SIETE MESES DE JUICIO POLÍTICO

SIETE MESES DE JUICIO POLÍTICO

Si hay algo que Gabriel Moreno, alcalde de Sumapaz, no olvidará de sus 7 meses de cautiverio en poder de las Farc, serán las conversaciones furtivas que mantenía con uno de sus guardianes

18 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

A escondidas, Gabriel le preguntaba de dónde venía, si sabía leer y escribir, quiénes eran sus padres, si conocía Bogotá y especialmente, por qué estaba en la guerrilla siendo solo un niño de 12 años. El muchacho le respondía con sigilo y medio agachado para que sus superiores no lo vieran. Gabriel a su vez le pasaba dulces o galletas que el pequeño guardia recogía disimuladamente.

Además, lo aconsejaba y le decía que se portara bien, que estuviera juicioso y que pensara en su futuro y en qué iba a ser de grande. Pero el siempre me respondía que no tenía otra salida sino ser guerrillero , recuerda.

Sin embargo, Moreno acepta que este episodio amable de su cautiverio es también el más amargo, porque viendo a los niños de la guerra se pudo dar cuenta de los niveles dramáticos que alcanzó el conflicto armado por el que atraviesa nuestro país.

Antes los veía como unas personas que de pronto luchaban por un ideal, pero cuando estuve allá y vi niños secuestrados, viejitos encadenados y niños armados vigilando a otros niños como si jugaran a la guerra, me di cuenta de que era una tortura, un atropello y que no hay razón alguna para tratar a un ser humano de esta manera , afirma.

Triunfo y agonía A pesar de que el tiempo se expande en cautiverio, siempre trató de sobrellevar su pena de la mejor forma. De esta manera, les dictaba clases tanto a captores como a secuestrados sobre ecología, topografía y matemáticas, y componía canciones y poemas para sus compañeros de retención.

Las dosis de dolor eran extremas, recuerda, primero porque nunca tenían comunicación con sus familiares y segundo porque la expectativa de la muerte siempre estaba sobre ellos. Unos días después de mi llegada al campamento, escuchamos los disparos de una ejecución. Entonces todo fue terror y desesperación porque sentimos que a todos nos había llegado la hora .

Finalmente, el 9 de diciembre cuando se encontraba durmiendo en la caleta donde lo mantenían recluido con otros secuestrados, recibió la noticia de su liberación.

El viaje de regreso fue muy lento. Demoré 3 días a caballo y un día a pie, hasta otro campamento de la guerrilla y desde allí hasta la vereda Santa Rosa, jurisdicción de la localidad de Sumapaz, en donde me recibieron antier mis dos hermanos en compañía de la Cruz Roja y de un periodista .

A pesar de que se trataba de un secuestro político, para juzgarlo por su actuación en la Alcaldía de Sumapaz, acepta que sí hubo recompensa por su liberación porque le aseguraron que todos los que se llevan siempre tienen que pagar .

Reserva de la guerra Los meses de cautiverio y especialmente los largos recorridos por la región del Sumapaz, que creía conocer, lo llevaron a obtener una nueva conclusión sobre la localidad que gobernó durante un año.

Es importante resaltar que Sumapaz ya no es una reserva hídrica sino más bien de la guerra, porque existe una constante confrontación armada que están menoscabando los recursos naturales de la zona. Los grupos armados dejan residuos y contaminan las reservas de agua desde sus mismos nacimientos, poniendo en peligro el ecosistema , señala.

Para Gabriel, la situación de Sumapaz va más allá del romanticismo con el que se imagina esta región. Agrega que hay algo más detrás de las montañas y es gente desesperanzada, abandonada a su suerte, en sitios en los que ni siquiera habitan los cóndores.

No obstante, afirma que la Administración Distrital sí respalda su localidad, porque a todos los sectores llegan los servicios de agua y luz, pero agrega que el conflicto armado es irreversible.

Lo que pasa es que hay varias concepciones de esta guerra. Una la del Estado, otra la de los civiles y otra de la guerrilla, y como yo veo las cosas a los subversivos no les interesa la paz, no la quieren , asegura.

Juicio en la montaña El 17 de mayo de este año, en la vereda Santa Rosa, jurisdicción de la localidad de Sumapaz, las Farc secuestraron a Gabriel Moreno para someterlo a un juicio político, acusándolo de presuntos malos manejos en las finanzas de la localidad y de la apropiación de 600 millones de pesos del erario público.

Gabriel señala que jamás tuvieron argumentos para secuestrarlo, porque siempre le dijeron que su captura se había debido a rumores de algunos habitantes de Sumapaz sobre sus supuestos malos manejos.

Siempre fui una persona honesta en mi cargo y la guerrilla comprobó que en efecto fue correcta mi administración, de otra forma, no me hubieran perdonado la vida , expresa.

Para comprobar su inocencia, dice que tuvo que responder diversas indagaciones que le hizo la subversión y explicarles el plan de desarrollo de su localidad en varias exposiciones.

Gabriel le atribuye su secuestro a terceras personas interesadas en que no estuviera en el cargo. Cuando me presenté a la terna, lo hice independientemente y me respaldó un grupo político. Desde ese momento me gané la resistencia de los demás sectores , afirma.

A pesar de la amarga experiencia, no descarta la posibilidad de volver a ocupar otro cargo oficial o incursionar nuevamente en la política como concejal o algo así, pero ya no en Sumapaz.

Por el momento, va a descansar y a tratar de olvidar la pesadilla de los últimos 7 meses. De momento piensa en volver a dictar clase en la Universidad Nacional o en la Grancolombia. Mientras que los últimos 13 días de su mandato los utilizará para hacer una entrega decorosa de la Alcaldía .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.