Secciones
Síguenos en:
EXPECTATIVAS

EXPECTATIVAS

Mucho se ha hablado y escrito acerca de las características que deben tener los líderes colombianos. Pero no habíamos visto una aproximación al tema tan original y tan rica en conclusiones bien fundamentadas, como la investigación realizada por Enrique Ogliastri, PhD, cuyo resumen publicamos hace un par de días.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

El destacado profesor hizo un detallado análisis de la prensa escrita - tomando una semana como muestra y encontró lo siguiente : se espera de nuestros líderes - integridad impecable, desempeño exitoso, capacidad de negociación, sensibilidad social, buena planeación y orientación a la acción. Varias reflexiones suscitan estos hallazgos.

Es un mal síntoma el hecho de que la ética aparezca en lugar tan destacado y con amplia ventaja sobre los demás atributos del liderazgo. Es algo tan obvio - una condición sine qua non- que no debería quitarle espacio a otras características que si pueden ser opcionales. Pero como la ética es tan escasa en nuestra clase dirigente, es natural ( tristemente) que aparezca encabezando la lista de conductas preferidas.

Una hoja de vida con hechos concretos a su favor es una solicitud lógica en un país que se encuentra hastiado de promesas. Solo quienes tengan algo específico que evidencia su capacidad de logro, deberían tener la posibilidad de encabezar el cambio. Medio país ya entiende esto. Sin embargo la restante mitad sigue embobada con el vibrato y el refrán.

La capacidad de negociación es una habilidad que a primera vista sorprende que esté entre las de mayor acogida. Pero cuando se repasa la lista interminable de conflictos sin resolver- y se suma el costo que estas disputas representan para la sociedad, no es de extrañar que se esté buscando dirigentes con el talento para conciliar posiciones. Este es tal vez el atributo más difícil de encontrar porque los líderes que se nos viene a la cabeza, en mayor o menor grado representan a un bando en algún o todos los temas y no parecerían tener la capacidad de trascender y convertirse en catalizadores de consensos.

La sensibilidad social es algo que se había venido perdiendo entre los tecnicismos de la economía y la retórica de la política. Ojalá adquiera el relieve que demanda un caso tan crítico como es la realidad nacional, pero sin demagogia ni populismo.

Líderes que planeen bien y tomen decisiones que rindan frutos abundan en la actividad privada pero brillan por su ausencia en la vida pública. Por eso nos gusta la presencia de empresarios y ejecutivos en los asuntos de gobierno ; se inocula el virus de la productividad.

Evaluar - bajo estos criterios- a los futuros dirigentes nacionales en todos los campos, sería una buena manera de escoger mejor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.