Secciones
Síguenos en:
EXTINCIÓN, POR MAL CAMINO

EXTINCIÓN, POR MAL CAMINO

A través de sobornos, amenazas, ataques sangrientos y obstáculos legales, los narcotraficantes están impidiendo que las autoridades colombianas apliquen con éxito la ley de confiscación de bienes aprobada en diciembre pasado.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Este es el tema de un extenso artículo publicado en su edición dominical por el diario estadounidense The Washington Post, que lleva el título La ley colombiana de extinción enfrenta violenta oposición y que muestra cómo la corrupción está triunfando en esta crucial faceta de la lucha contra el narcotráfico.

Según la corresponsal de ese diario en Bogotá, un año después de su aprobación, la ley de confiscación de bienes de Colombia enfrenta feroz oposición de los narcotraficantes, poniendo en duda la capacidad de esta nación para recuperar las enormes propiedades de los carteles .

En entrevista con el Post, el fiscal general de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, admite: Vamos a tener una violenta y sangrienta oposición a esta ley, pero a pesar de todo esto los colombianos van a aplicarla .

Sin embargo, dice citando a analistas, en últimas Colombia solo recuperaría una pequeña parte de los millones de dólares en finca raíz, dinero en efectivo y negocios en manos de capos de la droga .

Según un estudio de 1995, los narcotraficantes en Colombia controlan alrededor de 10 de los 46 millones de acres más aptos para la agricultura.

Además de sobornos y amenazas, los narcotraficantes cuentan con una armada de informantes para penetrar las oficinas de la Policía y la Fiscalía , afirma el Post, que cita a Juan Gabriel Tokatlián, investigador de la Universidad Nacional.

Pero lo más preocupante es la corrupción. La inmensa capacidad de corrupción del negocio de la droga ha puesto a muchos funcionarios locales en los bolsillos de los narcos, comprometiendo los esfuerzos de la Fiscalía , informa el Post.

La implementación seria de la ley de extinción es una de las exigencias de Estados Unidos para certificar a Colombia como aliado en la lucha contra las drogas.

Pero al parecer el gobierno de Bill Clinton no está complacido con los esfuerzos colombianos en este campo.

El miércoles pasado, en entrevista con EL TIEMPO, el zar antidrogas, general Barry McCaffrey, dijo: No sé cómo vamos a poder combatir el crimen internacional sin que la extradición y la extinción de bienes estén al corazón de la campaña legal internacional. Estas son las dos cosas que los narcotraficantes más temen: la extradición y la pérdida de sus bienes .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.