EL GOBIERNO ANTICIPA LAS METAS ECONÓMICAS DE 1991

EL GOBIERNO ANTICIPA LAS METAS ECONÓMICAS DE 1991

El Gobierno del presidente Virgilio Barco calculó que la inflación del año 1991 no estará por encima del 24 por ciento y que la devaluación tampoco superará el 25 por ciento. El cálculo inicial de la inflación para 1990 se situó en 24 por ciento. Luego, en 26 por ciento, pero estudios privados la aproximan a 28 por ciento.

03 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

De ordinario, los Gobiernos no hablan anticipadamente de la devaluación, para evitar corrientes especulativas. Los estimativos para 1990 apuntan al 30 por ciento. Hoy, teniendo en cuenta el año completo de julio de 1989 a julio de 1990, la devaluación está en 32 por ciento.

Se prevé una moderación durante el resto del año para cerrar en 30 por ciento. El tipo de cambio promedio de 1991 se previó en 636 pesos.

Las previsiones sobre crecimiento del producto nacional para 1990 están, en las fuentes oficiales, en 3 por ciento y, para 1991, en 3.5 por ciento. Ya algunos estudios sobre 1990 hablan de 3.5 por ciento.

La tasa de desempleo, que hoy se encuentra en 10.7 por ciento, bajará, según los mismos cálculos del Gobierno, al 9 por ciento al final de 1990 y así se mantendrá durante 1991.

Los ingresos por impuestos de rentas para 1990 se situaron, dentro de las mencionadas estimaciones, en 705.677 millones de pesos. Y para 1991, en 950.961 millones.

Los recaudos por impuesto a las ventas (IVA), para 1990, aluden a 608.616 millones de pesos. Para 1991, 790.834 millones.

Por impuestos nacionales, los recaudos de 1991 bordean los dos billones 812 mil millones de pesos. Es decir, la mitad del presupuesto nacional del mismo año. El resto de recursos se origina en rentas de establecimientos públicos y en crédito.

Estas cifras fueron enviadas por el presidente Barco y su ministro de Hacienda, Luis Fernando Alarcón, al Congreso, para ahondar la información que el Gobierno considera indispensable esté en manos de los legisladores, como elementos de juicio en el estudio del proyecto de presupuesto de 1991.

También se destaca una reserva para los incrementos salariales de 1991, equivalente al 20 por ciento de las nóminas oficiales de la nación.

Si se observa que, de ordinario, los ajustes suelen aproximarse a la inflación del año anterior (y esta ya se calcula en 28 por ciento), por dicho concepto, solamente, ya se estaría formando un déficit cercano a los 100.000 millones de pesos.

Con otros agravantes: los problemas de orden público demanda mayores recursos. Igual ocurre con el programa de apertura de la economía. Y con el control de la inflación, que suelnormalmente fuerza a reducir el gasto público.

Ya es de conocimiento general que los gastos de funcionamiento crecerán en 28 por ciento, según el proyecto de presupuesto de 1991, mientras que la inversión apenas lo hará en cinco por ciento.

En síntesis, hay grandes restricciones para gastar y cada día mayores necesidades por cubrir. El menor gasto oficial reduce la expansión en los medios productivos y del empleo.

El descenso de la tasa de desempleo al 9 por ciento al final del año se soporta en que, tradicionalmente, el comercio engancha personal extra para atender las compras decembrinas.

La vigencia de un dígito en el desempleo en 1991 se apoya en el supuesto de que aumentará la producción, dentro del programa de apertura, para conquistar una mayor porción del mercado internacional. Mucho está por verse.

El anuncio del nuevo ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, en el sentido de que su primera prioridad será combatir con decisión la elevada inflación, hace prever extrema cautela en el gasto público.

Ello repercutiría en la menor disponibilidad de recursos para conceder subsidios y crédito en condiciones blandas, destinados a fomentar la producción y las exportaciones.

Así, hay directrices identificadas para ejecutarlas en el inmediato futuro y problemas reales que vienen de atrás y cuya solución depende de la conciliación entre los nuevos postulados y la urgencia de darle la cara a tanto lío.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.