EL CORTO CIRCUITO DE ENERSIS

EL CORTO CIRCUITO DE ENERSIS

A Enersis, el más fuerte consorcio eléctrico de Chile, y a su filial clave, la Empresa Nacional de Electricidad S.A., Endesa (de Chile), los ronda hoy un fantasma que hace tres meses era insospechado: su ex gerente general, José Yuraszcek.

16 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Cuando estaba en la cima, viajaba como invitado especial en las giras presidenciales; era el rey Midas del negocio eléctrico en este país y en Latinoamérica, y el indiscutible símbolo del arrollador éxito económico que le ha dado a Chile el sello de tigre . Era el zar eléctrico .

Su grupo, el Yuraszeck , expandió su imperio de energía a Argentina, Brasil, Colombia y Perú. Enersis atendía entonces a 6,8 millones de latinoamericanos, y de ellos sólo 1 millón 300 eran chilenos.

En septiembre pasado, aún como gerente de Enersis, Yuraszeck anunció el que fue considerado como el negocio del siglo : había traspasado el control de su consorcio a Endesa-España, por 1.500 millones de dólares (unos dos billones de pesos). Además, él pasaría a ocupar asiento en el directorio español.

Otro negocio, casi simultáneo, pero menos jugoso, fue la adjudicación del 48,5 de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB). El magnate estaba feliz porque lo que invirtió en la EEB le pareció sumamente menor a lo pagado en Brasil o Argentina.

Capitalismo popular En na dictadura, el general Augusto Pinochet lo puso en la gerencia de Chilectra, empresa que privatizó en 1988, a la cabeza de un grupo de ejecutivos simpatizante del régimen. Yuraszeck y los suyos lograron hacerse al control de Chilectra, gracias al capitalismo popular .

En opinión de Hugo Fazio Rigazzi, economista y ex vicepresidente del Banco Central de Chile, este mecanismo es extraordinariamente antidemocrático .

Para privatizar, el grupo emitió acciones en dos series, aprovechando un vacío en la ley. Los accionistas serie A, los populares, adquirieron el 99.04 por ciento. Fueron principalmente trabajadores, que compraron con cargo a su fondo de indemnización.

Y los accionistas serie B, 14 en total (Yuraszeck y sus chicos), con el mínimo 0.06 por ciento restante, consiguieron apropiarse del control total a través de cinco sociedades, conocidas como las Chispas .

Con idéntico sistema, a partir de Chilectra formaron Enersis, el gran consorcio de hoy, donde captaron cuantiosos recursos por el ingreso de las Administradoras de Fondos de Pensiones. Más adelante (1995), Enersis tomó el control de Endesa-Chile.

Formaron un estructura prácticamente monopólica en el sistema eléctrico chileno, porque controlan además el 60 por ciento de la generación , dice Fazio.

Fazio es autor del libro Mapa actual de la extrema riqueza en Chile , recientemente en circulación. Dice además que el grupo Yuraszeck, por su experiencia de privatización en Chile, llegó a la conclusión de que tales procesos, en su primera etapa, permiten generar rentabilidades muy altas. Por eso, y porque Chile es un país muy chico, salieron al exterior y en este momento Enersis, o Endesa o Chilectra, son mucho más importantes fuera del país, que aquí .

La caída del siglo El derrumbe del poderoso hombre de Puerto Montt comenzó el 2 de agosto pasado, cuando firmó el traspaso del control de Enersis a Endesa-España. La operación fue regada de elogios por el monto y por lo que significaba en imagen para el país.

Lo que primero escandalizó es que gracias a la alianza estratégica, que formaría la nueva sociedad -Endesis S.A, con 55 por ciento de participación de Endesa-España y 45 por ciento de Enersis-, Yuraszcek y su gente obtuvieron la posibilidad de depositar en sus propias cuentas 500 millones de dólares (más de 500 mil millones de pesos), por aquel mínimo 0,06 por ciento de acciones B.

En cambio, el amplio 99,4 por ciento de accionistas, recibiría 1.500 millones de dólares (un poco más de un billón y medio de pesos).

El 30 de octubre pasado el negocio del siglo fue anulado, tras descubrirse que el Midas chileno mantuvo en secreto cláusulas del contrato lesivas para la sociedad, y que no había informado a los accionistas de los pormenores de la negociación.

Antes de la anulación, el 22 de octubre pasado, Yuraszeck fue destituido por el directorio de Enersis. Tras esa partida, las conversaciones entre hispanos y chilenos volvieron empezar.

La multa de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), conocida hace unas semanas, es la segunda sanción para Yuraszeck.

En la primera, la multa fue de 35 mil dólares (más de 35 millones de pesos), y ahora, deberá pagar 21 millones de dólares (cerca de 22 mil millones de pesos). Además, el ex presidente de Enersis, Luis Fernando Mackenna y el ex gerente general de Chilectra, Marcos Zulberberg, también fueron multados. En total pagarán 55 millones de dólares (cerca de 60 mil millones de pesos).

Las razones de la sanción: abuso del cargo para obtener ventajas indebidas para sí o para terceros relacionados con perjuicios del interés social .

El tema de la privatización de la energía en Chile, no termina con esa sanción, y para los bogotanos puede estar comenzando apenas, si se tiene en cuenta que Enersis es una de las firmas que invirtió para sacar de la quiebra a la EEB, entidad que para la próxima Administración de la ciudad debe ser privatizada en su totalidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.