Secciones
Síguenos en:
NO HAGAS A OTROS LO QUE NO QUIERES QUE TE HAGAN

NO HAGAS A OTROS LO QUE NO QUIERES QUE TE HAGAN

Dicen que para que lo respeten hay que respetar, por aquello de que no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Si a muchos se les pregunta si están de acuerdo con ello, la mayoría contestaría que sí. Sin embargo, la realidad es otra. O si no, recuerde la última vez que estuvo haciendo una larga fila en un banco o en el cine y vio que varias personas frescamente pasaban y se ubicaban adelante.

La respuesta no se hace esperar, los de atrás protestan por la acción, pero de seguro algunos hacen lo mismo si tienen la oportunidad.

Ese es el más claro ejemplo de irrespeto a otras personas, en este caso a las que pacientemente hacen fila en el banco o en el cine, y mientras que a los abusivos no les importa el tiempo que han gastado esas personas en el turno. El respeto es un valor que lleva a reconocer los sentimientos de las otras personas, porque cuando quiero que me respeten debo respetar , dice la sicóloga educativa María Claudia Abello Torres.

Pero qué es exactamente el respeto? Según el libro 20 valores que usted puede transmitirles a sus hijos, de editorial Norma, cuando hablamos de respeto nos referimos a: - Respeto significa preocuparse por los derechos de los demás, incluso si ellos infringen los nuestros.

- Cuando se piensa acerca de otra persona en forma positiva, se demuestra respeto hacia ella.

- Cuando se tiene consideración por los sentimientos de los demás, una persona también demuestra respeto hacia sí misma. Ella está tratando a los demás de la manera como quisiera ser tratada.

- El hecho de admirar a otra persona o los rasgos de otra persona es una muestra de respeto.

- Cuando una persona tiene una buena autoestima, demuestra que también se respeta a sí misma.

Con consideración El respeto es otro de los valores que Alejo, el ángel del buen trato, viene promocionando en la campaña que realizan EL TIEMPO, la Asociación Afecto y las Fundaciones FES, Restrepo Barco y Rafael Pombo.

Los papás deben manifestar respeto por sus hijos, así estos sean pequeños. Y hay que hacerlo con el ejemplo, que constituye la mejor manera de inculcarles este y todos los demás valores.

El sicólogo Antonio González anota que a los niños hay que respetarles sus diferencias y sus espacios. Así los padres deben tener un papel de facilitadores de su desarrollo y no de autoritarios. No deben obligar a sus hijos a actuar de la manera que ellos quieren a través de la violencia.

En esto es importante tener en cuenta que la enseñanza de la autonomía es fundamental para que el niño respete a los demás. Si hay mucho alabo el niño se cree omnipotente, porque todo se lo toleran y llega a irrespetar a los demás , agrega.

Al respecto el libro de Norma señala unas advertencias a los padres para no caer en el irrespeto con sus hijos: - No ofenda a sus hijos. Evite frases como no seas estúpido!, pareces bobo! Para evitar ofenderlo, piense en la conducta del niño y en cómo puede cambiar.

- No sermonee. Una larga charla o sermones no son la mejor manera de enseñar el respeto, pues los niños pierden rápidamente el interés y al sentirse aburridos aprenden a cómo no escuchar. En vez de eso, dé ejemplo de lo que usted quiere que aprendan y establezca reglas y límites a esa conducta.

- No viole el espacio privado. Husmear en los cuartos, escuchar conversaciones telefónicas, leer notas de y para los amigos y entrar sin llamar primero son actos que violan la intimidad y la confianza. Frente a esto, es imposible para los niños confiar en los adultos y aprender que respetar la intimidad es importante.

- No imponga fuertes castigos por violación de la privacidad. Cuando los niños violen la privacidad, un castigo exagerado sólo producirá ira y pérdida de respeto al adulto que lo impone. Cuando los niños pierden el respeto hacia los adultos tienden a no querer seguir las normas que los padres están tratando de enseñar.

- No imponga castigos severos por violación de las normas. Un castigo fuerte les produce resentimiento y los hace pensar en vengarse, en vez de pensar en las reglas y en cómo seguirlas. Para ayudar a los niños a comportarse exija el cumplimiento de las normas en el hogar y permita que las consecuencias naturales de no hacerlo, tales como perder privilegios, actúen como recordatorio.

El colegio también ayuda a enseñar el respeto. La sicóloga educativa María Claudia Abello recomienda que se trabaje con palabras alusivas en todos los lugares del plantel como tengamos una convivencia en paz , saluda al subirte al bus, despídete y agradece el servicio que te prestaron , valora y respeta la naturaleza , etc.

Estos mensajes ayudan a tener en cuenta los valores y a dejar atrás el egoísmo y la desconsideración. También se pueden hacer ejercicios de cómo se actuaría en determinados casos, de esta manera sale a relucir la frase de no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.