CONSTITUCIÓN DEL ESTADO LIBRE DE NEIVA 1815

CONSTITUCIÓN DEL ESTADO LIBRE DE NEIVA 1815

Atendiendo una invitación de la Junta Suprema de Santafé para integrar el Supremo Congreso de la Nueva Granada, instalado solemnemente en la capital el 22 de diciembre de 1810, los representantes de Neiva, La Plata, Timaná y Purificación, eligieron como diputado al doctor Manuel Campos Cote. La antigua provincia de Neiva estuvo, por tanto, representada en aquella primera corporación legislativa nuestra que tuvo una efímera existencia de dos meses, con mucho ruido y pocas nueces. Fuera de reconocer la soberanía de Fernando VII, de otorgarse el petulante tratamiento de Alteza Serenísima, de pelearse con la Junta Suprema y de decretar fiestas a diestra y siniestra, no hizo otra cosa aquel Primer Congreso que eso: reunirse en Congreso!

04 de noviembre 1997 , 12:00 a.m.

Sorprende por el contenido doctrinario liberal, la técnica jurídica de la redacción y el enfoque del funcionamiento de las tres Ramas del Poder Público, la Constitución hecha en la ciudad de Neiva a 31 días del mes de agosto de 1815 y 4o. de nuestra independencia, y para perpetua circunstancia firman los representantes que componen la Asamblea Electoral y Constituyente , tal como lo expresa su texto final. Aunque católicos devotos y creyentes, los criollos huilenses de la época no invocaron la teoría teocrática de la autoridad, tal como lo afirmó la Constitución de 1886 en el encabezamiento.

Fue más lógico y racional que la Constitución del Estado Libre de Neiva iniciara el articulado con este preámbulo: Los Representantes (así, con mayúscula) del pueblo de este Estado Libre de Neiva por su libre elección, reunidos en Convención General, con el grande objeto de constituir la forma de gobierno con que ha de establecerse, solidarse y dirigirse a los fines sociales de este Estado naciente... hemos convenido y solemnemente acordado, con madura, pacífica y prolija deliberación en formar la siguiente Acta Constitucional... , lo que significa que el constituyente opita de la Independencia anteponía el principio democrático del poder al principio teocrático y que, por ende, alguien o algunos del criollaje ilustrado ya se las traían con filosofías afrancesadas, liberales, dieciochescas, enciclopedistas y demás.

Contiene la Constitución de Neiva un preámbulo, diez títulos alguno de los cuales incluye cuatro secciones y una conclusión a título meramente informativo y, para colegir la importancia de la temática, su clasificación es la siguiente: Título I. Derechos del hombre en sociedad. Sección II. Deberes del ciudadano. Título II. De la formación del Estado en sus bases. Título III. De la religión. Título IV. Del Poder Ejecutivo. Título V. Del poder Legislativo. Título VI. Del Poder Judicial. Sección I. De la residencia. Sección II. De los tribunales de apelación y jueces de primera instancia. Sección III. De las municipalidades y jueces subalternos. Sección IV. De algunas disposiciones relativas al Poder Judicial y a la administración de justicia. Título VII. De las elecciones. Título VIII. Del Colegio Electoral. Título IX. De la representación del Estado en el Congreso de la Nueva Granada. Título X. De la revisión de la Constitución. Conclusión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.