UNA MAYOR PROTECCIÓN

UNA MAYOR PROTECCIÓN

Es un hecho evidente, determinado por la propia situación del país en los últimos tiempos, que la función institucional primaria de la Policía Nacional se ha modificado sustancialmente. Ya no es la fuerza cívica y de servicio comunitario que por tradición se ha caracterizado en todos los países del mundo. Las alternativas internas del país la han convertido en un verdadero cuerpo de choque en la lucha frontal contra la delincuencia, circunstancia que la ha llevado a asumir determinados distintivos militares.

08 de enero 1991 , 12:00 a. m.

Esta modalidad, a tiempo que ha hecho desaparecer al antiguo agente de vigilancia urbana, el tradicional policía de esquina , ha convertido a la institución en víctima directa de las enconadas reacciones de los delincuentes en general, de los secuestradores, terroristas y guerrilleros. Y si bien se ha tratado de fortalecer los medios de protección para los agentes y sus familias, no se ha llegado aún a índices satisfactorios. El balance trágico para la policía ha continuado, como lo indica el hecho de que solo al empezar este año fueron asesinados otros 39 agentes.

Empezando por la relación salario-riesgo (debe hacerse notar que el sueldo básico de un agente es inferior al salario mínimo) la desprotección es poco menos que abrumadora. Y parece obvio que ese contrasentido debe ser eficientemente superado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.