EL INFIERNO PÉRSICO

EL INFIERNO PÉRSICO

Cuál ha sido el móvil esencial en la historia de las grandes potencias a lo largo del siglo XX? No se puede dudar, la guerra. El objetivo? El triunfo del imperialismo, a nombre de Alemania, la URSS, los Estados Unidos, salidos de su aislacionismo, Inglaterra. Al exaltar al Mariscal Petain, vencedor en la batalla de Verdún, al tomar posesión de su silla en la Academia Francesa, dijo Paul Valery: Porque al fin y al cabo, admirado Mariscal, la humanidad se seguirá comportando como un enjambre de miserables insectos, atraídos invenciblemente por la llama . Dos guerras mundiales monopolizaron y oscurecieron la inteligencia de los hombres, y ocupan dramáticamente diez años del siglo ensagrentado. Se llegó a pensar que la idea nueva surgida de la mente de Carlos Marx, servida después por la inteligencia de Lenín, y militarizada por Stalin, el Terrible, propiciaría una nueva noción del mundo, una vasta misión humana de la especie ultrajada y un futuro fecundo del hombre.

08 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Pero después de Versalles y Yalta se observa que la única preocupación obsesionante es la técnica de la guerra y al servicio de ella el predominio nuclear. Esa es una de las causas, la primera, de la capitulación histórica del comunismo. Más de un cincuenta por ciento del presupuesto de las superpotencias se destinó a la competencia de los armamentos, tanto más eficaces cuanto más costosos.

Los viajes a la Luna y la aproximación a los astros hacían parte de la estrategia hegemónica. Se llegó a concebir y planear la guerra de las galaxias. Ninguna de las superpotencias quería quedarse atrás en este raudo vuelo a Marte o a Júpiter, no por lo que esos viajes quiméricos significaran en el presumido dominio del Cosmos, sino por la intensidad de la amenaza que se podía utilizar contra ellos en el dominio de la Tierra. Todo el patrimonio económico se invirtió en las avenidas amenazantes de los misiles, que reemplazaron las desuetas trincheras subterráneas de Maginot y Siegfrid.

Y qué se pensaba sobre el hombre, ruso, alemán, asiático, americano? El Estado lo ignoraba, no se planteaba su mínimo bienestar, en el cultivo fecundo de la tierra, la erradicación de la miseria, el cumplimiento parcial de sus sueños y esperanzas. No existe noticia alguna sobre los planes mínimos para redimir la miseria, apoderada de vastas regiones del planeta. Se omitían los aullidos del hambre y el subdesarrollo en vastas regiones, los desiertos infecundos y las llanuras abandonadas.

El pensamiento central ha sido la guerra y el predominio militar. No se conmovieron las superpotencias con las noticias llegadas del Africa, Asia y parte de América. Aspiraban a ampliar su dominio político y militar sobre la mitad del mundo. Esa fue la clave del comunismo en su auge.

La naciones que la Conferencia de Yalta borró en el Oriente de Europa no fueron más afortunadas. Y qué estéril panorama encontraron al recobrar su libertad después de medio siglo? Unas ciudades envejecidas, los campos esterilizados, ninguna prueba de que los conquistadores habían estimulado su progreso. A cambio de la libertad secuestrada les habían ofrecido el desarrollo, la técnica obsoleta y las mentes resignadas. Un muro afrentoso separaba en Berlín la abundancia de la sociedad de consumo, con las cenizas del comunismo, que en los minutos culminantes no pensó en la siembra de las semillas.

Este es el proceso más impresionante del siglo, que habrá de echar abajo muchas estatuas. La llamada ideología no se ha podido encontrar en las cenizas.

Y más allá de los límites, los contradictores no pueden presentar ningún plan encaminado a utilizar la técnica para salir del subdesarrollo y del atraso. La mitad de los territorios ocupados no han podido encontrar un futuro para superar ese triste pasado.

Se anuncia una nueva guerra en la cual se utilizarían --Dios no lo quiera--armas nucleares preferibles a las bombas infecciosas que deterioran y envilecen los organismos humanos. Buena parte de esas armas fueron elaboradas y vendidas por Estados pertenecientes a la ONU y que hoy día se hallan abrumados ante la posibilidad de la peste y la hecatombe. El mundo está pendiente de la hora en que se inicie el infierno pérsico, en la región de la Tierra más favorecida por las fuentes de petróleo. Abastecen un sesenta por ciento del comercio mundial de la gasolina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.