ANIMALANDIA

En este duro mundo, el maltrato humano y animal, para decirlo más apropiadamente, se da silvestre. En lo referente al medio ambiente, a pesar de las permanentes campañas, que desde luego han surtido gran efecto, aún quedan muchos a quienes les interesa más lo económico que lo ecológico. El viernes pasado en Bogotá fueron decomisadas 2.500 pieles de babilla, provenientes de El Banco, Magdalena. Son el triste producto de un enorme, irresponsable e irreparable crimen ecológico, que desafortunadamente no recibirá el castigo merecido, pues nuestra legislación no previó sanciones adecuadas para el segundo cartel en el mundo, después del de las drogas, como es el tráfico de animales. Recordamos que el año pasado se decomisaron, en Bogotá, tres mil babillas, también traídas de El Banco. O sea, que pocas deben quedar allí. Hay que esperar las nuevas disposiciones del Ministerio del Medio Ambiente, por lo que se sabe, ya más severas. Mas definitivamente este 4 de marzo fue un viernes negro pa

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.