PESCA POR SATÉLITE EN GUAPI

PESCA POR SATÉLITE EN GUAPI

Los negros de Chamón, curtidos por el sol y la pobreza, estuvieron a punto de soltar la risa cuando les dijeron que iban a aprender a pescar con aparatos de orientación satelital y con sondas de sonido.

14 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Pero si ni siquiera sabemos cómo usar una nevera , pensó Carlos Bermúdez, uno de los habitantes Guapi, un caserío de la costa pacífica caucana en donde la ducha de agua potable y el teléfono son todavía inventos desconocidos.

Por eso, este hombre, experto en el arte de manejar canoas con la intuición y especialista en detectar bancos de peces mediante el presentimiento, asistió con un poco de incredulidad a la capacitación que les ofreció por el proyecto de Modernización de la Pesca Artesanal, financiado por entidades estatales y privadas.

Bermúdez no faltó a ninguna clase y finalmente descubrió un mundo nuevo.

Aprendió a trazar las rutas de viaje en la pantalla del Geographical Location Position, más conocido como GPS, un aparato que utiliza las señales de los satélites para evitar que las embarcaciones se salgan de sus rumbos.

Al principio solo veía manchones en la pantalla, pero poco a poco pude identificar coordenadas y encontré posibilidades de viajar mar adentro sin riesgo de perderme , dice este pescador que anteriormente se sentía a la deriva del destino cada vez que se alejaba por varios días de la costa de Guapi en busca de una buena pesca.

Al igual que Bermúdez, otros pescadores de ocho comunidades de esta zona del Cauca empezaron a combinar la tecnología de los GPS con las enseñanzas de los abuelos, que les regalaron la sabiduría de orientarse mediante las brújulas del alma y el cuerpo.

En la niñez aprendimos a movernos en canoas con los consejos de los más viejos y por eso no vamos a olvidar esos conocimientos, pero también reconocemos que ahora podemos desplazarnos con mayor seguridad, e incluso podemos identificar bancos de peces con las ecosondas , señaló Francisco Dimas, otro de los beneficiados con el proyecto.

Es como una calculadora , dijo Dimas al tratar de describir las teclas y el monitor de la sonda que proyecta la sombra que producen grupos de peces a unos 260 metros bajo el agua. El aparato funciona con señales de sonido.

Este artefacto y el GPS, que caben en una mano, fueron incorporados a la estética criolla mediante su instalación en baldes azules y blancos, con grabados de frutas, que a su vez fueron fijados con tornillos sobre trozos de madera.

Esa es una manera de acondicionar la tecnología a nuestro estilo , explicó Luis Eduardo Colorado, otra de las 200 personas que integran este proyecto impulsado por la Red de Solidaridad Nacional, la Fundación Eduardoño, el Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (INPA) y la corporación para la Información, Investigación y Desarrollo (FID).

Estas entidades entregaron a ocho grupos solidarios, cada uno de ellos conformado por cinco familias, un total de ocho GPS y ocho ecosondas. Pero además de estos aparatos electrónicos, los pescadores recibieron ocho lanchas en fibra de vidrio con sus respectivos motores fuera de borda. La inversión ascendió a 150 millones de pesos.

Futuro a todo motor Las embarcaciones fueron adquiridas mediante créditos de la Caja Agraria y serán pagadas por las comunidades mediante las ganancias que producirá la nueva pesca, que pasó de la parsimonia de la canoa a la velocidad del motor.

Este pago se facilitará mediante el incremento de los volúmenes de pesca, pues los equipos y las lanchas permitirán hacer faenas más allá de las cinco millas náuticas , dijo Eduardo Díaz, gerente de la Red de Solidaridad.

Díaz considera que la actividad de los pescadores crecerá unas cinco veces y señaló que actualmente se adelantan otros proyectos similares con 25 comunidades de la Costa Pacífica de los departamento de Cauca y Nariño, de Puerto Leguízamo y Vichada.

Para garantizar el mantenimiento del proyecto en Guapi, las entidades especializadas en servicio técnico brindarán asesoría durante dos años a los pescadores. La idea es sacarle el mejor provecho a los equipos y generar otros proyectos productivos con las comunidades.

Entre estas comunidades hay mucho potencial y lo demostraron mediante sus ganas de organizarse y de aprender a manejar los equipos, pese a que en la zona se registran altos niveles de analfabetismo , dijo Hiroshiko Kaneko, de la Fundación Eduardoño.

Kaneko, un japonés especializado en ingeniería de pesca, fue uno de los encargados de seducir a los pescadores de Guapi con la magia electrónica del GPS.

Este aparato es fundamental en la actualidad para la orientación de los pescadores y su uso se masificó luego de la guerra del Golfo Pérsico , explicó.

Pese a que en otros países este tecnología es de uso común, los pescadores de Guapi no pueden evitar sentirse como científicos de la NASA cada vez que hunden las teclas de los aparatos y marcan las coordenadas de regreso a sus caseríos de madera, construidos sobre el agua morada del río Guapi.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.