Secciones
Síguenos en:
CAEN CONTRATOS ADICIONALES DE PTAR

CAEN CONTRATOS ADICIONALES DE PTAR

Nuevamente ayer dieron de qué hablar las consultorías y las asesorías de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Cañaveralejo. A mediados de 1996 la Personería habló de contratos paralelos y sin soporte técnico, pero el expediente lo remitió a la Procuraduría, y no se sabe qué ha pasado con la investigación.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Ayer, la junta directiva de las Empresas Municipales de Cali (Emcali) dio por terminados dos contratos adicionales con el consorcio consultor colombo-japonés Nitogoi y con la firma colombiana Piu por más de 1.570 millones de pesos.

Al mismo tiempo, pidió informes detallados sobre la justificación de los contratos de consultoría de esas dos firmas, cuya gestión tiene, según la Dirección Jurídica de la Alcaldía, semejanzas e incluso suscitó el año pasado enfrentamientos entre los directivos de esas firmas.

A partir del estudio de esos informes la junta directiva debe decidir si se terminan o renegocian los contratos con Piu y Nitogoi.

En el contrato celebrado con el consorcio Constructora Norberto Odebrecht-Mitsubishi-Degremont, por 83 millones de dólares, para la construcción de la planta, no se encontraron reparos legales. El jefe jurídico del municipio, Carlos Alberto Martínez Cabal, señaló que si la junta decide terminarlo por razones financieras, de acuerdo con el contrato, deberá contar con el concepto previo de la Overseas Economic Corporation Foundation (Oecf), banco japonés que financia el proyecto.

El contrato también dice que si no hay acuerdo entre las partes la decisión de terminar el contrato debe ser tomada por un Tribunal de Arbitramento. Veedurías Ciudadanas y miembros de junta de Emcali han pedido más claridad en las cifras pues al término de las obras, en el año 2000, el valor se acercaría a los 200 millones de dólares.

El gerente de Emcali, Juan Fernando Burgos, quien ayer insistió en que los contratos se han efectuado a partir de que la misma junta ha designado comisiones para su estudio y su aprobación, atribuye el incremento en el valor final, especialmente, a la devaluación del peso.

Luis Emilio Sardi, directivo de Emcali, ha cuestionado que en el consorcio figuren los mismos licitantes que pidieron el doble del valor original del contrato y que los costos, precisamente, se eleven a la cifra planteada por aquellos.

No más Otrosí La junta directiva dio por terminados dos contratos denominados Otrosí suscritos con Nitogoi y Piu. Con la primera de esas empresas se suscribió por 1.483 millones de pesos. El jefe jurídico del municipio, Carlos Alberto Martínez, explicó que en este caso se cambió el objeto contractual cuando se pretende que el apoyo logístico a que se comprometió Emcali sea cumplido por parte del consultor, para justificar un pago adicional .

En cuanto al Otrosí otorgado a Piu por 90 millones de pesos, se concluyó que tampoco tiene justificación. Martínez, quien es miembro de la junta de Emcali, dijo que no tienen sustento técnico toda vez que de sus condiciones resalta que ellos se suscribieron por cuanto la construcción de la Ptar no inició en la fecha prevista, lo que imponía que los consultores no ejercieran su tarea y no recibieran pago durante ese tiempo .

La junta pidió informes sobre justificación, obligaciones contractuales desarrolladas, anticipos y actas parciales canceladas por Emcali y cuáles tareas han presentado imposibilidad de cumplimiento.

El proyecto Ptar se inició desde 1986 y durante este tiempo se han invertido más de 12 mil millones de pesos, antes de iniciarse las obras.

De las asesorías La Dirección Jurídica de la Alcaldía insistió en que cinco contratos por 822 millones de pesos bien pudieron ser realizados por funcionarios de Emcali. Sin embargo, la decisión de la junta de Emcali quedó pendiente de un informe de interventoría.

Según el gerente Juan Fernando Burgos, en la junta se planteó que continuaría el contrato de Mario de Francisco Martínez, por 400 millones de pesos, para asesoría en programación y revisión de programas de administración financiera del proyecto y todo lo relacionado con trámites y manejo oportuno de los fondos suministrados por los entes que participan en el proyecto.

También el de Claudia Zamorano y Cía, por 95 millones, para buscar la exoneración de impuestos a Emcali pues la Ptar es una obra de carácter ambiental. No sé precisó por qué esa tarea no la realiza la entidad.

De los otros tres contratos suscrito con Enrique Sinisterra (168 millones por consultoría en programación de diseño y revisión de programas de trabajo); Henry Salazar (110 millones por consultoría en las áreas técnicas de topografía mecánica y sanitaria) y la ex funcionaria del municipio Ximena Palau (49 millones por apoyo a trámites ante organismos gubernamentales, particulares nacionales y extranjeros).

En cuanto a la interventoría a cargo de Inesco, la Dirección Jurídica pidió considerar que este contrato termina el 3 de febrero de 1998, es decir, a seis meses de iniciación de la construcción de la Ptar. Esto implica que en caso de que esa firma siga la interventoría se debería prorrogar 30 meses, lo que sería posible si ello no implica un contrato adicional superior al 50 por ciento del valor del contrato. Por ello habría que pensar en una licitación para ese fin .

Reactor para el 98 Hasta el año próximo quedó aplazada una decisión para la construcción del Reactor V de la Planta de Puerto Mallarino.

El gerente de Emcali, Juan Fernando Burgos, dijo que la junta directiva dejó ese proyecto para la próxima administración por lo apremiante de la situación económica y los pocos días que restan de este año, lo cual es razonable .

Miembros de la junta señalaron que si bien la obra es importante y necesaria, no se declaró la urgencia manifiesta para tomar en los próximos meses una decisión. La Comisión de Institutos del Concejo no encontró reparos en este proyecto ni en la Ptar y pidió la continuidad de ambas obras.

La construcción del Reactor, según técnicos de Emcali, permitiría sacar a mantenimiento y modernización la Planta de Tratamiento del Río Cauca.

En octubre pasado surgió una polémica cuando Emcali se aprestaba a decidir un concurso para realizar la obra en tres partes (Bocatoma-desarenador, reactor y filtros), que en suma cuestan 15 mil millones de pesos. Camacol y otros estamentos cuestionaron el manejo de esa contratación.

Emcali informó luego que por razones técnica no había adjudicado las obras. El Reactor tiene asegurado un crédito de la Financiera de Desarrollo Territorial-Findeter.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.