DÓNDE ESTUVO EL ERROR DEL DÉFICIT

DÓNDE ESTUVO EL ERROR DEL DÉFICIT

Demoras en la construcción de los proyectos, excesiva planeación y el resultado de un proceso pedagógico son algunas de las razones que dieron tres de las personas que de una manera u otra tuvieron alguna injerencia en el Acuerdo 25 que consagró los proyectos y los cálculos financieros de las obras que se programaron dentro de la valorización local.

18 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Los ex directores del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) María Eugenia Avendaño y Mariano Pinilla y el ex alcalde Antanas Mockus coincidieron en afirmar que existieron errores en el programa general de valorización, pero evitaron atribuirlos a algún funcionario.

El martes pasado la actual directora del IDU, María Elvira Pérez, dijo que el déficit de 191.000 millones de pesos que tiene sin recursos la ejecución de 22 de las 44 obras que estaban programadas ejecutar con los recursos de valorización fue causado por errores entre los que se cuentan que no hubo un análisis completo de las obras, tampoco de sus diseños, de su fase de construcción ni de la compra de predios.

Igualmente dijo que no se planeó la actualización del costo de las obras, ni los valores de la reposición de redes de servicios públicos, entre otros aspectos.

María Eugenia Avendaño, directora del IDU entre febrero y octubre de 1995, dijo que no había participado en la elaboración del proyecto de acuerdo aunque sí en la identificación de las obras. No alcancé a estar en la elaboración de los esquemas financieros. Creo que hay que hacer un análisis serio obra por obra. No me queda claro el déficit y es un aspecto que se tiene que analizar en profundidad antes de emitir cualquier concepto .

No obstante, afirmó que fue más costoso esperar dos años para contratar las obras que haber iniciado los trabajos a mediados de 1995. Mi preocupación no es culpar a nadie, lo que me parece injusto es decir que todas las obras estuvieron mal planeadas, cuando uno deja aplazada una obra se puede triplicar su costo. Lo importante es hacerle claridad a los ciudadanos .

Planeación paralizante Mariano Pinilla, quien como director del IDU defendió el proyecto de acuerdo de la valorización ante el Concejo, apuntó que no hubo improvisación en la iniciativa. De los 321.000 millones de pesos aprobados, un valor cercano a 25.000 millones de pesos estaban destinados a atender específicamente los reajustes de las obras. Las contrataciones se debieron hacer en el primer año, cosa que no se hizo. Además se programaron con mayores especificaciones y con cambios en las redes de servicios públicos, eso elevó los costos , indicó.

En su opinión los cálculos de precios de obras y predios eran confiables, aunque reconoce que pudo existir un pequeño margen de error.

Sí pudo haber desfases en los costos iniciales, pero estaba previsto solucionarlos con los 25.000 millones de pesos y con rendimientos financieros. Todo se hubiera hecho con especificaciones normales, lo que pasa es que se contrataron diseños hasta para las manijas. Es posible que en el riesgo calculado se hubieran cometido imprevisiones, pero no chambonadas como se dice ahora. El Problema fue la planeación paralizante y que de acción no hubo nada .

Finalmente el ex alcalde Antanas Mockus, en cuya administración se aprobó el proyecto, manifestó que es posible que por errores técnicos y por la negociación en el Concejo se hayan subestimado los costos de la obra.

Hubo una especie de euforia en la discusión del proyecto entre el IDU y el Concejo. No obstante hay que reconocer que aspectos como la compra de terrenos son trágicamente complejos. Para la capacidad técnica que tenía el IDU en ese momento se hizo una buena negociación. La moraleja de esto es que la reestructuración y tecnificación de estas entidades es inaplazable y en ese camino se ha avanzado mucho .

Mockus indicó que es importante que la Administración le haya dicho la verdad a la ciudadanía. Toda pedagogía tiene algo de imprudencia. En el pasado la gente pedía obras sin pagar, después querían obras por la mitad de su costo y ahora la gente se debe acostumbrar a pagar obras completas . Puntualizo.

Qué pretendía la valorización Eje 1: Mejorar la circulación vehicular al norte de la calle 100, en el sentido norte-sur, optimizando corredores de la carrera 30, la autopista Norte, la calle 134 y la avenida Boyacá.

Eje 2: Mejorar el espacio público a lo largo del corredor comercial de la carrera 15.

Eje 3: Hacer óptima la circulación vehicular en la avenida Circunvalar en su eje norte-sur de la zona oriental. Mejoras en la calle 53.

Eje 4: Mejorar la accesibilidad al centro histórico con las vías que conectan en sentido occidente-oriente y viceversa.

Eje 5: Desarrollar la red vial de occidente desde el norte hasta el sur de la ciudad con vías alimentadoras a la avenida Ciudad de Cali.

Eje 6: Mejorar la movilidad occidente-oriente y viceversa con las vías que comunican la zona centro-occidental con el centro histórico.

Eje 7: Habilitar circuitos viales secundarios del sur de la ciudad que cruzan los ríos San Cristóbal y Fucha.

Eje 8: Eliminar la congestión de la carrera 24 al sur aumentando su capacidad de circulación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.