Secciones
Síguenos en:
EL CÓLERA NO ESTÁ CONTROLADO ESTÁ ERRADICADO

EL CÓLERA NO ESTÁ CONTROLADO ESTÁ ERRADICADO

Hace dos años, el 10 de marzo de 1991, apareció el cólera en el país. El afectado fue un hombre que vivía en una comunidad a veinte kilómetros de Tumaco (Nariño), cerca de la frontera con Ecuador. Luego, el mal se extendió por toda la Costa Pacífica, la Atlántica y el centro del país, dejando al descubierto múltiples problemas sociales, económicos y de higiene, especialmente de las comunidades de Nariño, Cauca y Chocó.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Hoy, se reconoce a Colombia como uno de los países más exitosos en materia de atención y prevención del cólera. En el país --según datos del Ministerio de Salud--, desde que apareció se han presentado 29.981 casos, de los cuales 451 mortales, un número que resulta bajo si se compara con los de otros países.

Pero, además de este balance favorable, internamente --aunque parezca irónico-- la epidemia del cólera deja cosas positivas: agua, acueductos, alcantarillados, mejores sistemas de comunicación y cambios notables en los hábitos de higiene de las comunidades.

Los logros colombianos fueron presentados la semana pasada durante la reunión andina de ministros de Salud, en Perú. El viceministro, Wolfang Munar Angulo, informó que se llegaron a registrar 3.000 casos mensuales, cifra que ahora no pasa de 50.

De no haberse enfrentado con éxito la epidemia --dice el ministro de Salud, Juan Luis Londoño--, el número de muertos pudo haber sido de 600 durante 1992, año en que fallecieron 160. Los cinco millones de dólares invertidos por el Ministerio de Salud en el programa tuvieron la más alta rentabilidad social. Aunque llenan de optimismo las cifras anteriores, el Gobierno y la comunidad no pueden bajar la guardia. En la reunión en Perú apareció evidencia clara sobre el repunte del cólera en los primeros meses del año en la Argentina, Perú y Ecuador. Ello indica la necesidad de reforzar acciones de impacto .

Para Carlos Iván Rodríguez, jefe de emergencias y desastres del Ministerio de Salud, es innegable que las acciones de vigilancia epidemiológica deben continuar, lo mismo que las campañas de educación, los barridos sanitarios o las visitas casa por casa para orientar y educar a la comunidad; la adopción de nuevos hábitos de higiene y el manejo adecuado de aguas, alimentos y basuras. El cólera no se ha erradicado, está controlado . Agua, más agua A la mala calidad del agua y a la falta de acueductos y alcantarillados se atribuyó en gran parte la aparición del cólera en Colombia.

Se decidió entonces montar sistemas primarios de recolección y purificación de aguas y se diseñaron programas de construcción de acueductos y alcantarillados, muchos de los cuales ya están en ejecución.

Este año daremos un impulso definitivo al mejoramiento de los hábitos higiénicos de las comunidades en riesgo, como las de Chocó, Nariño y el sur de la Costa Atlántica, y a la provisión de agua potable y alcantarillado , dijo Londoño.

En los dos años anteriores se planearon, diseñaron y financiaron algunos de estos programas. Ahora vamos a terminar acueductos y alcantarillados en los 45 municipios con mayor incidencia del cólera, incluyendo los de Nariño y Cauca, Leticia y todos los del Chocó, con recursos casi de 20.000 millones de pesos , agregó.

Igualmente, se diseñaron proyectos para Bahía Solano, Punta Coquito (Urabá), Riohacha y otras regiones ampliamente afectadas por la epidemia.

En cuanto a la disposición de basuras y eliminación de excretas, se pretende mejorar los sistemas respectivos en cuanto sea posible.

Debido a que la incidencia del cólera en Colombia ha sido mayor entre las personas adultas que entre los jóvenes y los niños, se reorientarán algunos programas para responder a esta realidad.

Ante la menor incidencia en las mujeres y los niños, las acciones de comunicación tendrán que tener más impacto sobre la población de hombres adultos (en este grupo se ha registrado el 60 por ciento de los casos). Igualmente, se buscará una mayor participación comunitaria, para que la misma ciudadanía elabore sus cartillas y mensajes y participe en la ejecución de los programas , explicó Rodríguez.

A diferencia de otros países andinos, en donde los afectados por el cólera mueren en los centros de atención, en Colombia, en un 98 por ciento, la mortalidad es extrahospitalaria, lo que quiere decir que la gente no alcanza a llegar a los centros o simplemente no se acercar a ellos.

Más que la calidad de los servicios de salud, el problema es de sistemas de transporte, telecomunicaciones y cobertura. En esto también estamos trabajando. Se han invertido más de cien millones de pesos en radiocomunicaciones. Las zonas de alto riesgo tienes sus equipos, entrelazados con la capital para informar diariamente sobre el comportamiento de la enfermedad , dice Londoño.

Así, para algunos municipios, la llegada del cólera fue el punto de partida para solucionar problemas básicos. Inicialmente, se pensó que todos sus problemas los debían resolver las autoridades de salud y se quiso tomar el cólera como la puerta para salir de la pobreza, pero la gente entendió que no todo depende del ministerio, ni de la salud, y que en esta medida se ha hecho lo que se ha podido , dijo Rodríguez.

De todas maneras, para las autoridades sanitarias, aunque se avanza por buen camino y hoy los casos son mínimos, todavía queda mucho por hacer, especialmente en cuanto a terminación de obras y aumento de la cobertura de la educación de la comunidad. Todo caso sospechoso, con diarrea, vómito y calambres, es motivo de alarma y atención inmediata. EL MUNDO ENCOLERIZADO Un total de 26.717 nuevos casos de cólera y 697 muertes fueron notificados a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en lo que va corrido del presente año. Según los datos, Malaui es el país más afectado por la enfermedad con 13.294 casos y 141 muertes; Bolivia tiene 2.523 casos y 94 fallecimientos; Argentina, 982 y 21; Brasil, 960 y 18; Guatemala 217 y 3; Nicaragua, 215 y 9; El Salvador, 99 casos; Honduras, 35; Surinan, 35; Panamá, 30; Belice, 7, y Paraguay, 2. En el continente africano, además de Malaui, figuran Zimbabue con 3.997 casos de cólera y 170 muertes; Zambia, con 2.894 y 161; Mozambique, con 1.427 y 80 muertes. Desde su aparición, en 1991, el cólera sigue en aumento en algunos países. Así, en Perú, se ha registrado la escandalosa cifra de 500.000 casos en ese lapso. En Colombia, en lo que va corrido del presente año, se han registrado 96 casos y dos fallecimientos. Algunas comunidades se han visto afectadas esporádicamente, entre ellas, las del municipio de Ricaurte, al sur del departamento de Cundinamarca, donde se registró una emergencia que dejó un muerto y seis hospitalizados. En Centroamérica, la situación no es menos preocupante. Con un total de 4.559 casos confirmados y 280 muertos, Guatemala es el país del área más afectado por la enfermedad. En El Salvador, la bacteria apareció un mes después y causó, hasta la fecha, un total de 81 muertes y 9.231 casos; en Panamá se informa de 3.640 casos y 84 muertos desde septiembre de 1991, y en Nicaragua, de 3.032 casos y 43 muertos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.