Secciones
Síguenos en:
EL USO DE LA BICICLETA PUEDE GENERAR IMPOTENCIA SEXUAL

EL USO DE LA BICICLETA PUEDE GENERAR IMPOTENCIA SEXUAL

Si quiere usted pasear en bicicleta, debe tener cuidado. Y el problema no es sólo la cantidad de ejercicio, es la presión que se desarrolla sobre la ingle. En resumen, un problema delicado de impotencia masculina.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Así lo hizo saber Irwin Goldstein, urólogo del Centro Médico de la Universidad de Boston. Goldstein, no hace otra cosa sino tratar a hombres impotentes. Lo ha estado haciendo por 20 años y está interesado no sólo en tratar la impotencia sino en comprenderla.

Una y otra vez escucho: desde que salí en la bicicleta, especialmente luego de que me resbalé sobre la barra , dice. Goldstein ha estudiado el efecto de la bicicleta sobre la potencia y su diagnóstico es sombrío. Calcula que ve seis casos de impotencia relacionada con una bicicleta cada semana.

El problema es la anatomía contra el asiento de la bicicleta. Su cuerpo está diseñado para que cuando se siente, su peso quede distribuido sobre dos huesos sentables a los lados de los huesos pélvicos que tiene al frente. Estos están protegidos por músculo y grasa y no contienen arterias o nada de importancia que pudiera ser aplastado por su peso. El área está hecha para sentarse sobre superficies planas, como las sillas.

Pero el asiento de una bicicleta es mucho más estrecho que una silla. Cabe entre estos huesos sentables con una pequeña protuberancia contra su ingle. Es en esta área donde el cuerpo ha puesto nervios y arterias que llevan al pene. Estas arterias son responsables del flujo de sangre que causa erecciones. Si se aplastan, la sangre no puede llegar al pene. Sin sangre en el pene, no hay una erección.

Cuando se sienta en una bicicleta estrecha, hay una reducción del 66 por ciento en el flujo de sangre. En un asiento ancho, hay sólo una reducción del 25 por ciento.

Una vez aplastadas, las arterias no siempre se recuperan. Y el dolor o adormecimiento que siente luego de un largo paseo no es sólo una inocente inconveniencia, podría significar problemas.

Pondría usted entre 100 y 150 libras de peso sobre la arteria que le conecta al corazón? , pregunta Goldstein. Por qué habría la gente de poner 150 libras sobre la arteria que conecta al pene? , afirma Goldstein. .

John McConnell, director del departamento de urología en el Centro Médico Suroccidental de la Universidad de Texas en Dallas dice que muchos casos de impotencia relacionada con la bicicleta que él ve resultan de un trauma: un doloroso encuentro entre el hombre y este tubo del cuadro.

Y los problemas varían. Pudiera ser una erección insostenible porque la sangre puede llegar al pene, pero las válvulas dañadas no pueden mantenerla ahí; o pudiera ser un cese de la función, si la arteria está tan aplastada que la sangre ni siquiera puede llegar al pene; o problemas para eyacular por una disminución en la sensación.

Muchos casos que ve el doctor son resultado de lesiones recibidas años atrás. En estos casos, el trauma temprano es un factor de riesgo que puede empeorar por cualquier cosa que tape las arterias, como el tabaquismo o la diabetes.

Los hombres que pasean muchas millas en bicicleta, comprimiendo frecuentemente la arteria y causando un frotamiento de las paredes de la arteria, pueden también desarrollar un tejido de cicatrización que puede taparla.

En general, Goldstein calcula que hay alrededor de 100 mil hombres que tienen problemas con la impotencia por daños relacionados con la bicicleta.

Y las mujeres tampoco se escapan al problema. Cuando hizo encuestas entre los miembros de un club ciclístico del área de Boston, Goldstein escuchó no sólo historias de impotencia entre los hombres, sino quejas sobre una menor sensación sexual y de deseo entre las mujeres. La constitución de la mujer en esta área en particular es similar a la del hombre y Goldstein sospecha que ocurren lesiones similares en la mujer.

Los defensores del ciclismo señalan que hay otros beneficios tan grandes de este deporte, como los que ofrece al sistema cardiovascular, que es erróneo alentar a la gente para que lo deje. Sin embargo, es bueno protegerse, porque no todo deporte cuida todo el cuerpo, y con la bicicleta se puede apreciar el problema.

Tomado de Los Angeles Times

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.