CONSIDERACIÓN

CONSIDERACIÓN

16 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Día 1 Viva la vida! Y ahora concebirás en tu vientre y darás a luz a un hijo y llamarás su nombre Jesús... entonces María dijo al ángel: Cómo será esto? pues no conozco varón . Respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra...

(Lucas 1, 31-35) Explicación Todos los niños y las niñas tenemos derecho a la vida.

Como en la vida de María, también en nuestras familias supieron un día que íbamos a nacer. María aceptó con alegría y con sorpresa la vida de su hijo. En la imagen de María esperando bebé está representado el amor a la vida, el derecho a vivir de todas las personas.

Nosotros los niños y las niñas podemos compartir el amor a la vida, trabajando juntos por la paz, orando a Dios para que se haga realidad el derecho a la vida de todos y todas en Colombia para que podamos disfrutar de ella, para que nadie la interrumpa, ni la hiera, ni la maltrate y a gozarla plenamente.

Para conversar - Qué cosas podemos hacer para cuidar la vida? - Cuáles son los compromisos que nos pide Dios para que podamos disfrutar de la vida? Oraciones para la Novena de Aguinaldos Oración inicial Dios que eres papá y mamá de todas las niñas y los niños, te pedimos con humildad este día y en la Navidad que nos ayudes a vivir en el amor, como amigos, como hermanos para cumplir el deseo del niño Jesús, que también es nuestro.

Queremos que todos los niños y niñas de Colombia y del mundo puedan vivir en paz, con el amor y cuidados de nuestras familias.

Amén (tres veces el Gloria) Oración a María María, mamá del niño Jesús y también nuestra, en medio de la noche nació Jesús, nuestro hermanito, en la pobreza del pesebre.

Tu supiste cuidarlo y mimarlo, le enseñaste a amar y vivir. El aprendió de ti a ser fuerte y valiente.

Te pedimos que en Colombia en nuestros hogares, aprendamos a cuidar la vida de todos y que confíen en Jesús.

Acompáñanos esta Navidad y siempre para hacer de éste un mundo mejor, sin odios ni violencias.

Amén (Avemaría).

Oración a San José José, esposo amoroso de María y papá del niño Jesús: tu cuidaste también al niño Jesús, lo recibiste con amor y lo educaste con tu ejemplo.

Conociste con tu familia, el desamparo de los que huyen de la violencia, cuando el rey Herodes quiso matar a tu hijo. Enseñaste al niño Jesús a ganarse la vida con el trabajo.

Te pedimos aquí reunidos que en todas las familias de Colombia no falte nada de lo necesario y que protejas a todos los que huyen de la guerra y de las violencias, particularmente a nuestros niños y niñas para que no sean explotados ni maltratados.

Amén (Padrenuestro, Avemaría y Gloria) Oración al Niño Jesús Niño Jesús: tú fuiste un niño como nosotros, creciste y aprendiste a vivir en el amor y en el perdón.

Pedimos tu protección para la vida de todos los colombianos y, para hacer todo lo posible para que termine la guerra, que todas nuestras familias tengan lo necesario para vivir y en nuestras casas todos gocemos de respeto y comprensión.

Niñito Jesús, en esta Navidad tu naces de nuevo en nuestros corazones. Nosotros te recibimos, te pedimos que también tú bendigas los esfuerzos de las niñas y los niños que buscan la paz.

Amén.

Gozos Dulce Jesús mío mi Niño adorado ven a nuestras almas ven no tardes tanto.

Oh sabiduría sagrada del Dios soberano que al nivel de un niño te hiciste un hermano.

Oh Divino Niño ven para enseñarnos la prudencia que hace verdaderos sabios.

Oh luz de los cielos, sol de eternos rayos que entre las maldades tu esplendor veamos, que en el evangelio todos descubramos que te hiciste hombre para acompañarnos.

Del débil auxilio del secuestrado amparo, consuelo del triste, luz del desplazado, que cuando dolores y penas sintamos, siempre recordemos que estás de nuestro lado.

Rey de las naciones, Emmanuel preclaro de Colombia anhelo, pastor del rebaño.

Niño que apacientas con suave consejo ya la oveja arisca ya el cordero manso.

Abranse los cielos y llueva de lo alto esa buena nueva que tanto esperamos.

Oh Divino Niño ven para enseñarnos la justicia que hace un pueblo de hermanos.

Oh raíz sagrada de José que en lo alto presentas al mundo tu luz como guía.

Dulcísimo niño que has sido llamado lirio de los valles, bella flor del campo.

Ven que ya Colombia prepara sus brazos, sintiendo tu paz en tiempo cercano.

Ven que ya tu iglesia con anhelo santo se dispone a darte en amor sagrado.

Ven Salvador Nuestro por quien suspiramos.

Ven a nuestras almas ven no tardes tanto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.