Secciones
Síguenos en:
UNIVERSITARIOS MÁS SARDINOS Y ESPECIALIZADOS

UNIVERSITARIOS MÁS SARDINOS Y ESPECIALIZADOS

Las pintas, los gestos, los grupos y las costumbres que recorren pasillos y salones de las universidades delatan una realidad: los jóvenes se tomaron las aulas. Las imágenes cotidianas de los centros educativos podrían remitir a los desprevenidos visitantes a escenas de colegios. Los muchachos que llegan a las universidades ya no son los mismos de antes, ahora son aquéllos que acaban de dejar los colegios, la recogida del bus y las reuniones de padres de familias. Además llevan consigo una serie de características.

La edad es una de ellas. Cada día son más sardinos. Es una tendencia que se da tanto en la universidad pública como en la privada. En la Universidad del Valle, por ejemplo, ocho de cada diez estudiantes tienen menos de 25 años, y uno de cada 20 tiene 16 y 17. Mientras que en la Javeriana el 58 por ciento está entre los 16 y 20 años. Y en el Icesi el 76 por ciento oscila entre los 19 y 25.

Aunque para algunos la edad puede resultar lo de menos, es lo demás. Los estudiantes de bachillerato salen a una edad temprana de los colegios e inmediatamente ingresan a la universidad. Por un lado, ello se debe a la iniciación temprana de la escolaridad y la a corta duración del ciclo preuniversitario , dice Américo Calero en una investigación sobre el perfil del estudiantado en Univalle.

Hay quienes afirman que se trata de estudiantes que provienen de una formación poco teórica y con una capacidad de lectura muy reducida. Es un personaje formado en los medios audiovisuales, de poco interés y motivación por la escritura y la lectura , señala Lugardo Alvarez, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas, de acuerdo con un estudio que está realizando.

Para seleccionar su carrera, éstos sardinos han tenido en cuenta como principal factor las tendencias del mercado y las posibilidades laborales.

Actualmente en las siete universidades de la ciudad priman los planes técnicos o los que tienen mayor incidencia en el mercado como Administración de Empresas, que tiene 3.775 estudiantes en Cali; Ingeniería Industrial, con 3.707 y Contaduría. Mientras tanto, las humanidades cada vez son más abandonadas. Escogen las carreras que ellos perciben que en un futuro les va a permitir tener un mejor ingreso y una situación económica buena, pues tienen más posibilidades laborales , señaló María Victoria Costa, jefe de Investigaciones de la Universidad Javeriana.

Es un signo y reflejo de la época. Hay un auge de saberes útiles, de lo inmediato, lo rentable. Y una visualización más recortada de la humanidad. Es parte de las grandes diferencias de los universitarios de hoy con épocas pasadas. Antes había una repartición equitativa entre el bloque de las humanidades y las carreras técnicas , señaló Alvarez. Recuerda que en los 70 había unestudiante más interesado en vincular su formación al conocimiento de problemas nacionales y a un intento de participación en actividades que conllevaran a cierta transformación social. Ahora hay una tendencia a buscar la especialización en un campo .

Así, la relación con la sociedad es otra. Por ejemplo, contradiciendo lo que se especula, un 73 por ciento de los estudiantes de la univeridad pública se declararon partidarios de ideologías de centro y no de izquierda. Y solo la mitad se siente responsable de la seguridad ciudadana, mientras que la prioridad en todos los centros docentes es el bienestar de la familia. Para sorpresa, la tercera parte de los estudiantes de Univalle rechaza el compromiso con la solución de los problemas de los grupos menos favorecidos.

Y es que el interés va por otro lado. Ahora es más individual. Todos los estudiantes están preocupados por su futuro. En la Javeriana, un 46 por ciento quiere dedicar sus esfuerzos a la creación de empresas, lo mismo sucede en el Icesi. En Univalle, cuatro de cada diez estudiantes desean fortalecer su espíritu empresarial.

Pero eso no quiere decir que el universitario de hoy es frívolo, despolitizado y egoista, apunta Calero. O que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que sucede es que son diferentes, y sus actitudes no son más que el reflejo de la sociedad .

Y al parecer la universidad, en especial la pública, se quedó rezagada ante las demandas de los muchachos. La universidad pública no estaba preparada para recibir esos estudiantes, debe modernizarse y plantear otra cosa , dijo Alvarez. En el pizarrón: borrón y métodos nuevos Cuando se miran las estadísticas del número de estudiantes, se confirma que en las universidades se siguen asentando las carreras técnicas. Lo que para muchos es una tendencia al facilismo. Se vive la formación de un hombre superespecializado en un campo y desconoce el resto del contexto en el que se mueve. Hay que aspirar a la formación de un hombre más universal. Y formar personas dirigentes con una visión transformadora de la sociedad , piensa Lugardo Alvarez.

Eso es algo que ha comprendido la Universidad del Valle, que actualmente plantea una reforma a su sistema educativo. En el fondo, se trata de un freno a la división tajante entre las humanidades y la ciencia. Los cambios se iniciaron el semestre pasado, cuando se implementó el programa de Estudios Especiales. Empezó con 475 alumnos. Es una especie de ensayo piloto sobre lo que debería ser la nueva educación universitaria. Y la idea es que arranque en forma a partir de agosto próximo.

Los planteamientos iniciales abordan dos aspectos: la formación integral y la flexibilidad curricular. El primero acerca al estudiante a una visión integral del mundo, y el otro le permite conformar su propio plan de estudios.

Inicialmente se ha planteado un año básico de estudios, que serviría como nivelación de conocimientos; un ciclo de fundamentación, que probablemente sería de dos años.

En éste se adquiere formación en ciencias y humanidades, independientemente de la carrera elegida. Y finalmente, un ciclo profesional, donde se da la especialización.

La duración de la carrera dependería del estudiante, pues de acuerdo con su capacidad de avance la podría realizar en cinco años o más. Los cambios implican también variaciones en la prácticas pedagógicas.

Una transformación del papel del maestro. Así, durante ésta semana, el centro universitario definirá los nuevos caminos que recorrerá la educación pública de Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.