Secciones
Síguenos en:
AL SECTOR PETROLERO LE PODRÍA HABER LLEGADO SU PROPIO INTEL

AL SECTOR PETROLERO LE PODRÍA HABER LLEGADO SU PROPIO INTEL

CASI LA MITAD de las reservas de gas natural del mundo están sepultadas en lugares remotos. Con ellas se podrían satisfacer las necesidades de energía del planeta durante una generación. Pero el costo de extraerlas y transportarlas es gigantesco. Y el sector petrolero lleva más de medio siglo en busca de la fórmula para convertirlas en recursos fáciles de movilizar.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

La elusiva fórmula parece haberse materializado. Al menos eso dice Syntroleum Corp, una diminuta empresa de Tulsa, Oklahoma, que aspira a convertirse en el Intel del sector petrolero. Así como Intel convirtió sus chips en el alma de las computadoras personales del mundo, Syntroleum aspira a que buena parte del combustible que se consuma en el planeta lleve el sello en la sombra de su nueva tecnología. Si tiene éxito, la firma de 40 empleados podría transformar docenas de remotos campos de gas ociosos en verdaderas minas de oro.

Al parecer, Syntroleum no está delirando. Ya convenció a dos petroleras _Texaco y Atlantic Richfield_ que habían realizado sus propias investigaciones en busca de la fórmula y usarán bajo licencia la tecnología de Syntroleum. Royal Dutch/Shell y Exxon desarrollaron sus propias fórmulas para convertir gas en hidrocarburos.

La de Syntroleum es el producto de las reflexiones de Kenneth Agee, un ingeniero químico, sobre las investigaciones de los Nazis y los gobiernos sudafricanos de la época del Apartheid. Los embargos petroleros los llevaron a convertir gas en líquidos mediante un proceso complicado y costoso que combina el gas y el oxígeno a altas temperaturas para crear gas sintético. Luego se hace reaccionar la mezcla con un catalizador a base de cobalto para producir un hidrocarburo.

Agee decidió prescindir del oxígeno puro para hacer el proceso más económico y eficiente. Y quería desarrollar un catalizador que no produjera un líquido demasiado espeso. Con US$25.000 que aportaron amigos y familiares, Agee comenzó a experimentar en el patio de su casa.

Cuando llenó los primeros tubos de ensayo de petróleo líquido, su hermano Mark entró en escena. Consiguieron los primeros US$600.000 y construyeron una pequeña planta piloto. En 1993, cuando intentaban conseguir US$75 millones para construir una más grande llamaron la atención de las petroleras, que intentaron comprar a la pequeña firma o convencerla de darles contratos exclusivos de licencia. Los hermanos se resistieron. Se imaginan lo que habría pasado con las PC si Bill Gates le hubiera dejado el negocio a IBM? , pregunta Mark. Su alternativa fue un contrato de licencia parecido a los del sector informático que le permite a Syntroleum usar información de una petrolera para mejorar su proceso de conversión y compartir el resultado con otras petroleras.

Eso ha convertido a Syntroleum en la catalizadora de un flujo de tecnología entre empresas rivales que acelera el desarrollo de un proceso esencial para el futuro del sector.

_Peter Fritsch

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.