UNA SOLA MISA Y 70 MATRIMONIOS

UNA SOLA MISA Y 70 MATRIMONIOS

En una ceremonia sin antecedentes en el país, tratándose de parejas que vivían en unión libre desde hace muchos años, ayer se celebraron simultáneamente 70 matrimonios en una misma parroquia de un populoso barrio, al occidente de Medellín.

14 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

La comunidad de Belencito se volcó al templo de Santa Catalina de Siena para presenciar la celebración y acompañar a las parejas, algunas de las cuales llevaban hasta 20 años de vida en común, sin la bendición de la Iglesia.

Uno de los momentos más emocionantes de la concurrida celebración, cumplida a las cuatro de la tarde, fue cuando los 190 hijos de las parejas se acercaron a sus padres para hacerles entrega de las argollas matrimoniales.

La ceremonia de ayer sólo es comparable con la registrada en 1968, durante la visita de su santidad Pablo VI a Colombia. En esa ocasión, 105 parejas de los distintos rincones del país contrajeron matrimonio para irse a vivir juntos por primera vez.

Ayer, la pareja más joven la conforman un hombre de 20 años y una mujer de 17 y, la mayor, los dos tienen 50 años.

La ceremonia la presidió el padre Héctor Fabio Díaz Henao, quien hace cinco años llegó al sector y produjo un verdadero revolcón religioso dentro de la comunidad. Conformó varios grupos de oración y participación comunitaria, que han creado una convivencia muy grande en el barrio, habitado por gente de escasos recursos y personas humildes de extracción campesina.

Parte de la labor del presbítero ha tenido que ver precisamente con el apoyo brindado a la unidad familiar, acorde con las enseñanzas del papa Juan Pablo II, cuando promueve a la familia como el núcleo de la educación moral, cristiana y social.

Antes de que el sacerdote pudiera decirles la consabida sentencia sacramental: Yo los declaro marido y mujer , transcurrieron cuatro meses de preparación, que comenzó con una labor de convencimiento en torno a las bondades del matrimonio católico.

Para ello, el padre acudió al texto del Evangelio que dice que todo hombre que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón ; y de esta manera invitó a los cónyuges para que se pusieran en paz con Dios y con ellos mismos.

Antes de impartirles la bendición, los nuevos esposos oyeron la carta de San Pablo a los Efesios (Cap. 11 vers. 25-33) donde el apóstol les dice: Esposos amen a sus esposas, como Cristo amó a su Iglesia y se entregó por ella . Luego respondieron al salmo 103, que les anuncia que Dios es compasivo y misericordioso y finalmente atendieron al evangelio de San Marcos (10/6-9) que recuerda que el esposo deja a su padre y a su madre y se une a su esposa y los dos llegan a ser una sola carne ... y por eso lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre .

El barrio Belencito le regala a la Iglesia 70 nuevas familias que después de muchos años de vivir en unión libre se van a casar y vamos a vivir este acontecimiento con mucha alegría, cuando el mismo Estado quiere poner en entredicho la fuerza y la importancia del matrimonio católico, al rasarlo por lo más bajo , precisó el presbítero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.