ESTÍMULOS A EMPRESAS DE ZONAS FRANCAS

ESTÍMULOS A EMPRESAS DE ZONAS FRANCAS

El Gobierno tiene listo un decreto a través del cual se introducen reformas a la operación de las zonas francas del país en tres aspectos: cambiario, aduanero y de comercio exterior. En el primer caso, los usuarios de las zonas francas tendrán acceso a líneas de crédito en moneda extranjera con cargo a un cupo en divisas que asignará la Junta Monetaria al Fondo de Promoción de Exportaciones (Proexpo), al IFI o a otra entidad oficial.

01 de agosto 1990 , 12:00 a. m.

Las líneas de crédito al usuario se harán directamente en moneda extranjera y los compromisos derivados del préstamo se deben limitar exclusivamente al pago de capital y del servicio de la deuda.

Igualmente, el decreto recomienda al Departamento Nacional de Planeación establecer medidas especiales con el fin de fomentar la inversión colombiana en moneda extranjera en las zonas francas.

En el campo aduanero, se traslada el costo por pérdidas de mercancía, en cabeza actualmente de las zonas francas comerciales, al sector privado.

Los particulares deberán asumir la responsabilidad de cancelar los derechos de importación de las mercancías que sean sustraídas de los recintos que estén bajo su administración.

Esta es una alternativa para acabar los focos de contrabando que se vienen realizando a través de las zonas francas. El decreto, que está listo para la firma de Barco, faculta a la Junta Monetaria para que establezca cupos en dólares que manejarán entidades de fomento. También se incorporan medidas para evitar contrabando. Un nuevo esquema de financiación para las empresas ubicadas en las siete zonas francas del país, que incluye la obtención de créditos en moneda extranjera, pondrá en marcha el Gobierno antes del siete de agosto próximo.

Igualmente, aumentará con carácter de excepción los porcentajes de producción que pueden destinarse al mercado doméstico y cuyo tope actual es del 40 por ciento.

Las determinaciones están contempladas en un decreto que se expedirá en los próximos días, reformatorio de varias normas de la ley 109 conocido como Estatuto de Zonas Francas.

El nuevo esquema conserva la facultad que tienen los usuarios industriales de poseer y negociar toda clase de divisas convertibles dentro de la respectiva área, derivadas de operaciones de comerico exterior y cambios internacionales que correspondan a esta actividad.

Igualmente, queda vigente la autorización que tienen los inversionistas en zonas francas de mantener las divisas resultantes de las operaciones comerciales en depósitos o cuentas corrientes en bancos colombianos o del exterior.

El decreto, que está listo para la firma del presidente Virgilo Barco, introduce reformas en cuatro aspectos: cambiario, aduanero y de comercio exterior.

En el primer caso, los usuarios de las zonas francas tendrían acceso en líneas de crédito en moneda extranjera con cargo a un cupo en divisas que asignará la Junta Monetaria al Fondo de Promoción de Exportaciones (Proexpo), al IFI o a otra entidad oficial.

Estos recursos pasarán por un intermediario financiero nacional mediante el mecanismo de redescuento para llegar luego al inversionista.

La estructuración del modelo crediticio para las zonas francas requerirá de un proceso que incluye varias etapas: - Reglamentación vía Junta Monetaria sobre el aspecto operativo del cupo e implementación de las líneas de crédito, previa concertación sobre políticas para su otorgamiento y compromisos.

Las líneas de crédito al usuario se harán directamente en moneda extranjera y los compromisos derivados del préstamo se deben limitar exclusivamente al pago de capital y del servicio de la deuda.

Es necesario, según el decreto, implementar un reintegro especial en el caso de los créditos de Proexpo.

-- Fortalecimiento de las reservas internacionales de la Nación, a través de financiación del Banco Mundial o de la Corporación Andina de Fomento (CAF), con el de obtener recursos externos para otorgar los créditos externos respectivos.

- Fortalecimiento financiero del Fondo Nacional de Garantías con recursos externos provenientes del Banco Mundial o de la CAF para el otorgamiento de garantías en moneda extranjera, con el fin de que haya mayores recursos financieros.

Igualmente, el decreto recomienda al Departamento Nacional de Planeación establecer medidas especiales con el fin de fomentar la inversión colombiana en moneda extranjera en las zonas francas.

Este hecho se sustenta en la contribución al empleo, utilización de materias primas, incremento a las exportaciones, sustitución de compras en el exterior y aumento en la transferencia de tecnología, que genera este tipo de inversión.

La creación del cupo de divisas por parte de la Junta Monetaria estimularía el establecimiento de importantes empresas, entre ellas plantas ensambladoras. No al contrabando En el campo aduanero, se traslada el costo por pérdidas de mercancía, en cabeza actualmente de las zonas francas comerciales, al sector privado.

Los particulares deberán asumir la responsabilidad de cancelar los derechos de importación de las mercancías que sean sustraídas de los recintos que estén bajo su administración.

Esta es una alternativa para acabar los focos de contrabando que se vienen realizando a través de las zonas francas.

Además de las comprobaciones que se harán al desembarque de mercancías en zona aduanera y control a los despachos a terceros países, se someterán a computación los certificados de integración para determinar el valor agregado nacional y extranjero incorporado al producto final.

La medida también indica que el Gobierno podrá autorizar la importación a territorio aduanero nacional de más del 40 por ciento de la producción anual en zona franca, sin perder la calidad de usuario de este régimen.

Sólo que debe comprobar que el valor agregado nacional no es inferior al 35 por ciento y que está atravesando por un período crítico en el mercado internacional.

El deterioro en las ventas al exterior se pueden presentar en este caso por la tendencia decreciente del mercado o por haber sido incluído el producto en acuerdos de suspensión por parte de terceros países.

El ingreso del bien a zona aduanera se sujetará al régimen general de importaciones aplicado a terceros países.

Los cambios obedecen, según reconoció el Ministerio de Desarrollo, a que las zonas francas colombianas no han alcanzado las metas esperadas en cuanto a la creación de polos regionales de desarrollo, fundamentales para aumentar el empleo y el ingreso de divisas.

En ese sentido, la reactivación registrada en los últimos tres años a raíz del nuevo Estatuto de Zonas Francas (ley 109 de 1985) y de la recuperación del sector exportador a partir de 1985, resulta insuficiente respecto a las pretenciones del modelo en el contexto latinoamericano .

A pesar de los bajos resultados, las empresas sometidas a este régimen generaron en 1988 cerca de 7.000 empleos directos, vendieron al exterior productos por 32 millones de dólares y consumieron del mercado local 19 millones de dólares en materias primas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.