LAS ESCULTURAS DE GULLIVER

LAS ESCULTURAS DE GULLIVER

Bernar Venet es un minimalista convencido; busca la esencia y prescinde del detalle. Pero, además, es un artista instintivo, que no le teme al sentido de las proporciones. Sus esculturas son descomunales y pueden proyectarse varios metros en el espacio abierto. Una exitosa carrera profesional que ya completa treinta años y el hecho de haber trabajado con diversos materiales, le permite experimentar con todos los materiales que pasaen por su mente, aunque el más conocido de todos es el acero.

08 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

Su trabajo inicial tenía una actitud mucho más sobria, estéticamente hablando; le importaba la identidad del material utilizado (brea, neme, carbón, cartón). Numerosas piezas realizadas en brea en 1963, así como sus pilas de carbón apilado, se convirtieron en esculturas que confirmaban su gusto por lo sobrio; por un arte más de contenido que de forma.

Venet, artista, coleccionista, constructor de muebles, dibujante dramático y escultor, nació en 1952, cerca de Niza. Desde los 10 años supo que quería ser artista.

A los 22 años hizo una serie de esculturas con carbón de palo. Buscaba demostrar el hecho de que el arte no es una expresión decorativa: es una cultura. Con dicha serie logró darle una nueva definición a la escultura, pues eran obras sin una forma específica. Logró obras que podían trasnsformarse, sin que el concepto desapareciera.

Son trabajos difíciles y no están hechos para venderse ni para decorar paredes, pero que sí definen su forma de entender su papel de artista: Se hace arte porque tiene que hacerse; porque es un compromiso moral con la vida; porque es una cuestión cultural y porque me permite buscar nuevas definiciones de lo que es .

Su objetivo de hacer esculturas sin formas específicas se cumplió. Eran obras de 5 toneladas que podían cambiar de sitio y de forma sin que se alterara su labor intelectual. Fue así como logró crear el concepto de antiforma y de arte en movimento.

Luego descubrió que estar envuelto en un proceso cultural implica que las ideas cambian; entonces buscó un nuevo lenguaje relacionado con las matemáticas. Trabajó el concepto de la línea: líneas agrandadas, detenidas o simplemente curveadas.

Esta es la primera muestra del artista en Colombia. Para realizarla tuvo que cancelar una exhibición en Seúl (Corea). Decidió venir a Bogotá porque le pareció excitante mostrar su trabajo ante otro público y en un entorno geográfico distinto al conocido.

Simultáneamente, la Galería Tovar & Tovar, que exhibió su trabajo por primera vez hace dos años, mostrará a lo largo del mes una serie de sus dibujos más recientes y de esculturas de menor escala.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.