LA FUERZA PÚBLICA DESPEJARÁ VÍA AL LLANO

LA FUERZA PÚBLICA DESPEJARÁ VÍA AL LLANO

El bloqueo de la Vía al Llano, a la altura del peaje Pipiral, que la tarde de ayer completaba más de 36 horas, fue aprovechada por personas oportunistas para quienes no hubo trancón que impidiera inundar con sus productos y servicios la congestionada carretera.

10 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

En la mañana de ayer, mujeres, hombres y niños ofrecían a las víctimas del bloqueo comestibles con precios muy por encima de lo normal. De esta manera, un plato de fritanga no se conseguía por menos de 5.000 pesos; mientras que un pequeño jugo de lulo en agua ya alcanzaba la suma de 1.800 pesos. La gaseosa, por su parte, en tamaño pequeño, era ofrecida a 800 y la bolsa más pequeña de agua a un valor de 500 pesos; productos de mayor demanda dado el insoportable calor que tuvieron que enfrentar las personas trancadas en la vía.

Pero no solo en la comida hubo especulación, motociclistas y conductores de campero estaban cobrando 5.000 pesos por persona transportada hasta Villavicencio. La situación trató de ser controlada por funcionarios del Instituto de Tránsito Municipal de Villavicencio, que una vez enterados de la situación ordenaron que no se podía cobrar más de mil pesos por persona, ya que el peaje Pipiral está ubicado a solo 25 minutos del casco urbano de la capital del Meta.

Sin embargo, fueron muchas las personas que tomaron la determinación de caminar un trayecto de cuatro horas para llegar a la ciudad. Otros, en cambio, prefirieron seguir a pie su camino en sentido contrario para ubicar un vehículo que los transportara hacia la capital del país.

Entre tanto, los organizadores del paro tuvieron que ceder ante la presión de la gente y dejaron pasar a los vehículos más pequeños; mientras que los camiones, mulas y carrotanques continuaron bloqueando la vía. A muchos de estos vehículos, sus conductores les sacaron el aire de sus neumáticos para impedir que fueran movilizados por la fuerza pública.

Pero mientras que las personas buscaban la manera de salir del lugar, los semovientes que eran transportados hasta la capital del país ya empezaban a sentir el rigor de su encierro, ante la falta de agua y alimento.

Hora cero De otra parte, ayer en Villavicencio se cumplió un consejo de seguridad en el que tomaron parte el Ejército, la Policía, el Gobernador del Meta y representantes del DAS, la Fiscalía y la Procuraduría. Al término de esta reunión se determinó que si los promotores del paro se negaban a desbloquear la vía por las buenas, se autorizaba a la fuerza pública para iniciar el despeje.

El gobernador del Meta, Alfonso Ortiz Bautista, dijo que era necesario judicializar las acciones de despeje por cuanto las personas que promovían el paro se mostraban intransigentes en torno a un tema que ya fue discutido y sobre el cual no va a haber ninguna variación Aunque al cierre de esta edición no se había definido la hora cero para iniciar la movilización de vehículos, se agotaban las vías del diálogo en torno al tema, ya que el presidente de la Asociación de Camioneros de Colombia, Javier Suárez Rodríguez, manifestó que no cesarían el movimiento de protesta hasta tanto el Instituto Nacional de Vías no reconsiderara una renegociación de tarifas en el cobro del peaje, que según ellos tiene un aumento de 323 por ciento.

Así mismo, Eduardo Espinel, presidente de la junta directiva de la Cámara de Comercio de Villavicencio emitió un comunicado en el cual afirma que el Comité Coordinador para el manejo de la Vía, el cual representa a los gremios económicos y productivos de la región, rechaza el movimiento de protesta y niega de manera categórica el respaldo a cualquier tipo de acciones que puedan cometer, tras considerar que obstaculiza los acuerdos y negociaciones a los que ha llegado con el Instituto Nacional de Vías.

Carlos Alberto Villegas, director seccional del Invías, dijo que le parece absurdo que tras un acuerdo que se hizo con los representantes de los sectores productivos y en el cual hubo concertación, aparezca un gremio, que no asistió a las reuniones, a obstaculizar sin fundamento el proceso.

La Vía se encuentra bloqueada desde las siete de la mañana del lunes, a la altura de la caseta de peaje de Pipiral, a unos 15 kilómetros de la capital del Meta, desde las siete de la mañana.

Los promotores del paro hacen parte de la Nueva Agremiación de Camioneros de Colombia, una entidad de transportadores de carga, prácticamente desconocida, que se constituyeron el pasado 1 de septiembre. Cuenta también con el apoyo de los miembros de la Asociación Nacional de Transportadores (Asotrans), que representan a las empresas de pasajeros Los transportadores estacionaron tres tractomulas en la caseta de peaje, impidiendo el paso de automotores en ambos sentidos.

Cerca de dos mil vehículos, en su mayoría de turistas que pasaron el puente festivo en el Llano, así como transportadores de pasajeros y carga de la región, permanecían a lado y lado de la vía esperando una solución. Otros, se devolvieron hasta Villavicencio, para tomar la llamada vía alterna, que pasa por los municipios de Villanueva, El Secreto, San Luis de Gaceno, Santa María, Guateque y El Sisga.

Por esta carretera el recorrido total entre Villavicencio y Santa Fe de Bogotá se hace en unas siete horas, es decir tres horas más que por la vía principal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.