Secciones
Síguenos en:
NO HAY VIGILANCIA:

NO HAY VIGILANCIA:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Señor Director En mi condición de damnificado gravemente de una de las ya incontables entidades financieras quebradas en el último año, he llegado a la triste y dolorosa conclusión: 1o. La tal vigilancia de la Superintendencia Bancaria se concreta a una aburrida y cansona cuña radial, que se escucha cada vez que un banco o corporación trata de infundir confianza en los ingenuos ahorradores; cuando tal organismo supuestamente de control sale a la palestra es para informar que este o aquel ente financiero quebró y que los ladrones de cuello blanco se robaron el dinero. La tal vigilancia realmente no existe o es totalmente ineficaz. 2o. El tan mencionado seguro de depósito tampoco es real, pues el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras Fogafín solo cumple el papel de intermediario, ya que es de la suma que el ahorrador tiene depositada de donde se paga el porcentaje que se entrega al damnificado como contentillo; es, pues, una farsa, un engaño.

Ahorrador desplumado Neiva

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.