BAJO LA PRESIÓN GUERRILLERA

BAJO LA PRESIÓN GUERRILLERA

Los efectos de la guerra y la inseguridad en Colombia representan el 32 por ciento de la inversión pública nacional, el 12 por ciento de la producción agropecuaria y cerca del dos por ciento del PIB total.

05 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Lo anterior entre los años 1.991 y 1994, período en el cual las actividades de financiamiento de la guerrilla significaron el 0,73 por ciento del PIB nacional total y el 4,65 por ciento del producto interno agropecuario.

Estas son algunas de las conclusiones del libro Inseguridad, violencia y desempeño económico en las áreas rurales presentado ayer por la universidad Externado de Colombia y resultado de una investigación dirigida por el ex Consejero de Paz Jesús Antonio Bejarano.

La investigación fue adelantada por Camilo Echandía y Enrique León Queruz (de la facultad de Economía del Externado) y Rodolfo Escobedo (de la Universidad de los Andes).

Según la publicación, en la década actual el número de municipios afectados por los altos niveles de la actividad guerrillera continuaron aumentando ya que de 123 poblaciones críticas en 1989 se pasó a 190 en 1995.

Al comparar la presencia de las organizaciones armadas en 1985 con la situación más reciente, los investigadores encontraron que hace doce años habían insurgentes en 173 municipios, mientras que en 1991 llegó a 437 y ya en el 95 el número fue de 622.

En el mismo período quedó evidenciado que la presencia guerrillera se orientó, ya no hacia localidades del tipo de colonización, sino hacia los municipios de agricultura comercial y de estructura urbana.

De acuerdo con las proyecciones realizadas por los autores del estudio, en la actualidad 130 alcaldes del país no pueden gobernar sin rendirle cuentas a los grupos violentos.

También concluyeron que en los últimos cuatro años las Farc incrementaron su presencia municipal de 363 a 522 ; el Eln de 166 a 280, y la disidencia del EPL de 49 a 65.

EN TODO EL PAIS El libro Inseguridad, violencia y desempeño económico en las áreas rurales , resalta además que la guerrilla hoy se encuentra en todos los departamentos del país y ha llegado a zonas en las cuales esa presencia parecía remota, como el eje cafetero.

En 1.985 la guerrilla tenía influencia en el dos por ciento de los municipios del eje cafetero. Hoy esa penetración supera el 30 por ciento.

Y en los municipios de campesinado medio no cafetero la presencia subversiva pasó del 15 al 46 por ciento.

Según la investigación, las guerrillas colombianas dejaron de ser organizaciones armadas con influencia exclusiva en zonas de colonización, y en la clara defensa del campesinado y de las luchas agrarias, para convertirse en organizaciones empeñadas en la consolidación de amplios territorios estratégicos.

Además, los grupos armados al margen de la ley identificaron el ámbito municipal como el escenario propicio para el incremento de su poder, sustituyendo el propósito de lograr influencia política a través de candidatos y electorado propios, por las prácticas de intimidación que les permite manejar gobiernos locales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.