Secciones
Síguenos en:
DEL LIBRO AL VIDEO

DEL LIBRO AL VIDEO

Primero vendieron libros puerta a puerta. Luego editaron los textos ellas mismas, y ahora alquilan desde películas hasta audiovisuales en los que predominan los temas humanos. Esa ha sido la inquieta trayectoria de las Hijas de San Pablo en Colombia. Una congregación de mujeres que nació en Italia, y que por hábito tiene la comunicación social.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

En el país se les conoce más por las Ediciones Paulinas, en donde muchos autores le encuentran salida a temas un poco olvidados como la amistad, el amor, la familia...

Y es precisamente para transmitir esos valores que ellas utilizan todos los medios a su alcance, especialmente los masivos. La intención es llegar a la mayor cantidad de personas.

Por eso, a la distribución de libros se suma el alquiler y venta de películas, así como de videos y audiovisuales, que siguen la misma línea temática de los textos.

La utilización de esos medios es el resultado de un trabajo que iniciaron las religiosas italianas Imelda Toschi y Giovanna Vascheto, cuando llegaron a Bogotá en 1948 para vender libros de casa en casa.

Así dieron a conocer un trabajo que las llevó hasta las aulas de clase de diferentes colegios, ya que algunos de sus libros son textos oficiales para las áreas de religión, ética y comportamiento y salud.

Es el caso de la colección Conviviendo con tu sexo, que es el texto guía en centros educativos para niños y adolescentes. Lo mismo sucede con La gran noticia, que cuenta la historia de la salvación en un lenguaje sencillo.

En realidad, son los profesores y los estudiantes los que más solicitan los servicios de la congregación religiosa, aunque las parroquias y los padres de familia también buscan esos materiales que resaltan los valores morales. Por eso hay varios centros de comunicación (librerías en donde funcionan videocentros) en todo el país.

En Bogotá las personas que buscan cómo ilustrar un tema o una exposición académica, pueden escoger entre las 300 películas de 16 milímetros, y las 17 en super-8. Los temas son tan variados que hay cintas cuya duración va desde los 10 minutos hasta la hora y media.

Para quienes desean tener otras alternativas en video, que no sean las de sexo o violencia, en el centro de comunicación de la carrera 9 con calle 13 hay otras 335 producciones. También hay 265 audiovisuales especiales para conferencias y seminarios.

Los otros centros de comunicación están en Barranquilla, Manizales, Cúcuta, Cali y Medellín. Esa distribución es el simple reflejo de la manera como ha crecido esa comunidad religiosa en Colombia.

Pero si la cobertura geográfica es amplia, las religiosas encargadas de mantenerla en actividad son pocas. En todo el país hay apenas 54 miembros en siete comunidades.

Para ellas lo más importante no es el número, sino la capacidad que cada una tenga para utilizar los medios masivos de comunicación para divulgar la doctrina católica.

Por eso, entre los requisitos para ingresar a la comunidad, además de los normales, las aspirantes deben mostrar inclinaciones hacia la comunicación. 75 años por el mundo Hasta Nueva Guinea, en Oceanía, llegaron este año las religiosas pertenecientes a la orden de San Pablo, quienes nacieron como congregación en agosto de 1915 en Alba (Italia).

Con esa, son 239 las comunidades que están en 38 países del mundo, y que trabajan esencialmente con los medios de comunicación. El sueño del sacerdote Santiago Alberione, su fundador, y de la religiosa Tecla Merlo tomó así forma.

Alberione se inspiró en San Pablo porque, según él, este apóstol fue el que más pueblos recorrió y el que más medios utilizó para llevar el mensaje religioso.

En América Latina la congregación está desde 1931. En ese año un grupo de religiosas arribó al puerto de Sao Paulo, en el Brasil, para desplegar una tarea que casi cubre todo el continente (falta Paraguay y algunos países de Centroamérica).

Ese país, tras 58 años de labores, se convirtió en un ejemplo del trabajo que la congregación paulina desarrolla en esta parte del mundo: cerca de 4.100 librerías y 55 comercios de discos se abastecen con las Ediciones Paulinas, editoriales y musicales, y el programa religioso Dios camina con nosotros es transmitido diariamente por 380 emisoras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.