ORDENABA GASTOS Y PAGOS SIN SER GERENTE

ORDENABA GASTOS Y PAGOS SIN SER GERENTE

El 31 de julio de 1996, según decreto 2003, Roberto Enrique Jacobo Caicedo fue desvinculado de la gerencia de la Corporación de Turismo de Cundinamarca (Corturismo) en etapa de liquidación.

12 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Sin embargo, Jacobo Caicedo manejó los destinos de la entidad hasta el 16 de noviembre de 1996, ordenando gastos y pagos que sobrepasan los 100 millones de pesos.

Esa es una de las conclusiones que arrojó la auditoría realizada por la entidad a Corturismo y cuyos resultados fueron revelados ayer.

El informe de la Contraloría señala que los problemas de Corturismo comenzaron al no designarse a una persona para manejar el proceso de liquidación de la empresa.

En la auditoría se encontró un pago de 2 millones 850 mil 301 pesos a favor del ex gerente por concepto de la elaboración del acta final de liquidación de Corturismo.

Al respecto hay una normatividad -Ley 200 de 1995- que obliga a todo funcionario que se retira de su cargo a entregar los elementos, equipos y documentos bajo su custodia, sin cobrar suma adicional , añade el informe de auditoría.

Para la labor de liquidación se encargó a la Secretaría General de la Gobernación quien simultáneamente manejaba la liquidación de los institutos departamentales de Tránsito y Transporte, de Valorización y de Aguas y Saneamiento.

Además, por razones que se desconocen, el proceso de liquidación se congeló entre el primero de agosto y el 18 de noviembre de 1996 , cita el documento que en otro aparte afirma que el ex funcionario, entre el 2 de agosto y el 17 de noviembre, expidió certificaciones relacionadas con el cumplimiento de órdenes de trabajo, prestación de servicios y suministros por 44 millones 719 mil 939 pesos.

En la tesorería también se encontró, según la auditoría, un número considerable de órdenes de pago sin apropiación ni disponibilidad presupuestal por cerca de 68 millones de pesos. Los soportes de algunas de estas órdenes de pago se refieren a certificaciones expedidas por personas desvinculadas de la entidad que seguían actuando como gerente, jefe de la sección administrativa y jefe de la división financiera , advierte el informe.

La Contraloría también halló supuestas irregularidades en la cancelación de obligaciones. Por ejemplo, se pagaron sueldos y prestaciones por encima de lo ordenado por la ley. El informe no detalla las sumas ni las cuantías.

Tampoco se descontó a los funcionarios lo correspondiente a pensión y seguridad social; Corturismo canceló cesantías sin estar autorizada, ya que esta labor, consideran los auditores, le corresponde al Departamento Administrativo de Desarrollo Humano.

De igual, Jacobo Caicedo autorizó verbalmente a empleados de Corturismo para laborar entre el primero de agosto y el 17 de noviembre de 1996, pese a que estos estaban desvinculados de la entidad desde el 23 de julio. Esta situación originó erogaciones en el presupuesto del departamento por más de 37 millones de pesos.

Al término de la auditoría, la Contraloría de Cundinamarca evidencia la no coordinación en la proyección y elaboración de un plan de acción y la inexistencia de un adecuado sistema de control interno por parte de la entidad y de la misma gobernación durante el período que duró la liquidación.

Esto sin duda alguna originó las irregularidades disciplinarias y los detrimentos que posiblemente transgredan el ordenamiento punitivo , concluye el informe de auditoría.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.