Secciones
Síguenos en:
FIBRAS Y MUCHOS LÍQUIDOS

FIBRAS Y MUCHOS LÍQUIDOS

Una de cada seis personas sufren de estreñimiento. Cuáles son las principales causas? Cómo corregirlas, y cuándo consultar?

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
10 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Hay una serie de preguntas en torno al tema que se tratarán de resolver a continuación.

Qué es En términos generales se le define como una alteración digestiva crónica o esporádica que implica la disminución de la frecuencia con la que se va a defecar. También se definen como estreñimiento: la necesidad de pujar y agotarse para vaciar el intestino, sentir la necesidad de ir al baño pero no poder expulsar el contenido, o dejar pasar bolitas duras como piedras.

La frecuencia normal o regular varía de una persona a otra. Puede ser de tres veces al día o de tres veces a la semana. Sin embargo, para la mayoría de las personas, es ir al baño una vez al día, a la hora en que el organismo se acostumbra, sin esfuerzo y sin dolor.

Además de la sensación de llenura y la flatulencia o distensión abdominal que acompañan el estreñimiento, pueden presentarse dolor de cabeza, mal aliento y lengua blanca, cansancio, dificultad para concentrarse, pérdida del apetito, afecciones en la piel.

Por qué.- El paso de los alimentos a través del organismo involucra músculos, nervios y el cerebro para controlar y dar las órdenes. Por lo tanto, la motilidad intestinal o actividad muscular necesaria para el tránsito de la comida por el canal alimenticio se ve afectada por múltiples circunstancias. Entre las cuales, se citan: - La cantidad de comida ingerida.

- La calidad de la misma o composición química.

- El estado emocional, el estrés.

- Las hormonas y bacterias intestinales.

- Las hormonas femeninas.

- Problemas en la boca, primer escalón del proceso digestivo.

- Abuso de algunas sustancias tales como cafeína, alcohol.

- Ciertos medicamentos.

- Problemas fisiológicos u orgánicos.

- Falta de ejercicio o vida sedentaria.

- Circunstancias especiales tales como el embarazo.

- Estadía prolongada en la cama por enfermedad o cirugía.

Estilos de vida.- El estreñimiento puede ser ocasional y pasajero si se registra en su vida un cambio significativo.

Tal es el caso de los viajes o de un cambio en la rutina cotidiana. Se observa especialmente cuando la persona se traslada de un continente a otro o a un país en donde existen marcados cambios de horario. Además de los trastornos de sueño, la persona sufrirá de cambios en los hábitos intestinales, en el apetito, y en la energía en general.

Pero no será únicamente el cambio de horas el que lo afectará sino también los nuevos y distintos alimentos, el agua y las comodidades en su instalación. Se trata aquí, en forma especial, del baño: en excursiones, por ejemplo, éste puede ser compartido con compañeros de habitación, hecho que incomoda a no pocos.

Cuando esto sucede, pueden pasar días y hasta semanas antes de que se recuperen los ritmos normales. A veces es necesario facilitar durante uno o dos días el tránsito intestinal con algún laxante suave, de origen vegetal. Se recomienda, de todos modos, aumentar la cantidad de fibra en los alimentos y no dejar de tomar de 8 a 10 vasos de agua y otros líquidos al día.

El estreñimiento puede igualmente sentirse cuando se presenta un cambio en la rutina cotidiana que le implica a la persona tener que apresurarse antes de salir de casa. Si suele ir al baño por la mañana, una diferencia de media hora le puede afectar. En efecto, el estrés y la ansiedad producirán cambios en su motilidad intestinal en algunos casos específicos tales como: si entra más temprano a la universidad o a la oficina, si antes de llegar a su trabajo debe dejar a los hijos en el colegio, si interrumpe la rutina de ejercicios.

Pasajero o crónico.- Durante los primeros años, son los niños los que más dificultades tienen para ir al baño con regularidad. Después, a partir de la adolescencia, son las mujeres las que resienten la dificultad. De hecho, con gran frecuencia este problema se presenta debido a las hormonas femeninas, durante los días que anteceden a la menstruación y después de dar a luz.

Entre los adultos mayores, el estreñimiento afecta por igual a ambos sexos. Se calcula que una de cada tres personas entonces debe acudir a la ayuda de un laxante. Esto empeora la situación: el habituarse a su efecto puede llevar a la persona a sufrir de un estreñimiento crónico ya que los músculos del tracto digestivo se vuelven perezosos. Antes de que esto suceda, es preciso solicitar la ayuda de un profesional, generalmente gastroenterólogo.

Qué hacer.- En sus primeras etapas o cuando es un estreñimiento ocasional, la solución puede estar en un cambio en la dieta cotidiana. Se citan aquí dos puntos: - Fibras. Mucho se ha insistido en su importancia. No se debe hablar de una sino de varias fibras: el grupo de fibras que actúan sobre el volumen de las heces, y aquellas que promueven un tránsito más ágil por el tracto intestinal.

* El consumo mínimo de fibras diarias debe ser de entre 30 y 50 gramos, comprendidos en por lo menos 300 gramos de los alimentos que las contienen.

* Es importante variar: el salvado solo no es suficiente, como tampoco lo es la fibra de trigo. Se deben combinar con otras fuentes y utilizar diversos grupos de alimentos varias veces al día: frutas y verduras frescas, cereales, leguminosas.

* Frijoles, garbanzos, lenteja son fuentes ricas de fibra. Todas las frutas y verduras, sin excepción. Frutas secas como higos, dátiles, uvas y ciruelas pasas. Nueces: maní y nuez del Brasil, almendras. Avena en hojuelas, cereales (numerosas presentaciones comerciales contienen fibras), arroz y pan integrales, todos los productos hechos a base de harina integral.

* La papa, sancochada o asada con su fibra aporta fibra.

Líquidos. Para que las fibras actúen y cumplan su función contra el estreñimiento, es preciso tomar cantidades suficientes de agua.

* Se deben tomar por lo menos 2 litros de líquido al día (8 vasos).

* Es preferible tomar agua pura.

* Distribuya los líquidos a lo largo del día. Tenga siempre a la mano un vaso y una botella para tomar de a poquitos, lentamente, para evitar la sensación de llenura ( embuchado ) * Jugos, sopas, preparaciones a base de leche, yogur, helados (cuando no hay problema de exceso de peso), son algunas alternativas.

* Evite las bebidas alcohólicas.

* El exceso de café y otras bebidas con cafeína (té, algunas colas, chocolate) indican a menudo estreñimient

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.