SHAKIRA ENTREGÓ SU CORAZÓN

SHAKIRA ENTREGÓ SU CORAZÓN

Que quede escrito que para ustedes es esta canción y también mi corazón .

12 de octubre 1997 , 12:00 a.m.

Y así fue. Valió la pena la espera. El intenso frío. Las emociones reprimidas. La suave lluvia que adornaba la noche.

Así fue y así quedó para la historia: Shakira se quedó con el corazón de los bogotanos, que durante dos intensas horas cantaron y bailaron a su ritmo. Todos, casi con Los Pies descalzos, comulgaron con la música que la barranquillera llevó al mundo durante los últimos veinte meses.

Con 45 minutos de retraso, por fin se apagaron las luces del escenario. La gente joven de Bogotá se reunió en el estadio El campín para verla. Ahí estaban todos: los play, los gomelos, los punk, los nerds... Todos juntos para constatar que Shakira canta y vibra. Para comprobar que, en efecto, es nuestra estrella.

Y lo comprobó desde su entrada, cuando vestida de negro se tomó el espectáculo. Apenas la vio juguetear con el micrófono, el público se rindió a su pies: Wee eeeh, weee eeeh, wee eeeh...

35 mil personas levantaron sus palmas y le gritaron, mientras cerraban los ojos, que ella era su ídolo.

Vuelve fue el principio. Los jovencitos quedaron extasiados frente a los movimientos de la barranquillera.

Vino entonces Un poco de amor y ella se despojó de su chaqueta negra de cuero. Histeria en las graderías.

Después llegó lo mejor: Y ahora estoy aquí queriendo convertir los campos en ciudad...

Silencio total. Los asistentes, iniciados, la escucharon mientras se deshacía en palabras: Yo, definitivamente, no puedo cantar esto sin antes saludarlos. Qué bueno es volver a casa! , dijo.

Se cierra una puerta. Se abre otra. Gracias por estar aquí , agregó, mientras se movía por todo el escenario.

Sueños blancos Un poco de amor salió de sus labios. Te espero sentada fluyó de su fascinante voz.

Aplausos, más histeria y nada qué hacer: a diferencia de hace veinte meses, cuando estuvo en este mismo lugar comenzando su gira, Shakira brilló con luz propia.

Llegó la hora de empezar a caminar con Los pies descalzos . El público, de pie, se dejó llevar. Cantó bajo la suave lluvia, mientras ella cerraba los ojos y corroboraba para sí que lo que estaba viviendo era real. Y lo era, Shakira.

Por lo que somos. Por lo que fuimos, Pienso en ti . Más aplausos. Las canciones son la memoria de la vida. Y yo les voy a cantar un poco de la mía: Antología .

Se lució, Shakira, se lució! , gritaba el respetable. De inmediato la cantante remató con Te necesito.

Hasta le alcanzó el tiempo para cantar con los niños de su fundación. Grandiosa. Esto no me lo esperaba, pero dejad que los niños vengan a mí , afirmó con voz entrecortada.

Se fue pero regresó. No podía irse sin Te necesito y... lo prometido es deuda, amigos: Ahora Estoy aquí...

Shakira levitó en éxito en su gran noche bogotana. Bajó al camerino. Bañada en sudor, se encerró y se entregó a Dios durante algunos minutos.

(...) Shakira había dejado su corazón en el escenario.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.