URSS: AHORA LA CRISIS ES EN LITUANIA

URSS: AHORA LA CRISIS ES EN LITUANIA

El envío de tropas de Moscú, el enfrentamiento entre el parlamento lituano y la Primera Ministra, y la renuncia de esta, se convirtieron ayer en otro problema para Mijail Gorbachov. Al tiempo que la Casa Blanca criticó la actitud soviética en los países bálticos. Gorbachov no permitió abordar ayer con la primera ministra lituana, Casimira Prunskiene, el tema del envío de paracaidistas por Moscú el domingo último para asegurar que los conscriptos lituanos se presenten al Ejército para cumplir su servicio militar. Le dijo que tratará el asunto con las Fuerzas Armadas.

09 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Ayer en la madrugada, llegó a Vilna una columna de 108 vehículos militares, entre ellos tanques, como sucedió durante los primeros momentos de tensión, luego de la declaración de independencia de Lituania.

Después de la reunión en el Kremlin, Prunskiene y su gabinete renunciaron a causa de las fuertes críticas por sus planes de elevar los precios en su república, dijo la televisión soviética. El parlamento votó ayer a favor de suspender los aumentos.

En Vilna, unos cinco mil antiindependentistas manifestaron en las calles e intentaron entrar por la fuerza en la sede del parlamento local, quebrando ventanas y causando daños a la pesada puerta principal.

La Policía logró contener a los manifestantes, quienes se retiraron ante la llegada de miles de partidarios del régimen local que acudieron a un llamado radial del presidente del parlamento, Vytautas Landsbergis.

Los problemas se han generado, en parte, por la orden del Ministerio de Defensa de servicio militar obligatorio en Lituania y en otras siete repúblicas soviéticas, en donde existe resistencia y contra la cual se ha anunciado en uso de la fuerza.

En las repúblicas bálticas Lituania, Letonia y Estonia las autoridades han organizado un servicio paralelo y los independentistas exhortan a los conscriptos a desertar del Ejército Rojo.

Sin embargo, en Letonia y Estonia las autoridades locales obtuvieron del jefe de las Fuerzas Armadas soviéticas en las repúblicas bálticas, general Fiodor Kuzmin, varios días adicionales hasta el 13 de enero para que los conscriptos letones y estonios se presenten.

Estados Unidos acusó ayer a la URSS de intimidación por el envío de soldados a la repúblicas bálticas y afirmó que una decisión de este tipo era provocadora y contraproducente . Llamamos a la Unión Soviética a cesar sus intentos de intimidación y a volver a las negociaciones libres de toda presión y de la utilización de la fuerza , declaró el portavoz de la Casa Blanca, Marlin Fitzwater.

El envío de refuerzos un paso serio hacia una escalada de la tensión en la URSS y hace más dificil la evolución pacífica de las relaciones entre los pueblos de la Unión Soviética , agregó.

Estimó que la actitud soviética es un giro sumamente serio con respecto a los intentos de negociación realizados hasta ahora. Otros funcionarios estadounidenses expresaron el pasado fin de semana su preocupación por la evolución política interna de la Unión Soviética y los efectos que podría acarrear en las relaciones futuras con Estados Unidos. URSS y Rusia firman acuerdo presupuestal Reuter) El presidente soviético, Mijail Gorbachov, y el líder de la República Rusa, Boris Yeltsin, resolvieron ayer una disputa sobre el presupuesto de 1991 que amenazaba con desquiciar la economía soviética.

Los dos acordaron la contribución que hará Rusia al presupuesto nacional y firmaron un documento, dijo la agencia independiente de noticias Interfax.

El principal colaborador de Yeltsin señaló que la posición del parlamento de la Federación Rusa fue defendida. Rusia había indicado que retiraría casi 50.000 millones de dólares del presupuesto soviético.

La agencia informó que Rusia aceptó contribuir con 80.000 millones de rublos (128.000 millones de dólares) al presupuesto de este año. La república había decidido anteriormente reducir su contribución a 23.400 millones de rublos (37.000 millones de dólares), mucho menos de los 227.000 millones de dólares que entregó al Estado el año pasado.

El presupuesto nacional de 1991 fue el principal tópico de debate durante la reunion. La Federación Rusa, la mayor de las 15 repúblicas soviéticas, contribuye normalmente casi con la mitad del presupuesto nacional.

Gorbachov advirtió al Congreso soviético, en un discurso el 28 de diciembre, que la unión estaría amenazada si otras repúblicas seguían el ejemplo de la Federación Rusa. El dirigente soviético dijo que la cantidad propuesta por la Federación era demasiado pequeña.

El presupuesto nacional incluye la dotación de fondos para el Ejército, la KGB y para todos los medios de transporte, los subsidios a la industria y a la agricultura.

Las 15 repúblicas soviéticas han declarado cierta forma de soberanía sobre sus propios asuntos y están menos dispuestas a ayudar que a financiar las actividades del Estado en su conjunto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.