UNA ESCUELA PARA COLEGIOS

UNA ESCUELA PARA COLEGIOS

Los niños aprenden mientras los grandes se perfeccionan. Esos son los dos objetivos que se propuso hace cerca de un año William López al abrir su escuela de equitación. Y los cumplió al pie de la letra.

04 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

Poco a poco y debido a su reconocimiento ya que es el número uno en ese deporte varios colegios del norte de la ciudad han requerido de sus servicios para que inicie a sus estudiantes.

Desde los cuatro años, niños y niñas, le toman amor a los caballos y conocen uno de los artes que se creía reservado para pocos: la equitación.

Allí comienzan a identificarse con el animal, quererlo hasta llegar a conformar un binomio.

Es una tarea de paciencia, en la cual los jóvenes tienen experiencias que son difíciles de encontrar en otro deporte.

En ese ambiente familiar que tiene la escuela, algunos padres se recrean con la naturaleza mientras sus hijos aprenden.

Otros, que desde tiempo atrás practican ese arte, lo perfeccionan. Ahora con dos nuevos elementos muy llamativos para ellos. una pista de cross armada con elementos naturales: árboles, troncos, ramas secas y hasta un pozo que sirven para darle valentía al caballo y al jinete. Es una experiencia difícil de hallar en otro lado.

La complejidad del terreno la transforma en un deleite para quien la recorre y la conoce.

En su defecto, está otra nueva pista de cross en donde los jóvenes y los caballos nuevos se inician con saltos muy pequeños.

Además, para quienes deseen tener su propio caballo se construyeron diez nuevas pesebreras. La idea es dar cupo a otros ejemplares, tanto experimentados como nuevos y entrenarlos para competencia.

Sin embargo, en lo que más se labora y se tiene cuidado es en los jóvenes de los colegios. En algunos casos, cuando se conforman grupos grandes de muchachos se les presta el servicio de transporte.

En este momento los más asiduos aficionados son los del colegio San Patricio y próximamente ingresaran los alumnos del colegio Andino.

Otros prefieren ir en familia a la escuela que está al frente del cementerio Jardines del Recuerdo, 500 metros antes del club Los Arrayanes.

Toman sus clases y realizan una jornada diferente.

López es reconocido a nivel nacional también como entrenador de binomios. Por ejemplo Juan Carlos García, quien en este momento está en los mundiales de equitación en Estocolmo, fue un jinete echo por él. Lo mismo el caballo Buenos Aires, en el cual logró varios triunfos internacionales.

Pero no es el único. A Jorge Andrés Barrera logró coronarlo como campeón infantil latinoamericano, con Alejandro Davila salió campeón nacional infantil y juvenil.

Por eso ahora quiere enfatizar en su etapa como entrenador de las nuevas generaciones. Y en los colegios hay mucho potencial para realizar esa tarea...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.