UN CARNAVAL DE CUERNOS

UN CARNAVAL DE CUERNOS

La reina Isabel de Castilla conversaba con el rey de los hunos, Atila, cuando estalló la pólvora y volaron las serpentinas. En una de las esquinas de la Avenida de los Fundadores, entre tanto, el emperador de los aztecas, Moctezuma, le acomodaba la capa a don Gonzalo Jiménez de Quesada.

08 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Aquello, en verdad, parecía el sueño histórico de la confraternidad universal. Habían llegado las cuadrillas con sus matachines, lo más importante de la fiesta, la consumación por excelencia de los Carnavales de Riosucio.

A las 12 del día, con uno de esos soles similares a los que brillan en el mar Caribe, comenzaron las comparsas a mover sus hombros y a bailar por las calles. Era como ver un carnaval de Rio de Janeiro en miniatura. Sonaron las maracas, retumbaron los tambores y silbaron las flautas traveseras.

Estaban allí, esplendorosos y aún vivos, Los dioses del ayer , una cuadrilla que trajo a Rapcot, el dios del sol con cabeza de halcón, y a Centurión, el dios del fuego.

La de los Grandes protagonistas de la historia mostraron a un Adolfo Hitler y a Manuela Beltrán moviendo las caderas con una parodia musical de La lancha , mientras Cristóbal Colón se contorsionaba con Indira Gandhi.

Luego aparecieron Los murciélagos vampiros , que satirizaban a los gobernantes egoístas y crueles que le chupan la sangre al pueblo. Y después, los integrantes de Fantasías del Brasil que cantaron, a ritmo de lambada, que en el mundo ya no existe el amor porque el que domina es el terror.

En el centro del desfile zigzagueaban los Cornudos y cornudas , que anunciaron entre redobles de tambores: Nuestra sociedad es un ente gestante de cornudos y cornudas. Unos cómplices, otros ignorantes de los cuernos que nos izan los políticos y los patronos, y otros que brotan por la falsedad e infidelidad del ser amado .

Y antes de llegar a la plaza de San Sebastián, la comparsa de Piratas y corsarios , a ritmo del Cha cha cha del tren, protestaba por los altos cobros en las tarifas de los servicios públicos y porque la gente ya no quiere trabajar.

Entre tanto, Campamento gitano , una de las más hermosas comparsas, integrada por un grupo de maestros, entonaba estribillos al Diablo y al cerro del Ingrumá, que se levanta soberbio en una punta de la ciudad. Ellos pidieron que, por favor, no más vicios, para que la juventud colombiana pueda progresar en paz.

Y atrás, las Deidades satánicas con Alastor, el severo, y con Belial, el rebelde altanero, y con Belzebú, el tenebroso, y con Ukobach, el insigne creador de las frituras, y con Alrinach, la catastrófica señora de los vientos, y con Xaphan, el que avienta a todos los granujas a la olla hirviendo.

Entre la multitud estaba Alina Parra, una bella universitaria de Medellín, con unos verdes ojos incrustados en una piel morena, que echaban chispas y que llamaron la atención de la concurrencia. Tú debes ser la novia del Diablo, porque tus ojos echan fuego , le dijo alguien, y ella sonrió entre orgullosa y perversa.

Fue un día movido, donde todos se enorgullecían de tener el Diablo en el cuerpo, bailando y cantando, y recordándoles a los extraños que Satanás no es tan malo como lo pintan. Por lo menos el de Riosucio, que fue capaz de unir a los indios, a los blancos y a los negros, cuando se iban a matar por un pedazo de tierra.

Todo fue un espectáculo de la imaginación de los riosuceños que, con su culto al Diablo lograron atraer a la ciudad a investigadores europeos, asombrados por ese hermoso y peculiar folclor, único en el mundo.

A un lado de la iglesia de San Sebastián, entre tanto, el Diablo, al que le dicen groserías a las 4 de la mañana, según un niño campesino, espera ser incinerado mañana miércoles, último día de carnaval.

Entonces todos le dirán: Salud, rey , mientras alzan sus calabazos de guarapo de caña, la champaña con sabor a fuego dulce, que sólo saben fabricar los audaces paisas de Riosucio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.