ARCHIVAN PROCESO DE LA CRISIS FINANCIERA DE 1982

ARCHIVAN PROCESO DE LA CRISIS FINANCIERA DE 1982

Por vencimiento de términos, las investigaciones por captación ilegal de ahorros, especulaciones en manejos financieros y otros delitos que desataron la crisis financiera de 1982 quedaron archivados definitivamente.

06 de noviembre 1997 , 12:00 a.m.

El Tribunal Superior de Bogotá ordenó no continuar con la investigación contra el proceso contra el ex banquero Félix Correa Maya y algunos de sus socios.

En consecuencia, Correa junto con otros cinco banqueros que protagonizaron la crisis financiera quedaron exonerados de toda responsabilidad.

El Tribunal ordenó prescripción de la acción penal contra Correa Maya, Eduardo Alfonso Uribe Uribe, Edgar Marulanda Rayo, Lizardo Muñoz Turbay y Uldarico Robles Vivius.

La figura de prescripción de la acción consiste en darle fin al proceso después de haber transcurrido un termino igual a siete años y seis meses, sin que se produzca una decisión judicial que afecte a las personas involucradas en el proceso.

Igualmente, el Tribunal Superior de Bogotá ordenó anular las cauciones prendarias y las órdenes de captura impartidas contra los procesados, que fueron acusados y condenados a ocho años y tres meses de prisión cada uno por el delito de estafa múltiple.

Según el fallo, dentro del proceso continuarán las investigaciones a Octavio Becerra Vélez, Eduardo Zambrano Caicedo, Jorge Enrique Castro Lozano y Jaime Orozco Lourido. Correa fue cabeza del Grupo Colombia que controló a entidades como el Banco Nacional y la Financiera Furatena hasta que fueron intervenidas por el Estado.

El Grupo Colombia surgió a mediados de los años 70, cuando Ignacio Umaña de Brigard fundó una compañía de seguros que dio origen a ese conglomerado económico. Correa compró las acciones de Umaña de Brigard con lo que se constituyó en el presidente del Grupo Colombia y del Banco Nacional.

A partir de entonces ese banco empezó a presentar una concentración progresiva en su cartera en favor de las empresas pertenecientes a los grupos Colombia y Correa Acevedo, así como a sus principales accionistas y a los familiares de los mismos.

Desde junio de 1.981 el Banco Nacional empezó a presentar una situación económica delicada, ya que llevaba 10 meses consecutivos trabajando en posición negativa de encaje.

Dicha situación condujo a la Superintendencia Bancaria a imponerle a la entidad una sanción pecuniaria, cerrarle el acceso a los cupos de redescuento en el Banco de la República.

La crisis se mantuvo hasta diciembre de 1.981, cuando el Banco recibió una inyección de 800 millones de pesos. Cuando aún no se habían cumplido seis meses, se registró un presunto retiro masivo de dinero, lo que permitió a las directivas del Banco pedir un préstamo extraordinario al Banco de la República de 2.000 millones de pesos.

Sin embargo, el préstamo no alivió la crisis ya que el nuevo dinero no existía y, el 23 de junio, el sector financiero se negó a recibir cheques librados por el Banco Nacional.

Esa situación de absoluta iliquidez llevó a la Superintendencia a proferir la resolución 3259 del 25 de junio de 1.982 con la que tomó posesión de los negocios, bienes y haberes del Banco Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.