sobre la cercana muerte de su padre porque, según declaraciones de Nancy al canal estadounidense E!, Sinatra puede estar viendo televisión cuando digan esa noticia y puede deprimirse.

Pero después de haber vivido tantos años haciendo una carrera en Hollywood, uno pensaría que Sinatra no se deprime, sobre todo porque no ha tenido una vida particularmente fácil.

Nació en Hoboken, Nueva Jersey, el 12 de diciembre de 1915. Hijo de un ex boxeador y una enfermera, el pequeño Frank era un bebé tan largo que el médico tuvo que sacarlo con fórceps, dañándole un oído.

Esto para nada afectó su pasión por la música o los deportes, actividades que desempeñó en la escuela. Después, en su mismo pueblo natal, comenzó a tocar con Los cuatro de Hoboken , en restaurantes del lugar. Ahí conoció a la que sería su primera esposa, Nancy Barbato, con quien contrajo matrimonio en 1939.

Su carrera no se demoró en despegar. Fue contratado por el compositor y director de orquesta Tommy Dorsey, y desde ahí comenzó a cantar en todo el país. Ya en 1943 tuvo un contrato en exclusiva con Columbia y ganó su primer disco de oro.

A pesar de que su fama y sus mujeres fueron el gatillo que disparó sus problemas matrimoniales, la familia Sinatra tuvo tres hijos antes de divorciarse en 1951: Nancy (nacida el 8 junio de 1940), Frank (nacido el 14 enero 1944) y Cristina (nacida el 19 junio de 1948).

El enamoradizo Frank no demoró en volver a caer en los brazos de otra, esta vez nada menos que la famosa Ava Gardner, que por ese entonces era una de las mujeres más hermosas del mundo. Después de un romance apasionado y corto, se casaron. Por ese entonces Sinatra estaba out en los exclusivos círculos de Hollywood, y la belleza de Gardner comenzaba a impresionar a los críticos y al público. La luna de miel no duró mucho y la pareja comenzó a pelear. Los medios no se demoraron en ventilar los trapitos de los Sinatra y los estadounidenses, como era de suponer, tomaron partido. Las encuestas defendían a Gardner, los periodistas atacaban a Frank y hasta llegaron a decir que tenía conexiones con la mafia.

Se separaron en 1953, el año en el que Sinatra, por un sueldo ínfimo, se ofreció a actuar en la película De aquí a la eternidad , donde hacía el papel del soldado Maggio. Con esto se ganó un Oscar a Mejor Actor Secundario y su fama volvió a despegar para no caer nunca más.

A comienzos de los sesenta, Sinatra ya era el peso pesado de la música estadounidense. Junto con compañeros de su banda como Sammy Davis Jr., grababan discos, filmaban películas y ganaban mucho dinero.

Cuando ya tenía 50 años conoció a Mia Farrow, que por ese entonces estaba por sus 19. Se enamoraron y se casaron, pero como históricamente sucedía con Sinatra, no se demoró en comenzar a pelear. Farrow lo calificó como un hombre violento y sin clase y él la acusó de haberlo usado para convertirse en estrella. En 1968 se divorció, solo para volverse a casar por cuarta y última vez con Barbara Blakely, la viuda de uno de los hermanos Marx, en 1976.

Después de una vida tormentosa, de romances con mujeres famosas y anónimas, después de subir y bajar en el rodadero de la fama de Hollywood, Sinatra tiene que estar muy curtido. Muy curtido y muy cansado. Ya ha leído rumores sobre su muerte por un cáncer de colon. Ha desmentido a la prensa sobre su delicado estado de salud debido a un infarto que sufrió el año pasado y ha sepultado para siempre todos los chismes sobre las relaciones tormentosas que ha tenido. Es improbable que esta leyenda viva, este ídolo de generaciones de estadounidenses, se perturbe en lo más mínimo porque a sus 82 años acabados de cumplir, la prensa se haya dado cuenta de que está viejo y pronto se va a morir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.