DE TURISMO POR TUNJA:

DE TURISMO POR TUNJA:

09 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Señores Boyacá 7 días Tunja es tal vez la ciudad más motejada se le conocen los de: La muy noble y leal, la ciudad de los tesoros escondidos, capital internacional de la cultura, ciudad universitaria y otros más, títulos justificados ampliamente. Pues en la capital boyacense en cuatro cuadras a la redonda y desde la plaza de Bolívar y en otros sitios no lejanos de allí se concentran más de mil años de historia y en ellos la síntesis de la memoria del pueblo colombiano.

Y si hablando en términos de posmodernidad aquí en Tunja, se encuentran resumidos algunos de los derechos humanos culturales, derechos llamados de la segunda generación, por ser de carácter colectivos vitales para reafirmar la nacionalidad colombiana.

Así que aquí es posible encontrar reflejada la influencia del arte morisco que directamente recibió la península Ibérica en época de sometimiento Arabe, lo más destacado de las manifestaciones de arte religioso en sus distintas joyas arquitectónicas que son sus iglesias por ello no es raro ver a nuestro paso gentes foráneas degustando con lentitud estas maravillas.

Por ejemplo. El panóptico de San Agustín pieza colonial que por fortuna se encuentra al cuidado y conservación del Banco de la República, donde funcionara la universidad más importante de Colombia en el siglo pasado, aulas desde las cuales se producían ideas y proyectos asimilados rápidamente por la naciente República génesis del pensamiento político, filosófico, y económico fue el radicalismo colombiano que convirtió a Tunja en eje de la vida nacional desde donde se decidía la suerte y destino de los colombianos. Vinieron a graduarse en ella estudiantes del Colegio Mayor del Rosario como el caso de Mariano Ospina Rodríguez luego fundador del partido conservador.

El Bosque de la República, sintetiza el terror del paso en 1816 de las huestes pacificadoras de Pablo Morillo que al mando del Coronel Miguel de la Torre; que su estadía en los campos y poblados boyacenses fueron, días cruciales de tormento; testimonio de ello El paredón de los Mártires al frente del cual se levantó el cadalso para pasar por las armas a los insurgentes simpatizantes, auxiliadores o partícipes de la gesta libertadora. Entre otros patriotas fueron sentados el primer jefe federalista de la Nueva Granada y el gobernador del estado José Cayetano Vásquez, quien dijo para la posteridad quien muere por la patria muere en él eternamente ; en ese lugar hay dos estatuas que los recuerdan; claro ahora mutiladas por los vándalos, desconocedores de los que estos sitios representan para nuestras mentalidades colectivas. Lo mismo se predice del famoso paredón o de lo que queda ahora de él.

El paso de la dictadura del jefe supremo Gustavo Rojas Pinilla, tienen su testimonio aquí en la plaza de Bolívar al construir los más altos edificios hasta entonces en Colombia precisamente en aquel sitio sacrificando el patrimonio histórico de aquel costado.

Son tantos los tesoros que esta ciudad esconde que los entendidos recomiendan dedicar una semana entera para saborearlos con detenimiento en compañía de especialistas de ser el caso.

No es raro por ello encontrar que organismos internacionales como lo ha hecho la ONU, consideren que desde Tunja podría crearse un circuito turístico de proporciones tan amplias que sería en la década de los noventa la más próspera industria de América Latina.

Sin embargo no hay el ánimo de dar conservación a estas reliquias el escaso presupuesto asignado cuando se hace no es suficiente para sostener lo que podría ser en un futuro patrimonio histórico de la humanidad, si se tuviera esa visión.

Así que muchos boyacenses al llegar a esta ciudad nos conformamos con darle tres vueltas al perro y emprender regreso a nuestros sitios de origen sin enterarnos lo que significa estar en la Hidalga ciudad de Tunja.

Por ahora y sin mayores pretensiones podría agregarse a los otros el título de ciudad histórica, pero sin ánimo de conservarse.

Carlos Barrera Martínez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.