Secciones
Síguenos en:
AL BORDE DEL PRECIPICIO

AL BORDE DEL PRECIPICIO

El Presidente Pastrana tomó un riesgo calculado confiando que su oponente actuaría en forma responsable, y así fue.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

El Presidente Pastrana tomó un riesgo calculado confiando que su oponente actuaría en forma responsable, y así fue.

Lo ocurrido esta semana es positivo para la paz: Así como cualquier escalamiento del conflicto entre el gobierno y la guerrilla aumenta el riesgo de guerra, de la misma manera, cualquier concesión de las dos partes, por pequeña que sea, reduce ese riesgo. Las dos han hecho pequeñas concesiones y han demostrando interés en sacar el proceso del empantanamiento.

Este avance se produjo después de una decisión presidencial que fue osada y que puso al país al borde de la guerra, o al gobierno en una posición en la que hubiera podido hacer el oso. Como lo decía Rafael Pardo en su columna de El Espectador , si las Farc no hubieran respondido positivamente a la invitación del Presidente, estaría el gobierno ante una disyuntiva poco halagadora escalar la guerra o echarse para atrás. Por qué tomó Pastrana una decisión tan arriesgada? Los más suspicaces como el saliente canciller venezolano creen que ello se debió a que él y Tirofijo ya habían arreglado esta reunión. Otra interpretación más posible es que el presidente y sus asesores deliberadamente decidieron crear una situación en la que el desenlace se salía de sus manos y presionar de esta forma a la guerrilla a tomar una decisión racional. La estrategia del gobierno fue llevar al país hasta el borde del precipicio, creando un riesgo de que accidentalmente algo desatara una cadena de eventos que culminaran en la guerra total, sin que el gobierno o el estado mayor de las Farc tomaran esa determinación explícitamente. Esto indujo a la guerrilla a quitarle la mecha a la bomba.

En los medios académicos y militares se conoce esta estrategia como brinkmanship ir hasta el borde y manejar las cosas desde allí. Así amenaza el Gordo a Humphrey Bogart en el Halcón Maltés: como usted sabe, caballero, los hombres corren el riesgo de olvidar en el calor de la acción dónde están sus mejores intereses y dejan que las emociones los dominen. Con cinco mil hombres del ejército dando vueltas por los alrededores de la zona de distensión, con los generales en plan de desafío al gobierno civil, los paramilitares ansiosos de ampliar su marco de operaciones en dicha zona, el crimen organizado interesado en promover la guerra y el público ansioso de paz, pero frustrado con la mamadera de gallo de las Farc, el presidente puso al país en una situación en la que alguien, accidental o deliberadamente, hubiera podido apretar el gatillo e iniciar el Armagedón sin que Pastrana o Marulanda lo decidieran expresamente. En estas condiciones, si la guerrilla se hubiera negado al encuentro entre los dos líderes, o si se hubiera quedado callada, hubiera aumentado el riesgo de la guerra. Ello es claramente inconveniente para ellos pues pueden ganar más en la mesa de negociación que en el campo de batalla. El gobierno le jugó a que las FARC valoran la negociación y a que son un ente racional, y las FARC actuaron responsablemente, confirmando esa premisa. Bien por ambos!.

Ahora lo que sigue es complicado porque los objetivos de las dos partes no convergen: Marulanda quiere seguir negociando para obtener ventajas tácticas canje de rehenes por presos y afianzamiento del dominio territorial de una zona geográfica- mientras que el gobierno desea avanzar hacia la paz. Por eso es clave repensar los procedimientos. No se debe acceder a los objetivos tácticos de Tirofijo a menos que se establezca claramente un camino hacia la paz. En esto juega un papel muy importante la comunidad internacional especialmente los europeos -, la iglesia y las ONG que deben reconocer que su obligación es empujar a las Farc hacia un acuerdo y no respaldarlas para que se fortalezcan militarmente mediante el diálogo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.