NACIONAL EXTENDIÓ SU REINADO CONTINENTAL

NACIONAL EXTENDIÓ SU REINADO CONTINENTAL

El equipo Atlético Nacional de Medellín (Colombia) se impuso anoche a los Pumas de la Universidad Autónoma de México (UNAM) por 4-1 y se adjudicó la Copa Interamericana de Fútbol. En el partido de ida, realizados hace ocho días, el Nacional también habían vencido a los mexicanos en el estadio Atanasio Girardot de Medellín, por marcador de 2 a 0. Este es el segundo campeonato contienental que gana el Atlético Nacional, pues el 31 de mayo del año pasado se había coronado campeón de la Copa Libertadores de América al vencer en tiros desde el punto penal al Olimpia de Paraguay.

02 de agosto 1990 , 12:00 a.m.

Los goles del conjunto colombiano fueron obra Jaime Jimmy Arango, en dos oportunidades, Oscar Galea Galeano y un autogol de defensor mexicano Abraham Navas. El descuento de los campeones de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf) fue marcado por el internacional Manuel Negrete, de tiro desde el punto penal.

El partido, jugado en el estadio Olímpico México-68 de esta capital, se inició con un dominio absoluto de los dueños de casa, que entraron presionados por el deber de remontar el marcador adverso de 0-2 para poder conservar su aspiración de llevarse el trofeo.

Los primeros minutos de juego fueron una verdadera herradura , donde los Pumas desplegaron todo su poderío ofensivo y arrinconaron a los colombianos, que a pesar de no desesperarse dieron algunas ventajas en su zona defensiva, en especial por intermedio de Luis Carlos Perea, quien cometió varias imprecisiones que fueron corregidas por su compañero Giovannis Cassiani y el portero René Higuita.

Sobre los 18 minutos se produjo la primera llegada clara de los aztecas, que por intermedio del ex mundialista Manuel Negrete estuvieron a punto de vencer a Higuita. Luego de una buena combinación, el internacional mexicano sacó un disparo seco que fue enviado al tiro de esquina por el portero del Nacional.

En ese momento, los Pumas eran un verdadera tromba incontenible para los colombianos, que no podían hacer nada para contener desde el mediocampo los avances de los locales y mucho menos para inquietar el arco defendido por el arquero Bernal.

Sinembargo, sobre los 20 minutos se produjo una jugada que indicó cómo sería el partido en adelante, porque fue el campanazo de alerta. Un rápido contragolpe comandado por el delantero Rubén Darío Hernández por poco termina en un autogol del defensor Ramírez Perales, quien casi baña con un sombrerito a Bernal, que debió esforzarse al máximo para enviar el balón al tiro de esquina.

A partir de ese momento los verdolagas colombianos empezaron a tomar confianza y se atrevieron a pasar al campo local, con rápidos y peligrosos contragolpes dirigidos por Hernández y Oscar Galeano. Y una de esas incursiones derivó en el tiro de esquina que originó el primer gol del juego. Cobra Rubén Darío Hernández a ras de piso y el defensa Abraham Navas, en su intento por despejar el balón, lo introdujo en su propio marco, por entre el primer palo y el cuerpo del portero Bernal. Corría el minuto 28.

Con la seguridad del resultado a su favor, los jugadores del Nacional se adueñaron del terreno, impusieron su ritmo y controlaron los tímidos avances de los delanteros mexicanos. El juego se enredó y las ocasiones de gol no volvieron a aparecer.

Sobre los 36 minutos, el técnico Mejía, obligado por la necesidad de remontar el marcador y anotar varios goles, incluyó a García Aspe en remplazo de Misdrahi, pero el cambio no produjo los efectos esperados. Por el contrario, los colombianos siguieron creciendo en su juego y el joven defensa Giovanni Cassiani se erigió como la figura de la primera parte, por su seguridad y oportunismo para hacer los cierres y corregir los errores de sus compañeros, en especial los de Luis Carlos Perea.

Poco cambiaron las cosas en el inicio del segundo tiempo. Los mexicanos, presionados por el marcador en contra, salieron con todo para tratar de nivelar el juego, pero se encontraron con un Atlético Nacional muy bien parado que tocaba el balón en la mitad del campo, imponía su ritmo y atacaba de contragolpe llevando el peligro al área de Bernal.

Los Pumas , a pesar de eso, llevaban la iniciativa, manejaban el balón, pero eran incapaces de inquietar al portero Higuita y romper la férrea marca de los suramericanos. Nacional, incluso, aprovechó el desespero de los locales, enviando sus dos delanteros, Hernández y Galeano, a que desbordaran por las puntas.

Y vino lo inevitable. La UNAM pagó el precio a su incapacidad ofensiva. Un contragolpe derivó en una falta. El cobro lo tomó Alexis García, sobre el primer palo Felipe Pérez peina el balón y, desde el punto de tiro penal, Jaime Jimmy Arango, quien había ingresado minutos antes por Rubén Darío Hernández, mete el disparo para el 2-0. Era el minuto 67 de juego.

Tres minutos después, cuando Nacional se dedicaba a aplicar el fuera de lugar, a tocar el balón y jugar con el desespero de los aztecas, un rápido contragolpe comandado por el capitán Alexis García terminó con una brillante definición de Oscar Galea Galeano para el lapidario 3-0. El delantero, desde unos 35 metros, levantó el balón sobre el golero Bernal y de globito lo anidó en la red.

A esa altura del partido, minuto 70, el equipo colombiano era absoluto dominador de campo y balón. El ingreso de Gustavo Misil Restrepo diez minutos antes le había dado el manejo y la seguridad necesarias no solo para mantener el resultado a su favor, sino también para aumentar la ventaja.

Totalmente descontrolados, los aztecas nada podían hacer para llegar con peligro al área verdolaga. En esa tónica se desarrolló el siguiente cuarto de hora, con UNAM atacando a punta de balonazos que eran fácilmente controlados por Higuita y los defensores nacionalistas y los delanteros colombianos divirtiéndose con la débil zaga mexicana.

Sobre el minuto 85, en una jugada aislada, el árbitro guatemalteco Pablo Escobar pita tiro penal, cuando el portero Higuita trabó dentro del área a un delantero azteca. Cobró Negrete y descontó para el 1-3.

Sinembargo, la tenue alegría de los locales duró apenas 120 segundos, pues en un contra ataque Jimmy Arango dio cifras concretas al marcador.

Al término del encuentro, Hernán Darío Gómez, director técnico del Atlético Nacional, señaló que los mexicanos nos dieron facilidades y nosotros las aprovechamos para realizar goles. No sé qué les pasó, pues en Medellín se mostraron diferentes . Agregó que la defensa de su equipo supo aguantar y reaccionó con efectividad en las jugadas de contragolpe, donde se marcó la diferencia , dijo.

Por su parte, el presidente del equipo mexicano, Guillermo Aguilar Alvarez, dijo que nos ganaron bien , al referirse al triunfo del Nacional. Y Manuel Negrete, anotador del único gol local, reconoció que se permitieron muchas ventajas y que especulamos demasiado .

Bajo la conducción arbitral del juez guatemalteco Juan Pablo Escobar, los equipos presentaron las siguientes alineaciones: Nacional: Higuita; Herrera, Perea, Cassiani, Gómez; R. Pérez, Felipe Pérez, Fajardo (Restrepo), Alexis García; Hernández (Arango) y Galeano.

Pumas : Bernal; Castillo (Patiño), Navas, Ramírez Perales, Suárez; Misdrahi (García Aspe), España, Negrete, Vera; Campos y García Postigo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.