Secciones
Síguenos en:
SE PARTE EN DOS LA HISTORIA DE LA INGENIERÍA COLOMBIANA

SE PARTE EN DOS LA HISTORIA DE LA INGENIERÍA COLOMBIANA

Colombia, y especialmente Bogotá, está ubicada en una zona de alta sismicidad, generada por fallas geológicas, identificadas y clasificadas por su actividad y posible amenaza.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de diciembre 1997 , 12:00 a. m.

Por eso, la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, decidió actualizar la norma sísmica de Colombia, que regía desde 1984, mediante la Ley 400 del 19 de agosto de 1997. (Ver gráficos de mapas de zonas de amenaza y falla geológica).

Esta ley, que comenzará a regir a partir del 19 de febrero de 1998, hace referencia a los aspectos jurídicos que se deben tener en cuenta en el momento de realizar una construcción, a las responsabilidades profesionales y al tratamiento que el nuevo reglamento sísmico le otorga a las edificaciones indispensables, como son los hospitales.

La nueva ley, deroga el Decreto Ley 1.400 de 1984 que no incorporó requisitos para esas construcciones, ni definió requerimientos para el adecuado diseño de amarres y anclajes en sus diseños.

Según Omar Darío Cardona, presidente de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, y gestor de la ley, dijo que la nueva norma, intenta aportar nuevos elementos con el fin de asegurar un buen desempeño de las edificaciones. La nueva normativa establece más requisitos para el diseño y construcción de edificaciones indispensables, tales como los hospitales, con el fin de que mantengan el servicio, aún en caso de sismos fuertes .

A causa de estos temblores es común que se presenten daños estructurales en columnas, tales como grietas diagonales, verticales, desprendimiento del recubrimiento, pandeo de las barras, aplastamiento del concreto, como se vio en los daños causados por el terremoto de Popayán en 1993 y en Pereira por el sismo del 8 de febrero de 1995.

Al respecto la nueva versión de la norma incorporó requisitos más rigurosos y requerimientos más claros que los del Decreto-Ley 1.400 en lo relacionado con la garantización de la resistencia de las estructuras.

Pero así como hay daños estructurales, también hay los no estructurales, que se deben a la unión inadecuada de los acabados de las construcciones.

La nueva ley exige el diseño sísmico de los elementos no estructurales, especialmente en las edificaciones consideradas como indispensables, (hospitales).

Qué ha pasado? En Colombia no se ha tomado conciencia acerca de la muy alta flexibilidad de los sistemas que se utilizan en las construcciones. El Decreto-Ley 1.400 de 1984 intentó resolver el problema, sin embargo, el daño no estructural causado por sismos leves y moderados ocurridos en el país han demostrado que es necesario ser más estrictos , dijo Cardona.

Por otro lado, y a diferencia de otros códigos, la nueva normatividad incluye un capítulo completo para la evaluación de la vulnerabilidad de las edificaciones ya existentes y su actualización para el cumplimiento de los requisitos de la nueva ley.

Qué aceleró la norma Debido a la preocupación que surgió en el Ministerio de Salud y la Dirección Nacional para la Prevención y Atención de Desastres, en relación con el comportamiento sísmico de las edificaciones hospitalarias, se aceleró el desarrollo de la nueva norma.

Hay que destacar que la mayoría de construcciones para la salud han sido construidas con anterioridad a 1984, año en el cual se expidió la normativa sismo resistente.

Los códigos de construcción, para efectos de diseño, establecen un rango de importancia de las edificaciones que se van a construir y normalmente las agrupan en tres categorías. En todos los casos los hospitales han hecho parte del grupo tres, por ser de especial importancia para atender a la comunidad en caso de emergencia.

En la nueva norma, se estableció el grupo cuatro, al cual le denominan edificaciones indispensables y donde se incluyeron a los hospitales. Eso significa que su diseño se debe realizar considerando fuerzas sísmicas aumentadas en un 30 por ciento con respecto a las utilizadas en una edificación convencional, ósea las pertenecientes al grupo uno, como residencias y oficinas.

Las del grupo tres, tales como cuarteles de bomberos, policías y sedes de organismos operativos de emergencias, se seguirán diseñando con el 20 por ciento de incremento de las fuerzas.

El diseño de nuevas edificaciones hospitalarias en Colombia, realizado con base en la normatividad reciente, es más riguroso y considera importantes aspectos de seguridad que usualmente los códigos no tenían en cuenta hasta ahora,, explicó Cardona.

De esa manera, la nueva norma colombiana establece por ley que los hospitales existentes deben ser evaluados en su vulnerabilidad e intervenidos o reforzados en un lapso de tres y seis años respectivamente. Lo que significa que el gobierno nacional, los departamentales y municipales deben incluir partidas presupuestales en los próximos años con ese fin.

Las responsabilidades Los profesionales que adelanten o permitan la realización de obras de construcción sin sujetarse a las prescripciones, normas y disposiciones de la nueva norma, incurrirán en violación del Código de Etica Profesional y podrán ser sancionados por el Consejo Profesional Nacional de Ingeniería y Arquitectura, con la suspensión o cancelación de la matricula profesional.

Pero no solo los funcionarios y profesionales, de acuerdo con esta normatividad, tienen responsabilidades en relación con el tema, sino que también los propietarios y constructores privados.

Solo la demostración efectiva de insuficiencia de recursos para la realización del reforzamiento o adecuación física, más no del diseño en este caso, podría aliviar la responsabilidad de los funcionarios, propietarios o autoridades que tienen que ver con este tipo de decisiones en las cuales está involucrada la seguridad de la vida , señaló Cardona.

Es importante mencionar que la nueva ley define la experiencia mínima de los profesionales involucrados en el diseño y construcción de edificaciones, estableciendo para la mayoría de ellos cinco años de experiencia certificada.

Por su parte, la Comisión Asesora, conformada por representantes del Presidente de la República, los ministros de Desarrollo y Transporte, el director general de Ingeominas y los presidentes de la Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica (ACIS), de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), de la Sociedad Colombiana de Arquitectos (SCA), la Asociación Colombiana de Ingeniería Estructural (ACIES) y Camacol, establecerán la manera de acreditar dicha experiencia y definirán pruebas periódicas profesionales para el cumplimiento de la norma.

Foto: 1. Este edificio, en la carrera 30 con calle 26, es uno de las construcciones bogotanas que ya está implementando la nueva normatividad.

Juan Carlos Escobar. /EL TIEMPO 2. La nueva ley obliga a que las construcciones sean más seguras con el fin de evitar desastres.

Archivo EL TIEMPO.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.